Publicidad
Inicia sesión

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Qué propone la Ley Texas que afecta a las redes sociales?

Con la nueva ley HB 20, las grandes plataformas no podrían moderar el contenido de los usuarios e incluso estos las podrían demandar bajo argumentos de censura.
lun 16 mayo 2022 09:00 AM
(Pantalla de dispositivo móvil mostrando los iconos de redes sociales)
La legislación había sido bloqueada a finales de 2021, pero se retomó la semana pasada sin explicación.

La moderación de contenido es uno de los temas más complejos para las empresas de redes sociales y, por lo menos en Texas, este asunto ahora será más difícil después de la semana pasada entrara en vigor una nueva ley a través de la cual los usuarios tienen la capacidad de demandar a las compañías por presuntamente censurar sus publicaciones.

De acuerdo con el documento , es ilegal que las plataformas de redes sociales con 50 millones de usuarios mensuales o más “bloquee, prohíba, remueva, elimina la plataforma, desmonetice, reduzca el impulso, restrinja, niegue el acceso igualitario o la visibilidad, o discrimine de otra manera la expresión”.

La HB 20, como también ha sido conocida la legislación, fue motivada desde el año pasado luego de que los perfiles de diversos políticos conservadores, incluido el expresidente Donald Trump, fueran bloqueados en diferentes redes sociales. Si bien a finales de 2021 fue bloqueada por un juez que la dictaminó inconstitucional según la Primera Enmienda, una corte de apelaciones la desbloqueó la semana pasada sin explicación.

Publicidad

El fallo generó reacciones rápidamente. El fiscal general de Texas, Ken Paxton, que ahora está facultado a demandar a las compañías en virtud de la HB 20, señaló que habían obtenido una “gran ganancia contra las grandes tecnológicas”, escribió en su cuenta de Twitter.

Para las empresas y sus investigadores de moderación de contenido, las afirmaciones sobre discriminación política a usuarios conservadores que dieron origen a la Ley no tienen fundamento, ya que existe poca evidencia sistemática dentro de las plataformas para respaldarlas.

Hasta ahora, las compañías de redes sociales habían podido apoyarse en la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, para resaltar su responsabilidad sobre el contenido generado por los usuarios y las ha ayudado en procesos de demandas durante años, pero con la HB 20 esto podría cambiar radicalmente.

Para los especialistas en derecho, una legislación de esta naturaleza es amplia en los términos que nombra explícitamente en torno a la moderación de contenido, pero también en aquello deja a la interpretación a partir de algunos términos considerados ambiguos.

Publicidad

El futuro de las redes sociales

A partir de esta legislación, las redes sociales podrían tener un lavado de cara completo, ya que las plataformas deberían detener el filtrado o clasificación de contenido a través de un algoritmo, de manera que las publicaciones se vean de forma cronológica.

Tras la aprobación de la Ley de Texas, NetChoice, un organismo que reúne a las organizaciones comerciales de la industria tecnológica, así como la Asociación de la Industria de las Comunicaciones Informáticas, apelaron a la Suprema Corte para que suspenda la legislación HB 20.

Chris Marchese, abogado de NetChoice, dijo en un comunicado de prensa que “Texas HB 20 despoja a las empresas privadas en línea de sus derechos de expresión, les prohíbe tomar decisiones editoriales protegidas constitucionalmente y las obliga a publicar y promover contenido objetable”.

Agregó que a raíz de esta legislación, en las diferentes plataformas de redes sociales se podría albergar y promover contenido como la “propaganda extranjera, la pornografía, el discurso pronazi y el spam”.

La decisión de acudir directamente a la Suprema Corte por parte de las organizaciones tiene el objetivo de omitir revisiones por parte de paneles más amplios. Ahora la solicitud de suspensión de emergencia será revisada por un único juez, quien podrá decidir de forma unilateral. Cabe mencionar que el año pasado, NetChoice ganó un caso similar en Florida.

Publicidad
Publicidad
Publicidad