Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Sequía? Esta tecnología hace llover, literalmente

La firma estadounidense Weather Modification utiliza aviones para inyectar las nubes con químicos que condensan el agua y provocan la precipitación.
vie 25 enero 2019 05:13 AM
Nieve-afp
La siembra de nubes como parte de una solución para las sequías.

CNN - No los llamemos dioses del clima, pero esta compañía puede hacer que llueva.

Weather Modification International, con sede en Dakota del Norte, Estados Unidos, utiliza aviones para apuntar contra las nubes y extraer más lluvia de ellas.

El concepto, llamado siembra de nubes, ha existido durante décadas. Pero hay una nueva urgencia debido al cambio climático y una población mundial en rápido crecimiento, que ha alterado el suministro mundial de agua.

OPINIÓN: Agricultura, el nuevo aliado contra el cambio climático

Para 2025, dos tercios de la población mundial podrían enfrentar escasez de agua, de acuerdo con el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF).

Weather Modification describe la siembra de nubes como “una mejora” del proceso de precipitación natural. La tecnología hace que las tormentas sean más eficientes al eliminar la humedad adicional de las nubes.

Publicidad

“Si no hay nubes en el cielo que tengan humedad, entonces no podemos hacer nada”, dijo Brian Kindrat, capitán de un avión de Weather Modification, a Rachel Crane de CNN. “Lo que podemos hacer es extraer lo que hay y asistir a la madre naturaleza”.

Para hacer esto, los pilotos apuntan a las nubes con mucha humedad e inyectan pequeñas cantidades de un producto químico inerte, que es una mezcla de yoduro de plata. El agua en las nubes se condensa alrededor de las nuevas partículas y se vuelve pesada. Luego, cae al suelo en forma de precipitación.

“La idea es que una vez que estemos en la cima de una tormenta, a medida que esto pase a través de cualquier agua líquida, la congelará y la convertirá en nieve, para que pueda caer de la nube”, dijo Kindrat.

La siembra de nubes no recibió mucha atención hasta 2017, cuando la National Science Foundation financió un estudio para determinar su efectividad. Weather Modification, lanzada en 1961, proporcionó aviones para el estudio.

La compañía ve la siembra de nubes como parte de una solución para las sequías.

Lee: La lucha contra el cambio climático también es buena para el empleo

“No vamos a resolver grandes cambios climáticos en áreas, pero si revisas y buscas en California, dirás que sí tenemos un 10%, 15% o 20% más de acumulación de nieve y precipitaciones en los últimos 10 años... sería significativamente diferente”, dijo Neil Brackin, presidente de Weather Modification.

La acumulación de nieve es nieve compacta que se derrite lentamente. Alimenta a arroyos y ríos a medida que se derrite.

Las empresas también están interesadas. Idaho Power, que atiende a más de 500,000 clientes y tiene 17 plantas hidroeléctricas, invirtió más de 3 millones de dólares en un programa de siembra de nubes para impulsar la acumulación de nieve en las montañas más altas de Idaho.

“Eso es lo que alimenta nuestros arroyos y ríos y nuestro sistema hidroeléctrico más tarde en el verano y el otoño, y es entonces cuando realmente necesitamos esa energía adicional”, dijo Shaun Parkinson, líder de recursos hídricos de Idaho Power.

Como resultado del programa de siembra de nubes, se observa un aumento del 8% al 15% en la acumulación de nieve. Eso significa que puede dar energía a 60,000 hogares adicionales, de acuerdo con la compañía.

La compañía también ha visto un retorno del 300% en su inversión, que equivale a agua por valor de 9 millones de dólares que de otro modo habría caído en los picos de las montañas.

Pero Idaho Power no es el único beneficiado, de acuerdo con Weather Modification.

“La siembra de nubes en un programa como este es un gran beneficio para alguien como Idaho Power, pero esa agua adicional también está ahí para el distrito. Está ahí para la agricultura, está ahí para el consumo. Por lo tanto, todos se están beneficiando”, dijo Brackin.

Lee: La Tierra, a 2 grados de hacer irreversible el cambio climático, dice la ONU

Pero existen preocupaciones sobre los impactos a largo plazo de la siembra de nubes. Por ejemplo, no está claro cómo el hacer que llueva en un estado afecta a un estado vecino. Otro tema de debate es quién (es decir, qué estado o país) “posee” el agua que sale de las nubes.

También existen cuestiones ambientales, como las relacionadas con los impactos a largo plazo del yoduro de plata.

Aunque algunos críticos podrían tener inquietudes acerca de que las compañías alteren el clima, la compañía niega que esté “jugando a ser Dios”.

“Realmente no estamos jugando a ser Dios. Creo que realmente eso es exagerar lo que estamos haciendo”, dijo Brackin. “Estamos siendo muy específicos, orientados y respetuosos con el medio ambiente en lo que estamos haciendo para mejorar la precipitación natural”.

Rachel Crane, Bronte Lord y Alfredo Alcantara de CNN contribuyeron a este reporte.

Publicidad
Publicidad