Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Lo que el verano se llevó: la muerte de Twitter y el ‘Barbenheimer’

La muerte casi anunciada de Twitter era un hecho desde hace algunos meses, muchos presagiábamos lo que habría de ocurrir, aunque no de la manera en que pasó.
vie 11 agosto 2023 05:59 AM
Memes de Oppenheimer y barbie
Ya que ambas películas se estrenan el mismo día, surgió el crossover Barbenheimer

(Expansión) - Hay dos fenómenos para analizar que nos ha dejado el Verano 2023 en el mundo del social media y el marketing: primero, la muerte indiscutible de Twitter como ícono y red social. Segundo: el fenómeno mediático del ‘Barbenheimer’.

Estoy obligado a hablar del primero de ellos porque se trata del fin de una era dentro del marketing digital. La muerte casi anunciada de Twitter era un hecho desde hace algunos meses, muchos presagiábamos lo que habría de ocurrir, aunque no de la manera en que pasó: simplemente se murió el ícono, el nombre y la tradición de una de las redes más influyentes que han existido. Siempre he dicho que la compra de Elon Musk representa planes que ayudarán y/o servirán para algún proyecto basado en la Inteligencia Artificial.

Publicidad

De hecho se dice en muchos foros que la creación de su propia IA es la razón por la cual compró TW, y no es para menos, pues se calcula que al 2020, se publicaron más de 6.7 billones de tuits. Esto representa la base de datos más grande de todas las redes sociales. Lo que ha hecho Elon únicamente es “adueñarse” de ese muestreo, el sueño de muchas corporaciones, por supuesto. De otro modo no se explicaría el por qué hizo un rebranding tan grande.

(Sin importar nada de lo anterior, los usuari@s continúan enojados y emigrando hacia otras plataformas —ahora sí—. Nota al margen desde mi lado más twittero)

Otro de los fenómenos del verano del 2023 ha sido el ‘Barbenheimer’. Estoy seguro de que en próximos años se analizará todo el marketing que ha generado el estreno de la película Barbie, de la directora Greta Gerwig, y de su “competencia”, Oppenheimer, del director Cristopher Nolan. Pongo entre comillas lo de “competencia” porque en realidad nunca lo fue: simplemente fue una gran estrategia de mercadeo para colgarse de una de las tendencias más grandes del año y aún en lo que va de la década de los 20.

En primer lugar: el estreno de la película de Barbie representó oxígeno puro para una de las industrias más golpeadas por la pandemia: el cine. Según cifras, se estima que apenas en el 2024 se recuperará el flujo normal de personas que asistían a las salas cinematográficas pre-pandemia. En ese sentido, creo que el fenómeno Barbie llegó en el mejor momento para hacer que el público regresara al cine.

Mucho se ha hablado de la película: existen polos opuestos sobre la opinión respecto del filme de Greta Gerwig. Soy del Team #MeGustó la sátira porque creo que “masifica” algunos temas que no se han hablado abiertamente, como el patriarcado y cómo influye en el mundo —inclusive en el mundo más idílico—. En ese sentido, creo que marca un antes y un después dentro del entretenimiento global. De hecho, uno de los temas más hablados es precisamente la forma en cómo se llevó el marketing de la película, ya que hubo muchísima conversación en todo el mundo digital en torno a ella.

A nivel de marketing, siempre se recordará el estreno como una de las grandes muestras del “Growth Hacking”, una de las metodologías más usadas para generar viralidad en voz de los usuarios, ya que, básicamente, casi toda la estrategia de difusión lo hicieron las personas a nivel de word of mouth. Fueron ellas quienes crearon toda la expectativa, apelando al “revival” de uno de los productos más queridos: se esperaba una película de una Love Brand, quizás una de las más grandes del mundo.

La forma en cómo se generó la difusión, así como el marketing generado por los usuarios, será estudiado en muchos niveles durante los próximos años en cursos, diplomados, aulas, medios y hasta donde la imaginación se nos ocurra. Sobre todo porque el mismo estreno generó una tendencia por muchas semanas, donde inclusive otras marcas se subieron: todo lo que tenía que ver con Barbie creaba conversación. Recuerdo una taquería en México que hizo los “tacos Barbie” con tortillas rosas y de inmediato se volvió viral.

Publicidad

La tendencia “rosa” fue suficiente pretexto para estrenar también el filme de Oppenheimer. Precisamente me pareció una estrategia también sublime al aprovecharse del arrastre que traía detrás Barbie, ya que se convirtió en la antítesis natural a la misma. Lo que hizo a nivel de marketing fue aprovechar la temporalidad para obtener visibilidad, publicidad de boca en boca totalmente gratuita. No se restó fuerza, por el contrario, obtuvo toda la inercia y empuje del marketing de Barbie.

Cuando recordemos todo lo acontecido por el ‘Barbenheimer’, habremos de recordar el verano del 2023 como una de las temporadas más sui generis post-pandemia que tendremos de aquí a muchos años.

Ah, y también recordaremos que fue el mes en que murió Twitter, para ser remplazado por una incipiente “X”.

______________

Nota del editor: Dave Gaona es especialista en Marketing Digital desde hace más de 12 años. Es uno de los primeros especialistas de TikTok Ads en México y Latinoamérica. Es autor del libro “Del Quijote al Marketing Digital: 13 consejos de escritor@s para crear contenido y escribir textos efectivos”. Es Presidente y Fundador de ProSoMex, AC, la única Asociación de Community Managers en México. Síguelo en Twitter y/o en LinkedIn . Las opiniones publicadas en esta columna corresponden exclusivamente al autor.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Publicidad

Newsletter

Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Publicidad


Publicidad