OPINIÓN: Una falta de reflejos del gobierno mexicano ante las acciones de Trump

Los vacíos de comunicación por parte del gobierno mexicano tras la reunión bilateral de esta semana han sido llenados por la administración del empresario republicano.
México tomó algunas previsiones mínimas para preparar la reunión con Donald Trump.
Mutismo  México tomó algunas previsiones mínimas para preparar la reunión con Donald Trump.  (Foto: EFE)
Horacio Vives Segl / / Profesor del Departamento Académico de Ciencia Política del ITAM y miembro del Sistema Nacional de Investigadores.

Nota del editor: Horacio Vives Segl es Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y doctor en Ciencia Política por la Universidad de Belgrano (Argentina). Las opiniones expresadas en esta columna son responsabilidad del autor.

(Expansión) — Terminó la reunión de alto nivel entre los gobiernos de México y de Estados Unidos a la que acudieron el flamante canciller Luis Videgaray y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. El saldo no podría ser más negativo para México.

México tomó algunas previsiones mínimas para preparar la reunión. Propuso una agenda de ejes temáticos y líneas de acción bajo las cuales se sentarían las negociaciones, además del respaldo de otros sectores y poderes del mexicano. Sin embargo, al finalizar la reunión bilateral, la delegación mexicana no tuvo buenas noticias para informar. Mutismo por respuesta.

Los vacíos de comunicación fueron llenados por la administración Trump, que sigue aprovechando la falta de reflejos del gobierno mexicano. Inclusive, del último minuto, y sin justificación aparente —que no sea otra que el prioritario seguimiento de la agenda del día en Washington— Enrique Peña canceló su confirmada presencia en la cumbre regional de la CELAC, en República Dominicana.

OPINIÓN: EU puede caer en recesión por las políticas proteccionistas de Trump

Por Estados Unidos nos enteramos de la confirmación del encuentro entre los presidentes Peña y Trump a finales de mes, el cual fue cancelado este jueves. Y mientras la delegación mexicana se encontraba de viaje, su contraparte estaba terminando de afinar los detalles de la acción ejecutiva firmada por Trump: que sí va la ampliación del muro en la frontera.

Cualquier interlocución sobre ese tema quedó superada sin que México pudiera ni siquiera plantear el tema o sacar algún beneficio —lo mínimo esperable en cualquier negociación—. Más aún: ante el silencio inmediato posterior de la reunión, el vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer, confirmó la construcción del muro y congruente con las promesas de campaña y del flamante presidente Trump, “México pagará por el muro”.

Por lo que respecta a la agenda comercial, la situación tampoco es mejor. Como primeras acciones de gobierno, Trump dio marcha atrás a la integración de Estados Unidos al TPP y anunció la revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. México no solo no pudo establecer bases iniciales de negociación con Canadá para sostener una política común. Por el contrario, Estados Unidos desincentivó un arreglo común entre sus socios al grado tal que Canadá deseó “buena suerte” a México en la renegociación del TLC.

Lee: EU y Canadá, ¿dejarán atrás a México?

Adelantándose a hechos prácticamente consumados, antes de viajar a Washington, los funcionarios mexicanos contemplaron la posibilidad de abandonar el acuerdo comercial.

“Somos una nación soberana”: Videgaray ante la renegociación del TLCAN
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En suma. Ante la nueva realidad derivada del relevo en el gobierno de Estados Unidos, es un hecho que este país ha llevado el control en todo: la convocatoria, la agenda y las reuniones preparatorias. Y sigue avanzando en la toma de decisiones sin tomar en cuenta a México.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

×