Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La mezcla de incertidumbre y sorpresa hacen del pop un género placentero

Un estudio concluyó que la combinación correcta de incertidumbre y sorpresa, presentes en el género pop, es lo que brinda a los oyentes mayor satisfacción.
jue 07 noviembre 2019 03:06 PM
the bealtes.JPG
Cada canción fue despojada de su melodía y letra para que solo quedaran progresiones de acordes y los resultados no pudieran ser sesgados.

(CNN) - ¿Alguna vez te has preguntado por qué ciertas canciones de música pop te hacen sentir tan bien?

Los investigadores que estudiaron la pregunta descubrieron que la combinación correcta de incertidumbre y sorpresa es lo que brinda a los oyentes mayor satisfacción.

El estudio, publicado en la revista Current Biology este jueves, involucró un análisis de 80,000 acordes, provenientes de 745 canciones pop de la lista de Billboard, Hot 100, de Estados Unidos entre 1958 y 1991.

Publicidad

Los investigadores, situados en universidades de Alemania, Noruega, Dinamarca y Reino Unido, utilizaron un modelo de aprendizaje automático para cuantificar el nivel de incertidumbre y sorpresa de estos acordes, luego, pidieron a 39 voluntarios adultos que calificaran cuán placenteros encontraron cada serie de acordes.

Cada canción fue despojada de su melodía y letra para que solo quedaran progresiones de acordes y los resultados no pudieran ser sesgados por otras asociaciones a las canciones que los escuchas podrían haber tenido.

Lee: La vida de Frida Kahlo llega a una audioserie en la voz de Cecilia Toussaint

Encontraron dos cosas: que los participantes obtuvieron un mayor placer cuando estaban relativamente seguros de lo que sucedería después, pero luego se sorprendieron por una progresión inesperada de acordes.

Sin embargo, el mismo número de participantes lo encontró agradable cuando no estaban seguros de lo que seguiría, y luego los acordes posteriores les eran más familiares.

"Es fascinante que los humanos puedan obtener placer de una pieza musical simplemente por cómo se ordenan los sonidos con el tiempo", dijo en un comunicado Vincent Cheung, investigador principal del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas de Alemania.

Publicidad

"Las canciones que encontramos agradables son probablemente aquellas que logran un buen equilibrio entre saber lo que sucederá después y sorprendernos con algo que no esperábamos. Comprender cómo la música activa nuestro sistema de placer en el cerebro podría explicar por qué escuchar música podría ayudarnos a sentimos mejor cuando nos estamos tristes".

Cheung le dijo a CNN que el placer en la música está relacionado con la expectativa. Estudios anteriores habían examinado los efectos de la sorpresa en el placer, pero el estudio de él y sus colegas también se centró en la incertidumbre de las predicciones de los oyentes.

Recomendamos: La exposición 'Van Gogh Alive' ya tiene fecha, lugar y costo de entrada

Los humanos están "generando continuamente una predicción de lo que sucederá después e intentando actualizar estas predicciones", y esto no es diferente cuando se trata de música, agregó.

Las canciones utilizadas en los experimentos incluyeron Country Roads, de James Taylor; Red, Red Wine, de UB40 y Ob-La-Di, Ob-La-Da, de The Beatles.

Los hallazgos pueden ayudar a mejorar algoritmos musicales artificiales y podrían ayudar a los compositores a escribir música o predecir tendencias musicales.

Publicidad

"La idea es que, con la ayuda de la ciencia se analicen estos patrones de placer en los seres humanos y de alguna manera averiguar a dónde puede ir la música", dijo a CNN Peter Harrison, investigador de la Universidad Queen Mary de Londres, quien trabajó en el proyecto.

Como parte del mismo experimento, los investigadores también utilizaron imágenes del cerebro para localizar las áreas del cerebro reflejadas en el placer musical.

Lee: Godric's Hollow, la casa donde nació Harry Potter, está disponible en Airbnb

Descubrieron que las regiones involucradas eran la amígdala, el hipocampo y la corteza auditiva, las cuales, procesan las emociones, el aprendizaje, la memoria y el sonido.

Cheung agregó que otra parte del cerebro, el núcleo accumbens, procesa las expectativas de recompensa y éste tal vez fue responsable de "dirigir nuestra atención hacia la música para que intentemos averiguar qué sucederá después", concluye.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad