Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

  • vacacionar artico.jpg
  • comidas estadios NFL.jpg
  • bmw-x5-portada.jpg
  • hoteles antes de morir.jpg
  • errorafeitar01.jpg
  • canciones-hombres.jpg
  • portada.jpg
Viajes 2016 Especial desktop header.gif

El 'hotel más pequeño del mundo' en un 'vocho' en el desierto de Jordania

Mohamed Al Malahim, de 64 años, dice que los huéspedes que duermen en su carcacha adaptada, en el pueblo de Al Jaya, en el desierto de Jordania, disfrutan de una experiencia de cinco estrellas.
Un Volkswagen adaptado
Un Volkswagen adaptado Mohamed al Malahim, también conocido como Abu Alí, transformó su vocho en el "hotel más pequeño del mundo". (Foto: Anas Al Rawashdeh/Mohamed Al Malahim)

Usualmente, la gente se deshace de sus autos viejos cuando los motores finalmente se descomponen sin remedio, pero un hombre transformó su desgastado vocho en lo que, según él, es el hotel más pequeño del mundo.

Además, Mohamed Al Malahim, de 64 años, dice que los huéspedes que duermen en su carcacha adaptada, en el pueblo de Al Jaya, en el desierto de Jordania, disfrutan de una experiencia de cinco estrellas.

"Este pueblo es mi tierra, yo nací aquí, crecí aquí, viví aquí", cuenta Al Malahim, a quien todos llaman Abu Alí. "Quería comenzar un proyecto que mejore su situación y que lo ponga en el mapa turístico, porque de verdad se pasa por alto parte del paisaje más hermoso de la región".

Lee: El hotel más hermoso de Medio Oriente

La mayoría de los habitantes se han ido en busca de un estilo de vida más moderno. Al Jaya está cerca de Al Shobak, en donde hay un castillo del siglo XII, conocido como el Montreal.

Una labor de amor

Publicidad

Los turistas se han registrado en el Volkswagen de Abu Alí desde que abrió las puertas oxidadas de su hotel, luego de jubilarse en 2011.

Orígenes
Abu Alí fundó el "hotel" en su pueblo, Al Jaya, tras jubilarse, en 2011.

Decorado por su hija, el auto adaptado está adornado con sábanas bordadas a mano y almohadas decoradas con patrones tradicionales y cuentas de colores.

De acuerdo con Abu Alí, es tan cómodo pasar la noche aquí, que es como dormir en un hotel de cinco estrellas.

Lee: El mejor hotel de Abu Dabi, en medio de la nada

Publicidad

Al lado del camino hay un letrero en el que se afirma que el vocho es "el hotel más pequeño del mundo", título que, según los Récords Mundiales de Guinness, pertenece al Eh'häusl Hotel de 2.5 metros de ancho, en Amberg, Alemania.

Huéspedes VIP

La pasión de Abu Alí por el proyecto es tal que pidió un préstamo a un banco para construir un "lobby" para el hotel dentro de una cueva cercana, al que le puso el nombre de "La Gruta de Balduino" en honor a Balduino I de Jerusalén, quien mandó construir el castillo de Montreal en 1115. Lo usa para servir café, té y bocadillos jordanos tradicionales a los visitantes.

Lee: 20 destinos de viaje que no debes perderte

También hay una tiendita en la que vende recuerdos: antigüedades, joyería, gemas, miniaturas de cobre y objetos históricos, mismos que los huéspedes del hotel pueden comprar al final de su visita.

Publicidad
Ubicación
El vestíbulo del hotel, llamado "La gruta de Balduino", se encuentra dentro de una cueva.

Aunque no caben más de dos personas, Abu Alí dice que ha recibido a visitantes de todas partes del mundo… e incluso a personajes muy importantes.

Quienes no encuentran espacio para dormir, pueden disfrutar un desayuno o un almuerzo jordano, preparado y servido al estilo beduino por su esposa Un Alí y sus hijas.

Lee: Los 11 mejores hoteles del mundo en medio de la nada

Una noche en el vocho, con comidas incluidas, cuesta 40 dinares jordanos (alrededor de 1,000 pesos).

Clientes satisfechos

Publicidad

Entonces ¿vale la pena? Al echar un vistazo al lobby del hotel puedes ver el grado de hospitalidad. Las paredes están llenas de tarjetas de presentación y de fotos de personas sonrientes, además de notas de agradecimiento de los visitantes anteriores.

Limitación
Aunque solo caben dos huéspedes, el vocho ha albergado a muchos viajeros.

Un pesado libro de visitas, en el que ya no caben más firmas, y que probablemente sea el bien más preciado de Abu Alí, yace sobre un banco en un rincón. Sus páginas están llenas de palabras amables que reflejan lo que los clientes pensaron durante su estancia; todos prometen que regresarán a la primera oportunidad.

Lee: Estos hoteles quieren mejorar tu coeficiente intelectual

Estos clientes satisfechos podrán traer amigos si cumplen su promesa: Abu Alí planea agregar más vochos para expandir su singular hotel.

Publicidad
¿Sabes cómo usar tu tiempo libre?
Recibe un correo semanal con lo que es tendencia en el entretenimiento y la cultura pop.

has quedado suscrito al newsletter

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad