Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

estilos qatar

markup

Publicidad

¿Los Mundiales son una buena inversión?

Para financiar este tipo de eventos, los estados crean nuevos impuestos o endurecen los existentes, previo a los eventos, pero también después de ellos, apunta Ángel Huerta.
jue 15 diciembre 2022 06:08 AM
¿Los Mundiales son una buena inversión?
Más que el país organizador, el país que levanta la Copa sí registra un incremento en su PIB de hasta 0.25 puntos porcentuales en los dos trimestres inmediatos después de haber finalizado el certamen, señala Ángel Huerta.

(Expansión) - Como responden típicamente los economistas: depende. Depende para quién.

Para alguien que ahorra por años solo para ver a su selección, seguramente sí es una buena inversión (sobre todo si su selección ofrece buenos resultados, el cual, por cierto, no nos ha tocado).

Publicidad

Para las marcas y patrocinadores posiblemente también lo sea, ya que al ser uno de los eventos más mediáticos del mundo, se abre la posibilidad para promocionarse. Muchos otros sectores también se ven favorecidos de este torneo, especialmente en el país que lo alberga, como los servicios turísticos, el sector hotelero, los restaurantes, y el consumo.

Entonces, si pensamos en todos esos sectores que se benefician de la derrama económica que trae consigo el Mundial, es fácil concluir que es una buena inversión para un país organizar una justa deportiva de tal alcance.

No obstante, la economía revela que eso no es necesariamente cierto.

De hecho, más que el país organizador -que no muestra ventajas significativas en su economía derivadas del torneo-, el país que levanta la Copa sí registra un incremento en su PIB de hasta 0.25 puntos porcentuales en los dos trimestres inmediatos después de haber finalizado el certamen, comparado contra un escenario contractual donde no hubiera sido el campeón, de acuerdo con estimaciones recientes.

Lo anterior posiblemente gracias a un incremento en las exportaciones, debido a que los productos y servicios del campeón se vuelven más atractivos durante ese periodo.

Esos resultados se potenciaron particularmente en la edición organizada por Corea y Japón en 2002, cuando Brasil se coronó. Una hipótesis de este caso podría ser que el país sudamericano es particularmente un equipo icónico en el deporte, respecto a otras selecciones que también han conseguido levantar la Copa.

El hecho de que los organizadores no obtienen beneficios económicos por organizar el evento debería preocupar, en especial al actual anfitrión, ya que la inversión necesaria para llevar a cabo el torneo ascendió a 220,000 millones de dólares, convirtiéndose en el más caro de la historia.

Ciertamente la inversión no provino del estado por completo, ni es pagado por los contribuyentes directamente, no obstante, la experiencia internacional muestra que en ocasiones los gobiernos salen al quite con las deudas contraídas, lo que impacta directo en las finanzas públicas.

Inclusive, para financiar este tipo de eventos, los estados crean nuevos impuestos o endurecen los existentes, previo a los eventos, pero también después de ellos.

Publicidad

En México tenemos un ejemplo de ello, la tenencia, este gasto originalmente estaba pensado solamente para financiar los Juegos Olímpicos de 1968, aunque el gravamen persiste hasta nuestros días, dado que los fondos que se recaudan por ese impuesto ya se destinan a otros medios.

Otro caso polémico sobre la inversión necesaria para un Mundial la encontramos en Sudáfrica, pues el gobierno incurrió en un fuerte gasto público para acondicionar y crear la infraestructura necesaria para albergar el torneo; sin embargo, meses después de terminar, los estadios y demás obras creadas específicamente para ese propósito, terminaron abandonadas por falta de uso, lo que también hace cuestionar si la organización de este tipo de eventos es redituable para el anfitrión.

Frente a estas dudas sobre el retorno de la inversión, y ante los costos cada vez mayores para organizar un evento de esa magnitud difícil de cubrir para muchos países, las candidaturas individuales para hacerse cargo de uno de ellos son menores, y en su lugar, los países están buscando aliarse y buscar las sedes en equipo, como es el caso del siguiente mundial, el de 2026, a cargo de los tres países de América del Norte.

Nota del editor: Ángel Huerta es analista económico de Grupo Financiero Bx+ . Economista y aprendiz de matemático. Le gustan los tacos, la música clásica, y las discusiones académicas sobre crecimiento económico y desarrollo social. Aprende mucho en Grupo Financiero Bx+ . Tuitea luego existe en @aiihmonzalvo Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Qatar Widget Scripts

Publicidad