OPINIÓN: La SB4, un nuevo nivel de sentir antiinmigrante y antihispano en Texas

Aunque los partidarios de la propuesta la han presentado como una medida para "la ley y el orden", la realidad es diferente: en vez de que Texas sea más seguro, tendrá el efecto contrario.
Policía local en Texas podrá cuestionar el estatus migratorio de las personas
Raul A. Reyes

Nota del editor: Raul A. Reyes es abogado y miembro de la junta de colaboradores del diario estadounidense USA Today. Síguelo en Twitter como @RaulAReyes. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas de su autor.

(CNN) — El domingo 7 de abril, el gobernador de Texas, Greg Abbott, apuntó sus baterías contra las llamadas "ciudades santuario" en su estado al promulgar una ley aprobada en la legislatura estatal a principios de mayo. El problema es que fue un error colosal.

La nueva ley, conocida como Propuesta del Senado 4 (SB4, por sus siglas en inglés), permite que la policía local interrogue prácticamente a cualquiera respecto a su condición migratoria y castiga a los policías y alguaciles estatales que no cooperen completamente con las labores de las corporaciones federales de inmigración.

Según la SB4, la policía de Texas podrá preguntarle a cualquier persona a la que se encuentren cuál es su condición migratoria; no es necesario arrestarlos. Esto significa que si te detienen por manejar a exceso de velocidad o si te infraccionan por cruzar la calle por donde no está permitido, la policía local puede aprovechar para pedirles a los habitantes de Texas una prueba de su ciudadanía. Permitir que la policía local cuestione a discreción a la gente sobre su condición migratoria es mala idea porque abre la puerta de par en par a la discriminación a los latinos, que comprenden el 39% de la población de Texas y son la minoría más grande del estado de la estrella solitaria.

La SB4 también podría volverse una medida (al igual que la infame ley "papeles, por favor" de Arizona) que represente un nuevo nivel de sentir antiinmigrante y antihispano. Aunque en la ley de Arizona se establecía que la policía local debía preguntar a la gente cuál es su condición migratoria, en la ley de Texas se le “permite” hacerlo. La SB4 da a la policía local permiso para violar las garantías individuales de los residentes legales y de los ciudadanos latinos solo porque un agente piensa que "parecen indocumentados"… sea lo que sea que eso signifique.

Lee: Vuelo de regreso a México. Historias de las deportaciones de EU

Los policías y alguaciles de Texas no deberían fungir como agentes de inmigración de facto, lo que significa que se está desviando tiempo, dinero y fuerza laboral de la responsabilidad principal de proteger a sus comunidades. Los policías de Texas tampoco deberían tener que elegir entre cumplir la SB4 o violar los derechos establecidos en la Cuarta Enmienda, relativos a las pesquisas y las confiscaciones arbitrarias.

Aunque los partidarios de la SB4 la presentaron como una medida para "la ley y el orden", la realidad es diferente. En vez de que Texas sea más segura, tendrá el efecto contrario. La organización de jefes de policía de las principales ciudades de Texas, la Asociación de Jefes de Policía de Texas y los alguaciles de las ciudades más grandes del estado se oponen a la SB4. Reconocen que la nueva ley les dificultará el trabajo porque los inmigrantes indocumentados y las personas que tengan familiares indocumentados dudarán de interactuar con las corporaciones de seguridad por temor a que los arresten o los deporten. Los inmigrantes indocumentados no querrán ser testigos de delitos ni reportar incidentes de violencia doméstica. La policía de Houston ya notó un descenso del 43% en la cantidad de casos de violaciones reportadas por habitantes latinos, acontecimiento que se atribuye al temor a las corporaciones de seguridad del gobierno de Trump. La SB4 hará que esos temores empeoren.

Lee: Inmigración, el gran éxito de Trump en sus primeros 100 días

Quienes pregonan que la SB4 es una medida para la seguridad pública (entre ellos el gobernador Abbott) deberían tomar en cuenta que en abril, los alguaciles de cinco condados de Texas escribieron un editorial para el diario San Antonio Express-News, en el que condenaron la ley y la catalogaron de "grandilocuencia antiinmigrante". Señalaron que las investigaciones demuestran que las ciudades santuario son más seguras que las que no lo son y que entre los inmigrantes, incluidos los indocumentados, hay índices menores de delincuencia que entre los que nacieron allí.

California aprueba un proyecto de ley para ser el primer estado santuario en EU

Es increíble que además de dificultar la labor de los agentes de policía, la SB4 los amenace con penas de prisión, multas y cargos de mala conducta si no cooperan totalmente con las acciones de las corporaciones federales de inmigración. Sin embargo, vigilar la inmigración es tarea del gobierno federal, no de la policía local. Una de las razones por las que se obstruyó la reciente medida de Donald Trump en contra de las ciudades santuario es que un juez federal falló que el gobierno federal no puede ejercer coerción para que los estados hagan algo que le corresponde a él.

Lee: ¿Cuanto le cuesta a EU deportar a un inmigrante ilegal?

Es cierto que es importante que la policía local coopere con las autoridades federales para combatir la delincuencia. Sin embargo, los policías y los alguaciles de Texas ya lo hacen; entre otras cosas, trabajan con los federales para combatir a las pandillas y a los cárteles. Si los agentes de inmigración consiguen una orden judicial o promueven acción penal contra un sospechoso inmigrante indocumentado, la policía de Texas lo arrestará. De hecho, entre 2014 y 2016, Texas cumplió 35,632 de las 58,452 solicitudes de detención que recibió de parte de la oficina de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), más que cualquier otro estado, según las estadísticas del Centro de Intercambio de Información para el Acceso a los Registros de Transacciones de la Universidad de Syracuse.

El gobernador Abbott podría arrepentirse de promulgar la SB4. La ley "papeles, por favor" de Arizona llamó la atención a nivel nacional de forma negativa y desató protestas y boicots al turismo que le costaron varios millones de dólares al estado. La propuesta de Arizona no solo se topó con el rechazo de la mayoría de los magistrados de la Suprema Corte estadounidense, sino que causó que el estado se hiciera de una fama de intolerante y hostil hacia los latinos. En todo caso, Texas seguramente enfrentará costosas demandas contra la SB4.

La propuesta SB4 de Texas es maliciosa, divisiva y potencialmente discriminadora. Representa la propagación del miedo sancionada por el gobierno y no a los valores estadounidenses.

Consulta más información sobre este y otros temas en el canal Opinión

Ahora ve
Estudiante de Puebla crea zapatos con gas pimienta para protección personal
No te pierdas
×