Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Sharenting: qué es y por qué debes evitar esta actividad en redes

La publicación de fotografías de niños en redes sociales se ha normalizado. Sin embargo, hacerlo de manera excesiva puede traer graves consecuencias tanto a su seguridad como a su huella digital.
mar 10 mayo 2022 09:01 AM
El sharenting es una práctica muy común en redes sociales. (Un celular con fotos de niños en la pantalla e iconos de riesgo y de like).
El sharenting se asocia a la actividad de documentar y compartir irreflexivamente de manera digital el crecimiento de los niños en redes sociales

Hay niños que aún no nacen y ya tienen fotografías en redes sociales, como su ecografía. Otros que todavía no hablan y ya cuentan con un perfil personal en Instagram. El ver en redes imágenes de los primeros pasos, el primer diente caído y hasta las actividades en la primaria y otros momentos íntimos y privados de los bebés y niños se ha vuelto tan cotidiano que ya cuenta con un término: sharenting. Y no es algo bueno.

La palabra es un anglicismo inventado por The Wall Street Journal y viene de share (compartir) y parenting (crianza). Esta palabra se asocia a la actividad de documentar y compartir irreflexivamente de manera digital el crecimiento de los niños en redes sociales. Sucede principalmente en Facebook, Instagram y WhatsApp y se hace por parte de los padres o tutores. Cuando esto ocurre de manera excesiva, se llega a llamar oversharenting.

“Antes, mostrar fotografías de los hijos ocurría en una reunión familiar. Sacabas la foto y la guardabas en el álbum o la cartera. Ahora todo se ha trasladado a un entorno online y se ha magnificado. Adquiere una difusión de la cual pierdes el control y esa imagen va generando una huella digital”, explica María Lázaro Avila, docente y autora del libro Redes sociales y menores: guía práctica.

De acuerdo con un estudio realizado en 2016, los padres publicaban un estimado de 300 fotografías al año de sus hijos, siendo Facebook la plataforma más usada, con un 54%, seguida por Instagram, con un 16%, y Twitter, con un 12%.

Publicidad

Sharenting

: un problema de seguridad

Uno de los principales problemas que genera el sharenting es que se revela información personal de los menores que puede representar un riesgo a su seguridad. La publicación de sus imágenes en internet se puede convertir en una puerta para los fraudes, suplantación de identidad y hasta robo de datos.

“Se están dando casos de fotografías que se toman de niños para manipular su imagen, sustituir su cara para ponerla en el cuerpo de otra persona desnuda, pornografia simulada o acoso”, comenta Lázaro. Añade que este tema es especialmente significativo con influencers que integran a sus hijos como parte de su actividad promocional.

Ante esto, no hay que olvidar que México ocupa el primer lugar en difusión de pornografia infantil en el mundo, convirtiéndose en el negocio ilícito con mayores ganancias por encima del tráfico de drogas y armas. Por esto, el llegar a compartir imágenes irreflexivamente, como las vacaciones en la playa o el bebé en pañales, no es lo mejor para los menores.

Por otro lado, otra de las repercusiones que hay en los menores es que los padres crean una huella digital sin considerar que a los hijos les va a tocar esa gestión en un futuro. Esto puede traer repercusiones como ciberacoso, bullying u otros problemas psicológicos y emocionales cuando lleguen a la adolescencia o edad adulta.

“Les estamos impidiendo a ellos gestionar su huella digital y por otro lado estamos dando un mal ejemplo por no respetar el derecho a la intimidad”, comenta Lázaro. Explica que, si desde pequeños los mismos padres no respetan la intimidad y privacidad de sus hijos, es más difícil en un futuro pedirles que lo hagan.

Consejos para proteger a los menores en redes sociales

Esto no significa que ya no se deban publicar fotografías de los hijos en redes sociales, sino tener presente que lo que se publica quedará en la web por siempre. Es importante pensarla como una publicación a largo plazo. Si la imagen puede llegar a perjudicar o condicionar en el futuro, lo recomendable es no subir el contenido.

A veces, momentos lúdicos, felices o “inocentes”, como el estar en la playa, pueden ser algo que queremos compartir en redes. Lázaro recomienda que fotografías de niños en traje de baño, con poca ropa, o imágenes habituales que “pueden parecer graciosas como el niño en la bañera, en el orinar o que se ha caído y tropezado”, son imágenes que no se deben de compartir, puesto que son las más susceptibles a ser manipuladas o avergonzar a la persona en un futuro.

Otra manera que ha generado tendencia últimamente es poner un emoji encima de la fotografía o blurrear la cara del menor. Personalidades como Gigi Hadid, Blake Lively y Kristen Bell comienzan a hacerlo.

Por último, pero no menos importante, preguntar a los hijos si permiten a sus padres que compartan sus fotografías. “Si nosotros nos acostumbramos a preguntarles, va a llegar un momento en el que nos van a decir que no y eso se tiene que respetar”, comenta Lázaro.

Publicidad
Publicidad
Publicidad