Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El mexicano que emprendió en telemedicina y hoy quiere frenar el Covid-19

Morgan Guerra es fundador y director de Previta. Ahora, su mayor reto como médico es frenar el brote del coronavirus, junto con otro grupo de especialistas.
jue 16 abril 2020 05:03 AM
Morgan Guerra
Morgan Guerra es fundador y CEO de Previta.

La muerte de tres familiares cercanos marcó la vida profesional de Morgan Guerra. Cursaba el octavo semestre de Medicina, en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, cuando supo que se trataba de cáncer.

“Me tocó acompañarlos durante todo su padecimiento. Viví ese proceso hasta el doceavo semestre. Su muerte me hizo d arme cuenta de que quería enfocarme en la prevención de enfermedades. Hoy no quisiera ver que nadie falleciera antes de tiempo y que sufriera por una enfermedad crónica o grave que se pudo haber evitado”, expresa.

Publicidad

Al terminar la carrera, empezó a trabajar en la detección oportuna de enfermedades a través de la vacunación. Junto a su hermano, quien es administrador de empresas, fundó Previta, una compañía que ofrecía chequeos médicos a las organizaciones.

Al principio, no tuvieron la respuesta que esperaban. "El primer reto fue la incredulidad. Nadie quería invertir en detección y prevención. Tengo una anécdota muy triste. Visitamos a la directora de Recursos Humanos de una empresa. Nos dijo que no veía el valor de incorporar chequeos médicos a la organización. A los dos años, supimos que falleció de cáncer”, menciona.

Después de tocar muchas puertas, su primer cliente fue GlaxoSmithKline, un grupo farmacéutico que desarrolla vacunas. Morgan recuerda que el laboratorio patentó uno de los primeros tratamientos contra el virus del papiloma humano y contra el virus de la Hepatitis B. Morgan se encargaba de hacer campañas de vacunación, programas de detección y pruebas de hemoglobina. Su segundo cliente fue Sports World, cuando la cadena de gimnasios decidió sumar chequeos médicos completos a su lista de beneficios.

Sin embargo, Previta no terminaba de despegar, en parte por la falta de una cultura de prevención en México. “Me di cuenta de que tenía que aprender más cosas. Empecé a estudiar la maestría en Ciencias en Salud Publica, Administración y Epidemiología en el Instituto Nacional de Salud Pública. De ahí no paré: continué con un diplomado en Estrategias de Liderazgo en Tecnologías de la Información y Salud en la Universidad de Harvard; otro en Telesalud; y uno más de Big Data en el Instituto de Tecnología de Massachusetts. Me encantó ese mundo: ver a tanta gente emocionada por lo que la tecnología puede hacer por la salud de la gente”, dice.

Publicidad

¿Y si hacemos expedientes electrónicos?

Después, Morgan logró trabajar con Farmacias del Ahorro. Para la detección oportuna de enfermedades, se habilitaron dos unidades móviles en la Ciudad de México. Estas clínicas itinerantes se colocaban frente a las farmacias de la cadena, con el fin de que la población tuviera acceso a vacunas y consultas médicas gratuitas. Hoy hay 25 de estas clínicas rodantes a nivel nacional.

El siguiente paso fue desarrollar un software para crear expedientes electrónicos de los pacientes y apostar por un modelo de negocio basado en la telemedicina, con ayuda de la ciencia de datos. El doctor cuenta que, de nuevo, fue "picar piedra" con las empresas para abordar el tema de la prevención y, además, de la efectividad de las consultas a distancia.

“El panorama cambió cuando la Organización Mundial de la Salud y el World Economic Forum empezaron a recomendar a las empresas que invirtieran en la salud de sus empleados. Eso prácticamente nos abrió la puerta con las aseguradoras y con los consultorios de farmacias”, revela.

Lee: El golpe del coronavirus afectará a más de 100,000 Pymes en México

Morgan asegura que prometer cosas que no podía cumplir fue lo mejor que le ha pasado. Esto le permitió conocer sus límites y aprender a dar un paso a la vez. En la actualidad, Previta cuenta con 700 empleados: además de los chequeos médicos a domicilio, opera y administra una red de consultorios en farmacias, hoteles y tiendas de autoservicio como Walmart.

Su modelo de negocio contempla el monitoreo a distancia, con equipo médico que da seguimiento a las consultas remotas. Para ello, los pacientes reciben un kit especial con monitores y dispositivos. “Tenemos un call center y el E-healthtracker, un software que desarrollamos para que cada paciente esté en contacto con su médico tratante”, explica el también CEO de Previta.

Morgan está convencido de que, en los próximos años, el sector salud va a emplear cada vez más tecnología para crecer. Pero sobre todo, para llegar a más personas, ya sea gente de bajos recursos o que no cuenta con el tiempo para ir a un laboratorio a hacerse un chequeo.

De ahí se inspiró para crear una membresía mensual que integrara todos los servicios de Previta. Se trata de Mediclub, una aplicación que permite al usuario tener asesoría médica las 24 horas, solicitar una ambulancia, acceder a una red de especialistas y programas de monitoreo para pacientes con enfermedades crónicas, mediante un modelo de medicina remota e internet de las cosas.

“Para llegar a donde quieres llegar, no debes desviarte del camino ni dejar de ser perseverante. El éxito de Previta radica en eso y en trabajar con gente que tiene el mismo objetivo que tú. El primer cómplice fue mi hermano, luego el talento que se fue sumando, y ahora Xavier de Bellefon, antiguo presidente de Axa en México. Sin duda su visión estratégica nos ha ayudado mucho para seguir creciendo”, opina.

Publicidad

Frente al coronavirus

Es la segunda vez que Morgan Guerra enfrenta una epidemia, como director general de Previta. La primera fue en 2009 con la Influenza H1N1. El doctor narra que entonces se intensificaron las campañas de vacunación. Con alegría, recuerda que obtuvo un permiso de importación para poder realizar pruebas de diagnóstico. Al término de la crisis, se percató de que su empresa, que comenzó con dos personas, ya contaba con una infraestructura capaz de hacer una diferencia en la vida de las personas.

Ahora, el coronavirus de nuevo lo pone a prueba. Antes de la contingencia, Previta tenía un registro de 60,000 pacientes atendidos por mes. Hoy estiman atender a 700,000 personas en los próximos seis meses, principalmente por enfermedades respiratorias. El doctor revela que ya está atendiendo a un paciente con COVID-19.

Lee: ¿Qué pasa con los trabajadores cuando las empresas detienen sus actividades? Lee: ¿Qué pasa con los trabajadores cuando las empresas detienen sus actividades?

“El paciente está aislado. Lo estamos monitoreando: revisando el oxígeno, su temperatura. Ya se le hicieron pruebas confirmatorias para deslindar alguna otra enfermedad. Se encuentra estable”, detalla.

Para Morgan Guerra, hay varios escenarios posibles. El peor implica una sobresaturación de los servicios públicos de salud. El más leve es que el brote se controle gracias a las medidas de aislamiento. Por el momento, el epidemiólogo continúa trabajando en conjunto con médicos de otros países. Intercambian información, documentan casos, arman guías de atención y realizan pruebas de laboratorio.

“El reto que tienen las personas es quedarse en su casa. Pero para los doctores, el desafío principal es atender pacientes y estudiar al mismo tiempo, para saber cómo detener el brote. Es algo nuevo. Hasta hace unos días, se hablaba de un grupo de medicamentos que se podían utilizar para hacer frente a la enfermedad. Ahora son otros. Lo único certero es que queremos construir un avión cuando ya estamos volando”, concluye.

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad