Cárcel, extradición, juicio... ¿Qué sigue para Javier Duarte?

El proceso para hacer que el exgobernador de Veracruz enfrente en México a la justicia podría llevar hasta un año; la PGR afirmó que buscará procesar a todos los cómplices en la red de corrupción.
El exmandatario fue arrestado este fin de semana, luego de que se dio a la fuga desde octubre.
Detenido  El exmandatario fue arrestado este fin de semana, luego de que se dio a la fuga desde octubre.  (Foto: Cuartoscuro)
CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) -

Tras ser detenido el sábado en Guatemala, Javier Duarte deberá encarar un proceso de extradición por posibles actos de corrupción cometidos durante su gestión como gobernador de Veracruz, el cual podría durar hasta un año y deberá enfrentar encarcelado en el país centroamericano.

Luego del arresto, el gobierno mexicano debe presentar a través de la vía diplomática la solicitud formal de extradición con los elementos de prueba, en un máximo de 60 días naturales contados a partir de este sábado; este plazo vence a mediados de junio. Una vez recibida la documentación, Guatemala podría solicitar más información.

El proceso para determinar la entrega del exmandatario a las autoridades mexicanas podría tomar hasta un año, dijo el subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), Alberto Elías Beltrán.

“Vamos a solicitar a la brevedad la solicitud formal de extradición, se iniciará una audiencia donde se informará de todos los delitos que se le imputan para ser juzgado en México, y se procederá a su defensa en sustanciar el trámite hasta que el Quinto Tribunal de Sentencia Penal, Narcoactividad y Delitos contra el Ambiente de Guatemala dicte la resolución de que es extraditable, en ese momento se turna el expediente al Ministerio de Relaciones Exteriores de Guatemala para su entrega a las autoridades mexicanas”, detalló este lunes en entrevista con Radio Fórmula.

Esta etapa del proceso penal, abundó Elías Beltrán, podría acortarse si Duarte se allana al proceso, es decir, si accede a ser trasladado a México para enfrentar los cargos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, de los que lo acusa la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Si no hubiera un allanamiento, por la experiencia de la Procuraduría General de la República y de la Fiscalía General de Guatemala, estamos calculando aproximadamente entre seis meses a un año”, aclaró.

Todavía no está claro si Duarte está dispuesto a ahorrarse este trámite. El abogado del exgobernador, Alejandro Jaimes, afirmó que aún no define la estrategia legal de cara a la posible extradición.

“Estamos todavía a la espera de que se formalice la petición. Hasta que México no haga la formal solicitud de extradición, ahorita es una detención provisional con fines de extradición, pero la tiene que perfeccionar el Estado mexicano. Hasta no tomar conocimiento formal del contenido de esa petición es que vamos a proceder a dar contestación”, aseguró a Radio Fórmula.

Esta declaración contradice lo manifestado por Rodrigo Sandoval, ubicado como abogado de Duarte en Guatemala de acuerdo con Reuters, quien previamente señaló que el veracruzano pretendía allanarse a la solicitud de México.

“Tuve la oportunidad de platicar con el señor Duarte y dice que está esperando su extradición y a sus abogados de México. Entiendo que sí va a aceptar su extradición", dijo a reporteros afuera de la prisión guatemalteca Matamoros, donde Duarte permanece.

El abogado Jaimes, sin embargo, desconoció a dicho litigante guatemalteco.

Duarte tiene programada este lunes una audiencia pública en la que se le informará la razón de la detención, procedimiento que el abogado Jaimes describió como un “mero trámite”.

Según el tratado de extradición firmado entre ambos países en 1997, la entrega no procedería si la solicitud de extradición es presentada “con la finalidad de perseguir y castigar a una persona a causa de su raza, religión nacionalidad u opiniones políticas”.

Duarte cuenta con una orden de aprehensión, derivada de una denuncia presentada por la SHCP por posibles actos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, vinculados a desvíos de recursos federales durante su administración en Veracruz (2010-2016). La PGR advirtió que seguirán trabajando para llevar ante la justicia al resto de la red que presuntamente cooperó en la comisión de los ilícitos denunciados.

“Ya tenemos a Javier Duarte, ahora vamos también por los recursos que se llevó de Veracruz (...) Va a estar involucrada toda su red de prestanombres, cómplices y empresas fachada”, aseveró el subprocurador Elías Beltrán.

Duarte fue arrestado luego de que se dio a la fuga desde octubre, tras presentar licencia al cargo de gobernador para —según dijo— preparar su defensa jurídica ante las acusaciones de supuestos saqueos a las finanzas públicas de Veracruz. El exgobernador estaba acompañado de algunos de sus familiares, como su esposa Karime Macías, quienes han sido señalados de participar en operaciones con recursos posiblemente desviados, pero las autoridades indicaron que quedaron libres debido a que no pesa sobre ellos ninguna orden de extradición.

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha presentado al menos 52 denuncias penales, a partir de la revisión de las cuentas públicas del gobierno de Duarte; en tanto, la actual administración estatal acusa un saqueo multimillonario a las finanzas de la entidad.

Recomendamos: ¿De qué está acusado Javier Duarte?

La defensa de Duarte descartó que el acusado pueda acceder a la libertad bajo fianza para llevar su proceso en libertad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

De proceder la extradición, el exgobernador sería trasladado a una cárcel federal en México.

“Por el tema, somos conscientes de que lo más cierto es que llegue a un penal de máxima seguridad”, reconoció el abogado Jaimes.

Ahora ve
Macron y Le Pen pasan a la segunda ronda en la elección presidencial en Francia
No te pierdas