Síguenos en nuestras redes sociales:

dialogos_ciudadesinteligentes.jpg
Publicidad

Nuestras Historias

Por qué las ciudades necesitan a la nube

Solo con el análisis de datos, las áreas urbanas podrán manejar sus recursos en forma eficiente. ¿Qué tendrán que hacer?
Presentado por

Nota del editor: Jesús Javier Velázquez, lider de Watson & Cloud Platform en IBM México.

Según cifras de la ONU, se estima que para el año 2050 el 68% de la población mundial vivirá en áreas urbanas; sin embargo, algunos de los modelos de ciudades vigentes no están totalmente preparados para dar cabida a este volumen de personas ni para administrar los recursos necesarios para su asentamiento. Esta proyección trae consigo la tarea de pensar cómo podemos acelerar el desarrollo y la consolidación de ciudades inteligentes como nuevo modelo de urbanización.

Ve aquí todos los materiales del Especial #DiálogosExpansión

El desarrollo de ciudades inteligentes depende de la capacidad que tenemos para procesar y analizar enormes cantidades de datos en tan sólo fracciones de segundo para detectar, prevenir o rectificar los problemas que deriven del crecimiento de las ciudades en las décadas por venir.

Publicidad

No obstante, antes de pensar en las grandes soluciones por delante, es necesario entender el punto de partida, o los cimientos, de toda ciudad inteligente: la nube.

Una ciudad necesita en muchísimos sentidos de la nube. Datos de IDC recientemente publicados muestran que las ciudades inteligentes están en auge y que la nube está liderando gran parte de este crecimiento.

Lee: ¿Cómo puede México aprovechar la Inteligencia Artificial?

Para hacer mejor las tareas de las ciudades, tecnologías habilitadas por la nube como el internet de las cosas y la inteligencia artificial pueden ser apalancadas para generar un nuevo nivel de interconexión entre los diversos servicios ofrecidos al ciudadano. Esto incluye gestión de tránsito inteligente, vigilancia -que puede incluir reconocimiento facial y localizadores GPS para la policía—, uso inteligente de agua y energía, y cualquier otra cosa que sea automatizada y utilice análisis de datos basado en la nube.

Pero no se limita a esto, a través de la nube se pueden detectar patrones y hacer predicciones para crear aplicaciones, servicios y soluciones. Es gracias a toda la información contenida y procesada en estos servidores que la Inteligencia Artificial es capaz de aprender a resolver problemas y llevar a cabo funciones cognitivas que potencian las capacidades humanas. En este caso, puede encontrar soluciones reales encaminadas a un crecimiento urbano sostenible.

Imaginemos el tránsito que vivimos todos los días al partir de nuestras casas hacia el trabajo. Esta tediosa rutina, que llega a parecer una verdadera condena en ciertas ciudades, puede ser atajada y revolucionada por nuevas tecnologías. Por ejemplo, si las decenas de miles de vehículos que circulan por las ciudades aportasen información en tiempo real a través de sensores integrados, ésta se almacenaría en la nube y podría ser analizada rápidamente por aplicaciones y servicios basados en inteligencia artificial. De esta forma, se detectarían los puntos críticos, el origen del tráfico y, más importante, se calcularía la solución logística más eficiente para mitigar el problema en cuestión de segundos.

Lee: México adoptará la Inteligencia Artificial por completo... en 10 años

La nube está abriendo una serie de caminos a la innovación que antes no era posible explorar. Es solo ahora que la computación en la nube brinda a la inteligencia artificial el escenario perfecto para analizar y procesar datos con un bajo costo, así como una capacidad virtual de almacenamiento infinita a una alta velocidad.

IBM entiende que los beneficios de la nube deben estar disponibles para todos y a través de un trabajo continuo con IBM Cloud se proveen servicios y soluciones a problemas reales. Esta tecnología es capaz de almacenar y proveer data para detectar los lugares de mayor riesgo en una ciudad y así brindar a los ciudadanos rutas alternas. Asimismo, tomando patrones de desastres naturales que hayan afectado a una población en particular, la nube y la inteligencia artificial podrían ayudar a mitigar las consecuencias de una futura catástrofe.

Además, con la flexibilidad y seguridad de la nube, desarrolladores de todo el mundo pueden crear plataformas confiables, aplicaciones e incluso infraestructura, fomentando así la creación de tecnología colaborativa que se sume de manera externa a los esfuerzos de las ciudades.

Lee: ¿Qué es realmente tener una casa con Inteligencia Artificial?

Hoy la nube muestra su potencial, aunque el camino que esta tecnología tiene por delante es inmenso. Sin lugar a dudas, la nube está llamada a servir como eje transversal en el desarrollo de la infraestructura, el comercio y las sociedades del futuro. Mientras tanto, como ciudadanos, debemos acercarnos y apropiarnos de sus beneficios actuales para juntos aportar a la construcción de ciudades cada vez más inteligentes.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad