Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Jack Dorsey marca el camino de los NFT al subastar su tuit

Los NFT están ganando popularidad gracias a que se han convertido en una nueva forma de comercializar la propiedad de un bien digital.
mar 23 marzo 2021 12:00 PM
La publicación se vendió por más de 2,915 millones de dólares.
La publicación se vendió por más de 2,915 millones de dólares.

Jack Dorsey, el CEO de Twitter, logró subastar su primera publicación en esta red social por más de 2,915 millones de dólares. El corto mensaje “just setting up my twttr”, fue vendido como un token o activo digital no fungible (NFT, por sus siglas en inglés) y dicha acción podría convertirse en un referente para que este tipo de archivos se popularicen a mayor escala, principalmente en el mundo del arte digital.

El ganador fue Sina Estavi, quien mantuvo la oferta más alta desde el 6 de marzo, un día después de que Dorsey pusiera el tuit a subasta digital. Las ofertas por la publicación que data del 21 de marzo de 2006 se manejaron por medio de la plataforma Valuables by Cent, la cual permite a las personas pujar por tuits que están “autografiados” por sus creadores.

Según información de Reuters, Estavi, quien hizo la oferta ganadora el lunes por la tarde, pagó con la criptomoneda Ether por un monto de 1630,5825601 ETH, pues los NFT se basan en los estándares de la red Ethereum y su cadena de bloques. Por su parte, Dorsey convirtió el dinero en Bitcoin y lo donó a GiveDirectly, una organización de beneficencia en África que entrega dinero a personas que viven en pobreza.

Publicidad

No obstante, el tema de las NFT ha cobrado relevancia en el mundo digital y es que estos archivos son considerados no fungibles, debido a que no se desgastan y son únicos, por lo que no pueden ser reemplazados o copiados, de ahí que se establezca una relación con el arte.

Estos pueden ser memes, gráficos, tuits, obras pensadas por una persona como arte o cualquier otro producto digital al cual se le dé un valor. Además, por el hecho de estar grabado en una cadena de bloques, se puede verificar o certificar su validez, así como dar seguimiento a quién es su creador o dueño.

Si bien Estavi recibió comentarios de incomprensión hacia su decisión de pagar una suma tan alta por una publicación de una red social, él, quien es director de una plataforma de blockchain llamada Bridge Oracle, defendió su compra diciendo que no se trataba “sólo de un tuit. Creo que dentro de unos años la gente se dará cuenta del verdadero valor de este tuit, como la Mona Lisa”.

Cabe mencionar que antes de este caso hubo otro momento en el que los NFT irrumpieron con fuerza. Se trata de la subasta realizada por Christie's a inicios de este mes de una obra digital realizada por el artista Mike Winkelmann, conocido como Beeple, por más de 69 millones de dólares, la tercera cifra más alta en la que se vendió la obra de un artista vivo en la historia de Christie’s.

Publicidad

Beeple, quien tiene más de 2 millones de seguidores en Instagram, creó Everydays: The Fist 5000 Days, que es un collage de obras que publicaba todos los días desde mayo del 2007, donde abordó temas como la obsesión y el miedo hacia la tecnología.

Desde su perspectiva, por ahora sólo se ha arañado la superficie de los NFT, pues se trata de una propuesta que puede tener múltiples usos. “Veo a los NFT como una pizarra en blanco, incluso más allá del arte digital”, dijo en una entrevista para la CNBC .

En este sentido dijo que se podrían usar para adquirir cosas comunes como un automóvil, reemplazar la escritura de una casa o incluso un diploma universitario. “Siempre que se desee demostrar la propiedad, creo que existe un caso de uso”, destacó.

Publicidad

Ante la posibilidad de que esta tendencia por los NFT se apague intempestivamente y se genere una caída en sus valoraciones, Winkelmann dijo que eso podría suceder sólo en algunas propuestas en donde no hay un valor detrás que les permita existir.

“Al principio de internet también hubo mucho entusiasmo y hubo una burbuja que estalló, pero no mató a internet. La gente lo siguió usando. Ahora puede haber un alboroto y podría acabar con muchos proyectos que no tenían un valor real, pero creo que la tecnología en sí es lo suficientemente sólida como para sobrevivir”, concluyó.

Y es que incluso ligas deportivas, como la NBA, se han subido a esta tendencia, a través de sus propios portales en donde subastan videos de jugadas que son únicas. En febrero del año pasado, por ejemplo, se vendieron los derechos de una jugada de Lebron James por 208,000 dólares y si bien esta grabación se encuentra en YouTube, ahora pertenece a alguien.

Publicidad
Publicidad