Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La nueva misión de Bill Gates: curar el Alzheimer

El mal de Alzheimer es la forma más común de demencia y la sexta causa de muerte en Estados Unidos, en donde se diagnostica un caso nuevo cada 66 segundos.
lun 13 noviembre 2017 12:06 PM

Es uno de los santos griales de la ciencia: la cura para el Alzheimer. Actualmente no existe un tratamiento para detener la enfermedad, ya no digamos frenar su avance. Sin embargo, el multimillonario Bill Gates cree que él cambiará las cosas.

"Creo que hay una solución", me dijo sin dudar.

"Cualquier clase de tratamiento sería un gran avance respecto a donde estamos hoy", dijo. No obstante, "el objetivo a largo plazo tiene que ser la cura".

Tuve la oportunidad de hablar recientemente con Gates sobre su más reciente iniciativa. Gates se sentó frente a nuestras cámaras exclusivamente para contarme que espera encontrar la cura para una enfermedad que, actualmente, se roba la memoria y otras funciones cognitivas de 47 millones de personas en todo el mundo.

Lee: Una dieta estilo mediterráneo podría prevenir la demencia

Para Gates, la batalla es algo personal. Va a invertir 50 millones de dólares de su propio bolsillo en el Dementia Discovery Fund , una asociación de investigación pública y privada dedicada a algunas de las ideas más novedosas sobre las causas de esta enfermedad cerebral, tales como las investigaciones sobre el sistema inmunitario de las neuronas. Es la primera vez que Gates se compromete con una enfermedad no transmisible.

Publicidad

El trabajo que se hace a través de su fundación se ha centrado principalmente en enfermedades infecciosas como el VIH, la malaria y la poliomielitis.

A lo largo de los años, he entrevistado varias veces a Gates, en países de todo el mundo. Estaba más involucrado en este tema del Alzheimer que antes.

Hoy, el mal de Alzheimer es la forma más común de demencia y la sexta causa de muerte en Estados Unidos, en donde se diagnostica un caso nuevo cada 66 segundos. Más de cinco millones de estadounidenses viven con la enfermedad y el costo es de 259,000 millones de dólares al año. Sin tratamiento, se calcula que para 2050, esa cifra se disparará hasta 16 millones de estadounidenses enfermos y tendrá un costo de más de un billón de dólares al año.

"La carga creciente es sumamente increíble", me dijo el gurú de la tecnología y filántropo. Es algo que conoce de primera mano. "Varios hombres de mi familia tienen esta enfermedad. Así que, ya sabes, he visto lo duro que es. No es mi única motivación, pero ciertamente me atrajo".

Lee: La dieta mediterránea alimenta el cerebro

Pude sentir su optimismo cuando dijo: "creo fervientemente en que, con el tiempo, la ciencia y la innovación resolverán la mayoría de los problemas más difíciles".

Me contó que dedicó el pasado año a investigar y a hablar con los científicos para tratar de determinar la mejor manera de ayudar a centrar el interés en el tratamiento de la enfermedad en sí, no solo de los síntomas.

Una enfermedad que cumple 100 años

Ha pasado más de un siglo desde que el médico alemán, Alois Alzheimer , identificó la enfermedad. Escribió por primera vez al respecto en 1906, al describir el caso de una mujer llamada "Auguste D.". Alzheimer dijo que "es una enfermedad peculiar", caracterizada por una pérdida significativa de la memoria, paranoia grave y otros cambios psicológicos.

El caso se hizo más desconcertante cuando Alzheimer llevó a cabo una autopsia del cerebro de la paciente. Descubrió que se había encogido considerablemente y que había depósitos inusuales en y alrededor de las neuronas. Pasarían 80 años más para que los científicos identificaran estos depósitos: placas y marañas de proteínas amiloideas y tau. Se habían vuelto la característica de la enfermedad.

Tanto las amiloideas como las tau son proteínas que se encuentran naturalmente en las neuronas sanas. Sin embargo, en un cerebro que tiene Alzheimer, algo se sale de control y provoca que parte de las proteínas amiloideas se acumulen y obstruyan las sendas de comunicación de las células.

Lee: Cómo evitar que un enfermo de Alzheimer deambule

Tarde o temprano, las proteínas tau empiezan a enmarañarse dentro de las neuronas. Todo esto provoca una ruptura de la autopista neural que ayuda a nuestras neuronas a comunicarse. Estos cambios en el cerebro pueden comenzar años antes de que la persona empiece a tener síntomas de pérdida de la memoria o cambios de personalidad.

Hasta hace poco era un desafío entender la enfermedad, ya no hablemos de identificar quién la tiene. La única manera de diagnosticar definitivamente el Alzheimer es a través de un examen del cerebro bajo el microscopio para buscar las características placas de proteínas amiloideas y tau, una vez que el paciente ha muerto.

Una nueva esperanza

"Ha avanzado más lento de lo que todos esperábamos. Muchos ensayos clínicos fallidos", me dijo Gates. Y tiene razón. Desde 2002, ha habido más de 400 ensayos de fármacos para el Alzheimer y todavía no hay un tratamiento. Hay algunos fármacos que se recetan para aliviar los síntomas cognitivos, tales como la pérdida de la memoria y la confusión, pero no hay nada que cure el Alzheimer.

En los pasados cinco años, los avances en la tecnología de generación de imágenes nos han servido para ver las proteínas tau y amiloideas en personas vivas. James Hendrix , médico que dirige el equipo de Innovación Científica Mundial de la Asociación para el Alzheimer, cree que este avance cambia totalmente las cosas. "Necesitas buenas herramientas para encontrar la terapia correcta", explicó.

Hendrix me explicó que al identificar oportunamente estos marcadores biológicos, los científicos pueden trabajar en las formas de prevenir el deterioro del cerebro.

"Si podemos ver los primeros signos del Alzheimer, entonces tratamos a un cerebro mayormente sano y lo mantenemos mayormente sano… Es muy difícil reparar el daño ya hecho", señaló.

null Rudy Tanzi coincide en que las imágenes han sido esenciales para entender la patología del Alzheimer y los tratamientos potenciales. Tanzi, profesor de Neurología en Harvard, ha estado a la cabeza de las investigaciones sobre Alzheimer y ha descubierto varios de los genes relacionados con la enfermedad. Señala que uno de los principales defectos de los ensayos no ha sido el tratamiento en sí, sino la aplicación: demasiado tarde en el avance de la enfermedad, cuando los síntomas ya se presentaron. "Es como tratar de darle Lipitor a alguien que está teniendo un infarto", explicó. "Tienes que hacerlo antes".

Tanzi dijo que tenemos que pensar que el Alzheimer es como el cáncer o las enfermedades cardíacas. "Así es como venceremos a la enfermedad: detección e intervención oportuna".

Pensar diferente

La mayoría de las investigaciones sobre el Alzheimer se han centrado en la proteína tau o en la amiloidea, lo que Gates llama "línea dominante". Gates espera que su donación propicie investigaciones relativas a ideas más novedosas sobre la enfermedad, tales como la función de las células gliales que activan el sistema inmunitario del cerebro o la forma en la que la vida útil de la energía de una célula contribuye al desarrollo de la enfermedad.

"Se tiene la sensación de que en esta década habrá muchos avances", me dijo Gates.

Gates cree que la combinación de la línea dominante con las ideas novedosas llevará a tratamientos potenciales en un futuro cercano.

"Idealmente, algunos de estos medicamentos dominantes que darán resultados en los próximos dos o tres años nos indicarán el camino hacia la reducción del problema. Sin embargo, creo que estos enfoques más nuevos finalmente serán parte del régimen farmacológico que la gente seguirá", dijo.

Lee: Jugar juegos de mesa podría impedir el desarrollo de Alzheimer

¿El estudiar las investigaciones sobre el Alzheimer ha provocado que Gates se preocupe por su propia salud?

"Cualquier cosa con la que mi mente se deteriore" es uno de sus mayores temores, dijo. Ha visto lo difícil que ha sido para su propia familia. "Espero poder vivir mucho tiempo sin esas limitaciones".

Así que Gates está concentrado en la prevención, hace ejercicio y se mantiene ocupado mentalmente. "Mi trabajo es perfecto porque siempre estoy tratando de aprender cosas nuevas y reuniéndome con gente que me explica cosas. Ya sabes, tengo el trabajo más divertido del mundo", dijo, sonriendo.

Nadia Kounang y Roni Selig, de CNN, colaboraron con este reportaje.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad