¿Podrán los mexicanos venderle a las empresas exportadoras?

La oportunidad para las compañías nacionales está en producir más insumos para las empresas exportadoras establecidas en México.
Participación mexicana  Para que en realidad más empresas mexicanas exportaran, habría que reforzar la cadena de suministro.  (Foto: Notimex)
Roberto Morán
(Expansión) -

Kia y Audi crearon una nueva ola de optimismo sobre la capacidad de exportar desde México, con la apertura de sus plantas en Nuevo León y Puebla, respectivamente. Y cada vez que una automotriz se instala, se habla de una cadena de proveedores que llega con ella. Tan solo Kia invirtió 3,000 millones de dólares en 2014 para su planta en Pesquería, Nuevo León, lo que atrajo a unos 10 proveedores del grupo.

Lee. Historias de #Expansión500: Cómo Kia triunfó en México

Todavía hay espacio de crecimiento para más proveedores de la industria automotriz establecida en México. Hace poco, ProMéxico, la agencia de promoción de inversiones del gobierno, investigó qué insumos seguía importando Volkswagen que se pudieran producir en México. La agencia encontró que todavía se importaban las antenas, de una empresa austriaca, cuenta Mario Chacón, jefe de la Unidad de Promoción de Negocios Globales de ProMéxico.

La solución: establecer en México la fábrica de antenas. Y para eso, se atrajo la inversión… del productor austriaco. Sí, se están generando empleos en México, pero no siempre con capital de empresas mexicanas.

Ve aquí todos los materiales del Especial #DiálogosExpansión

La oportunidad para las compañías nacionales está en producir más insumos para las empresas exportadoras establecidas en México, explica Fernando Ruiz, director del Consejo Mexicano de Comercio Exterior, un organismo del sector privado.

“Tenemos no solo que diversificar los mercados de exportación, también tenemos que diversificar exportadores, incluirlos en las cadenas de suministro”, dice Ruiz. Habría que aumentar el valor agregado en México a las exportaciones.

Para que en realidad más empresas mexicanas exportaran, habría que reforzar la cadena de suministro. Pero hasta ahora no se ha conseguido una gran participación mexicana en la exportación de productos terminados.

Lee: Los nuevos mercados están en la punta de tu dedo

Según el Semáforo Económico del centro de estudios México, Cómo vamos, el valor agregado en México de las exportaciones es apenas de 43%. La manufactura, una de las industrias que más exporta desde México, tiene un valor agregado mexicano de menos de 25%, según un estudio de Luis Ángel Monroy Gómez Franco, publicado en la revista de Bancomext en 2014.

Hay algunas posibilidades de que eso cambie. Las grandes empresas están desarrollando una relación más cercana con los proveedores y para eso necesitan empresas que estén en contacto con el mercado nacional.

Por ejemplo, el gigante IBM está aumentando la relación con empresas mexicanas para desarrollar productos en México, atender a nuevos segmentos dentro del país y eventualmente exportar. La empresa de soluciones de recursos humanos, Sicoss, desarrolló una aplicación para solucionar preguntas a los empleados sobre nóminas y prestaciones del Seguro Social, utilizando el software de inteligencia artificial de IBM.

Lee: A dónde voltear si se buscan nuevos mercados

Este tipo de aplicaciones abre oportunidades a las empresas mexicanas de participar en nuevos mercados. IBM provee la base con su plataforma de inteligencia artificial, pero solo Sicoss tiene el conocimiento de la legislación mexicana para desarrollar la aplicación. Es un ejemplo que podría multiplicarse con más proveedores mexicanos.

Encontrar socios en el extranjero

Hay más oportunidades dentro de la industria del conocimiento. Un ejemplo es Luuna, una compañía mexicana que vende colchones en línea y que ya encontró una oportunidad para vender en Indonesia.

No va a vender los colchones, pero sí va a aportar el conocimiento para desarrollar la tienda en línea y la logística en nuevos mercados asiáticos. William Kasstan, director de marketing de Luuna, explica que la empresa de capital, Mountain Nazca, a través de Mountain Partners, encontró que el modelo de la compañía mexicana había sido exitoso, de manera que la buscó para exportarla o otros países.

“Nosotros estamos dando tecnología, diciendo cómo hicimos el producto, cómo lanzamos la marca y la estamos desarrollando”, dice Kasstan. “Es un manera muy eficiente de expandirse, estamos en dos países nuevos (Indonesia y Tailandia)”. A cambio de la asesoría para desarrollar la empresa asiática Lunio, Luuna recibió una parte del capital. “Es una manera muy eficiente de expandirse”.

OPINIÓN: Las nuevas oportunidades para el comercio exterior de México

Luuna y Sicoss son ejemplos de que las empresas mexicanas se pueden integrar en una cadena de suministro, junto con socios extranjeros para eventualmente conquistar nuevos mercados de exportación. Se trata de casos aislados y muy pequeños si se compara con el tamaño de las exportaciones manufactureras de México, de 336,000 millones de dólares el año pasado, y en donde todavía hay un pequeño porcentaje de insumos mexicanos. Ahí está todavía un terreno por conquistar.

Dentro de Diálogos Expansión, tres empresas exponen su visión sobre cómo compartir el crecimiento con proveedores mexicanos. HSBC habla de cómo asegurar una buena relación con los proveedores, mediante el financiamiento; AT&T presenta sus foundries en donde, junto con empresas desarrolla nuevas tecnologías y encuentra nuevas oportunidades; y Aeroméxico expone los nuevos centros de negocio en México, en donde se requerirán más proveedores para la industria.

Temores por renegociación del TLCAN en industria automotriz en México
Ahora ve
Video del sismo
No te pierdas
×