Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

6 competencias que son indispensables en los líderes tras el COVID-19

El liderazgo empresarial debe ser más empático, veraz, hiperconectado y capaz de crear equipos eficientes, dicen especialistas.
vie 12 junio 2020 05:00 AM

El Fideicomiso de Inversión en Bienes Raíces (Fibra) Uno negoció con sus inquilinos el pago de arrendamiento, aseguró la liquidez del negocio y mantuvo a su plantilla laboral intacta como parte de sus medidas para enfrentar la crisis por el COVID-19. Los directivos tienen como mantra que la situación sanitaria y económica genera gran impacto en el negocio, pero en algún momento terminará y se dará paso a la recuperación. Gonzalo Robina, director general adjunto de la firma, recuerda que esa es la lección también la aprendió luego de décadas de trabajo en el sector inmobiliario.

Publicidad

"Todas las crisis sabemos que no son iguales y no son eternas, van a terminar tarde o temprano (...) Nosotros tenemos más de 40 años de experiencia en el sector inmobiliario y nos ha tocado vivir una serie de crisis. Una de las primeras que recuerdo es la de 'defenderé al peso como un perro'", comenta, en alusión a la crisis de hace 40 años. Esta experiencia, asegura, ha permitido fortalecer el liderazgo y la toma de decisiones, mejorar sus habilidades, lo que ha repercutido en el buen desempeño de la empresa.

Las situaciones de incertidumbre significan una oportunidad para redefinir el liderazgo con sus colaboradores al interior de las empresas, mismo que se verá reflejado al exterior con la comunidad, clientes y proveedores. Esto requiere de líderes empáticos, veraces, con alto conocimiento de su mercado, capaces de crear equipos eficientes, que involucren a otros en la toma de decisiones e hiperconectados, señala Alfonso Aguilera, director general del Icami, Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo.

"Se han modificado las habilidades que deben tener y llegaron para quedarse. Los líderes deben tener acceso a los mercados globales, agilidad, flexibilidad y adaptación, ver al mercado mucho más rápido y tener los elementos rápidos para transformar a la empresa. Todo eso se va a lograr también con colaboradores alineados y sumando al talento a cada prioridad", afirma.

Estas son las habilidades y competencias indispensables que debe tener un líder para afrontar las posibilidades que abren una crisis como la del COVID-19.

Publicidad

Mayor responsabilidad: El compromiso, valores y misiones de la empresa deben estar más presentes que nunca, no solo con el fin de generar efectivo. "El único objetivo era maximizar el beneficio y eso ha cambiado, ya se consideran otros objetivos más éticos. Estas empresas terminan siendo más exitosas sin que la maximización de los ingresos sea la principal prioridad. Los valores de cada una son los mismos que establecieron, pero ahora se les ha dado protagonismo", asegura Jorge Melero, cofundador de la plataforma de formación Empresa y Propósito.

Adiós al micromanagement: Vigilar de cerca y mantener control de cada actividad que hacen los colaboradores ya no es recomendable, sobre todo cuando el home office será parte de los modelos laborales. "Muchos líderes se han dado cuenta de que los equipos pueden trabajar a distancia con compromiso y cumplimiento. Si realmente quiere tener equipos eficaces ya no deben decirle a cada trabajador todo lo que debe hacer y en qué momento, eso hace que la gente se robotice y no sea proactiva", dice.

Se acaba el egocentrismo: Dar una instrucción en enero y esperar que los colaboradores lo recuerden hasta el final del año ya no debe darse por hecho. "Esto se refleja cuando el líder dice algo y espera que su equipo lo recuerde por siempre, juran que lo que ellos dicen está grabado en piedra, como si fuera lo más importante en la vida. Deben aprender a comunicar y reforzar los mensajes", comparte Juan Manuel Juárez Letechipía, socio consultor de la consultora LID.

Generar confianza: El líder debe crear lazos de confianza cada uno de sus colaboradores y transmitirlos. "No hacerlo es una debilidad porque se construye una cultura donde nadie le cree a nadie. Incluso no se deben usar los regaños como mecanismo de corrección, a fin de que el colaborador no esconda equivocaciones y se genere un ambiente de confianza", afirma el especialista.

Publicidad

Crear compromiso: Los trabajadores deben estar enganchados con las actividades de la empresa, pues son ellos los primeros consumidores de los productos o servicios de la compañía. "Un colaborador se compromete con sus jefes, no con el logotipo, ni con el nombre, más bien con quien labora todos los días. Los líderes son los que hacen que un colaborador le tenga cariño y respeto a su trabajo a través de reglas muy claras y cero impunidad y reconocimiento a cada logro que tenga", afirma Juárez Letechipía.

Alinear a los equipos: Los objetivos de la empresa deben ser paralelos al trabajo de los colaboradores, por ello es fundamental la comunicación clara. "Que el equipo entienda cuáles son los objetivos empresariales y que sean los mismos que el de los equipos, sobre todo cuando se trabaja a distancia", dice Melero.

El millonario japonés Yusaki Maezawa será el primer turista lunar de SpaceX

No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad