OPINIÓN: Diseño organizacional, ¿cómo romper los moldes?

Implementar estrategias innovadoras y disruptivas en los diseños organizacionales de las empresas contribuye a un nivel mayor de satisfacción entre sus trabajadores.
Un líder que logra establecer valores compartidos y co-diseñar con sus colaboradores estará también atendiendo a varias de las incógnitas de nuestros tiempos.
Trabajo innovador  Un líder que logra establecer valores compartidos y co-diseñar con sus colaboradores estará también atendiendo a varias de las incógnitas de nuestros tiempos.  (Foto: iStock)
Priscila Alaniz Uribe

Nota del editor: Priscila Alaniz Uribe es directora del área de Negocios Sustentables de la Universidad del Medio Ambiente. Tiene experiencia en diseño, comunicación, asesoría a emprendedores socioambientales y generación de modelos de negocio sociales. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autora.

(Expansión) — Al formar parte de una empresa que aprende cada día y se cuestiona el status quo nos hemos puesto como objetivo, de manera voluntaria, el indagar sobre la mejor forma en que pudiéramos organizarnos y romper con algunos de los moldes y paradigmas de lo que se supone que es el diseño organizacional de una empresa.

En lo personal es un tema que siempre me ha interesado, sobre todo después de haber leído The Seven-Day Weekend donde Ricardo Semler cuenta la historia de cómo transformó su empresa familiar (SEMCO) de ser una estructura tradicional, piramidal y con miles de normas y procesos, a convertirla en una innovadora y muy disruptiva organización donde los empleados pueden elegir sus horarios laborales así como sus propios sueldos; deciden cuál será su participación en los beneficios de la empresa, conocen el estado económico-financiero, votan las decisiones importantes y evalúan periódicamente a sus jefes, entre otras cosas. Al lograr mayor libertad para sus empleados Semler consiguió incrementar los ingresos de SEMCO entre 1982 y 2003 de 4 millones de dólares a 212 millones.

OPINIÓN: Más dinero no es garantía para tener empleados felices

La pregunta obligada es: ¿Cómo lograr esto o algo similar dentro de la organización donde trabajamos?, ¿cómo podemos impulsar a los emprendedores e intraemprendedores a que diseñen nuevos modelos organizacionales?

Semler nos sirve de inspiración y la idea aquí no es sugerir siquiera el seguir al pie de la letra lo que hizo, no hay recetas pero sí puntos de partida como son los valores que se establecen con todos los actores relevantes: empleados, trabajadores, proveedores y clientes.

Algunos de éstos podrían ser:

  • Responsabilidad compartida
  • Confianza en todos los colaboradores
  • Promover la creatividad y participación de todos
  • Aceptar que se cometerán errores
  • Transparencia

Sin duda, un líder que logra establecer valores compartidos y co-diseñar con sus colaboradores estará también atendiendo a varias de las incógnitas de nuestros tiempos: ¿cuál es la relación de calidad de vida y trabajo?, ¿podemos realmente desarrollarnos más allá del campo profesional y lograr la plenitud dentro de nuestro espacio laboral?, ¿será posible cambiar estructuras, prácticas y procesos organizacionales que fluyan más orgánicamente?

Lee: Odio mi empleo, pero no voy renunciar

Pues así seguían surgiendo más y más preguntas dentro de mi cabeza y seguramente dentro de las de ustedes también y un día mi jefe nos propuso leer un libro que profundiza aún más en este tema, se titula: Reinventar las organizaciones, de Frederic Laloux, donde nos presenta la próxima etapa en el avance de las organizaciones humanas. En la primera parte de la obra, el autor nos recuerda que cada vez que la humanidad ha llegado a un nuevo nivel de conciencia, también ha creado un modelo organizativo radicalmente más productivo.

Nos explica con colores las evolución de los paradigmas y lo relaciona con los momentos históricos y el grado de desarrollo de las organizaciones.

Dentro del texto, Laloux menciona algunos ejemplos de empresas que han sido pioneras en tomar este modelo y rediseñar su organización como: Morning Star, W.L. Gore, Zappos, Buurtzorg, Valve, Patagonia o Holacracy. Con este modelo podemos ver que si es posible transitar a un nuevo paradigma; uno basado en potencial que reconoce que al ser humano puede organizarse y autogestionarse.

La clave para que esto suceda es el director o líder de la organización que deberá estar convencido de que esto es necesario para la organización y establezca los mecanismos necesarios para lograrlo.

Lee: Flexibilidad para retener talento

No puedo dejar de imaginar cómo sería el sistema corporativo si se implementarán estrategias innovadoras y disruptivas en sus diseños organizacionales. Seguramente todos estarían mucho más felices, procurarían a la organización, a la sociedad, al medio ambiente, cuidarían las relaciones con proveedores y clientes, la creatividad sería el motor para idear nuevos productos y servicios y la economía de todos mejoraría notablemente.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Quizá suena utópico pero ojalá se inspiren los emprendedores y los líderes que están en la búsqueda de hacer la diferencia dentro y fuera de su empresa y en 10 años lo que hizo Semler y propone Laloux ya no será visto como radical sino como la norma.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Diez marinos de EU están desaparecidos tras choque de destructor en Singapur
No te pierdas
×