Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El arte hecho con IA se empieza a capitalizar

La creatividad en el uso de Inteligencia Artificial ha llegado a la industria artística y no solo como un experimento, ya se vende en galerías.
jue 28 marzo 2019 10:30 AM
Captura de pantalla 2019-03-28 a la(s) 9.41.28.png
Las obras de Ambrossi se encuentran en varias oficinas de tecnología del mundo

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión).- Los límites para definir si una obra es considerada arte o no, la mayoría de las veces están marcadas por la academia, y en este caso encontrarse con obra creadas con Inteligencia Artificial (AI) ponen en aprietos a los críticos, pues además de que se están creando y sumando cada vez más artistas, las obras de arte se están vendiendo.

Daniel Ambrossi es un creador del movimiento emergente AI Art Gallery , una red de artistas que empieza a capitalizar sus productos y a generar mayor seriedad dentro de la industria artística y tecnológica. Ambrossi habló con Expansión sobre las complejidades del movimiento, pero también sobre la apertura que a la fecha existe en torno al arte hecho por sistemas inteligentes.

“Genero imágenes inmersivas de paisajes a los que llamó Dreamscapes y lo hago a través de la herramienta de gráficos Deep Dream un programa que lanzó Google y con el que he logrado hacer colaboraciones” indicó Ambrossi.

Lee: Ya puedes editar en tiempo real con varios estudios de animación

Una de las obras del artista fue mostrada durante la última GTC de Nvidia, sin embargo no es la única que ha logrado colarse en eventos o salas de tecnología y de hecho el artista afirma ha logrado capitalizar y tener mejor recepción de la obra “no sólo entre las empresas de tecnología que conocen este tipo de movimiento, sino también dentro de los sectores artísticos”.

IMG_2804-XL.jpg
En la obra presentada en la GTC de Nvidia se puede ver un juego de figuras entre el Golden Bridge de San Francisco y un templo japonés
Publicidad

La tecnología Deep Dream fue lanzada en 2015 y se trata de una plataforma desarrollada por los ingenieros Joseph Smarr de Google y Chris Lamb de Nvidia, quienes a través de un sistema de red neuronal procesan imágenes y buscan patrones dentro de las mismas para destacar objetos y formar nuevas formas, que pueden ir desde paisajes hasta figuras abstractas. En el caso de Ambrossi su apuesta es por paisajes panorámicos.

“He tenido la oportunidad de colaborar con varias expos o congresos de tecnología y llevar mis obras a más personas, pero esto no es algo emergente, ya existe un público que empieza a adquirir piezas de arte y a difundir esta nueva forma de crear en el mundo” declara Ambrossi.

Ambrossi, con sede cerca de Silicon Valley en Half Moon Bay, California, ha estado explorando nuevos métodos de presentación visual desde que ingresó al Programa de Gráficos por Computadora en la Universidad de Cornell, donde obtuvo una licenciatura en Arquitectura y una Maestría en Gráficos en 3D, pero ahora es parte de un movimiento que ha llegado incluso a Guadalajara, México, donde el artista presentó en el 2018 uno de sus paisajes.

De acuerdo al sitio de mercado de arte, Artnet, la primera obra hecha con Inteligencia Artificial se vendió en la casa de subastas neoyorquina Christie´s por 350,000 dólares y fue vendida en una oferta que duró seis minutos. La obra en cuestión: el Retrato de Edmond Belamy, realizada por el colectivo de arte parisino Obvious, un grupo que considera que “la creatividad no sólo es para los humanos”.

Tal vez te interese: Las opciones para crear gráficos cada vez son más sencillas de usar

Y es que el colectivo trabaja con un software de redes neuronales que va aprendiendo de las mismas máquinas y produciendo nuevas figuras, lo que para ellos es considerada una “nueva forma de hacer arte”.

Y de hecho el tema ya ha llamado la atención de académicos y críticos de arte, por ejemplo investigadores de la Universidad Rutgers de Nueva Jersey publicaron el año pasado los resultados de un estudio en el que sus máquinas intentaron crear imágenes que los humanos considerarían lo suficientemente plausibles para ser verdaderas obras de arte de la historia. Dentro de los resultados se lograron obras de pinturas abstractas que podrían ser vendidas como arte.

Publicidad
Publicidad