Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La contaminación por criptomonedas… ¿va a la baja?

Un precio de Bitcoin de 25,200 dólares es suficiente para sostener un consumo anual de electricidad de 184 TWh. Con la caída de la industria, el consumo energético también cayó.
mié 25 enero 2023 02:00 PM
contaminacion-por-criptomonedas-baja
Bitcoin en recesión.

La caída de las criptomonedas no es del todo una mala noticia, dado que son sumamente contaminantes. Anualmente, generan tantas emisiones de carbono como Hong Kong y consumen la misma energía que toda la que se consume en Chile, de acuerdo con Digiconomist .

Esto porque el consumo y minado de criptomonedas deja una huella ambiental importante, ya que las máquinas que realizan el “trabajo” consumen grandes cantidades de energía. Además, proviene principalmente de combustibles fósiles.

Con el auge de esta moneda virtual, que alcanzó niveles máximos a nivel mundial, el consumo de energía también creció. Tanto así que, por ejemplo, solo la red Bitcoin consume más energía que varios países. Si Bitcoin fuera un país, su consumo energético se clasificaría de la siguiente manera:

Publicidad

Consumo energético por criptos, ¿a la baja?

El entusiasmo inicial por las criptomonedas ha bajado debido al clima de incertidumbre que ha provocado el cripto-crash, poniendo en jaque la confianza en torno de un sector que, si bien no ha parado de crecer, tampoco termina de ser comprendido por un gran número de personas .

De acuerdo con el Cambridge Bitcoin Electricity Consumption Index (CBCEI) la electricidad total que se requirió en 2022 para elaborar Bitcoins superó los 100 teravatios por hora (TWh).

Pero, la misma gráfica revela que desde el 11 de julio de 2022 hubo una caída en la demanda de energía requerida para elaborarlas que, a la fecha, no ha vuelto a sus niveles anteriores. Mientras que el 10 de mayo rompió récord con una demanda de 15.80 gigawatts, al 23 de enero no superó los 11.79 gigawatts.

En mayo de 2021, las autoridades chinas ordenaron medidas contra la cripto minería y el comercio, y los reguladores prohibieron a las instituciones financieras ofrecer servicios relacionados con las criptomonedas. Esto provocó que muchos mineros optaran por mudarse principalmente a Estados Unidos y Kazajistán.

Pero, de acuerdo con un reportaje de The Verge , por esto, los intentos de regular las emisiones de gases de efecto invernadero de la criptominería se intensificaron en Estados Unidos y Europa.

Los legisladores y defensores ambientales en esas áreas comenzaron a presionar por una mayor transparencia en las operaciones de los cripto mineros y, gracias a esto, algunas monedas digitales como Ethereum han demostrado que se pueden reducir significativamente las demandas de energía para las monedas digitales.

El 15 de septiembre de 2022 se llevó a cabo un evento llamado “ The Merge” (la fusión). Se refiere a la fusión original de la red principal de Ethereum con una cadena de bloques de prueba de participación independiente llamada la cadena de bloques, que ahora existe como una cadena. De acuerdo con la página oficial, La Fusión reduce el consumo de energía de Ethereum en un 99.95%.

¿Cómo contaminan las criptomonedas?

E l artículo “How much energy does Bitcoin consume?” de la Harvard Business Review menciona que “la mayoría del consumo de energía de Bitcoin ocurre durante el proceso de minería. Una vez emitidas las monedas, la energía necesaria para validar las transacciones es mínima (...) la mayor parte de esa energía se usó para extraer Bitcoins, no para respaldar transacciones”.

En esta investigación de la Universidad de Nuevo México , los expertos concluyen que hay varios casos entre 2016 y 2021 en los que Bitcoin es más dañino para el clima de lo que realmente vale un solo Bitcoin. Dicho de otra manera, la minería de Bitcoin crea daños climáticos superiores al valor de una moneda. Esto es extremadamente preocupante desde una perspectiva de sostenibilidad.

Sin embargo, en una entrevista con The Guardian , Alex de Vries, científico de datos del banco central holandés y fundador de Digiconomist, que rastrea la sostenibilidad de los proyectos de criptomonedas, mencionó que a menos que Bitcoin colapse aún más, no hay razón para esperar una disminución en el impacto ambiental.

Su investigación muestra que, si bien el aumento en el precio de una criptomoneda fomenta que se le dedique más capacidad informática, esa capacidad tarda mucho en desaparecer después de que el valor disminuye, por lo que el impacto climático persiste. “Es probable que evite que el impacto ambiental aumente más”, dijo de Vries, “pero un precio de bitcoin de 25,200 dólares es suficiente para sostener un consumo anual de electricidad de 184 TWh”

Además, esto también se debe a que el costo de la minería de criptomonedas se divide en dos áreas principales: comprar el hardware y pagar la electricidad.

Cuando los precios están en alza, los mineros compran computadoras nuevas - tarjetas gráficas caras para ethereum o "plataformas" especialmente diseñadas para bitcoin-, pero una vez que ya están configuradas, vale la pena apagarlas solo cuando el costo de la electricidad es más alto. que los ingresos esperados.

 
TechRoom
Suscríbete a nuestro newsletter de tecnología

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad