Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El año de aprendizajes de Erik Meade

Como CEO de DHL Global Forwarding en México, la división de reenvíos globales en la empresa logística, Erik Meade cuida cada detalle en el manejo y transportación de vacunas como la del coronavirus.
jue 11 febrero 2021 05:00 AM
Erik Meade
Meade es economista y cuenta con más de 18 años de experiencia nacional e internacional en la industria de la cadena de suministro y logística.

Erik Meade ha enfrentado un desafío tras otro en el último año. Su trayectoria de 18 años en logística internacional le hicieron ser el candidato perfecto para dirigir la división de reenvíos globales en DHL. Sin embargo, él venía de una empresa competidora.

Meade reconoce que ése fue el primer reto al que se enfrentó en la compañía. Al ser una sucesión de liderazgo externa sintió incertidumbre. No sabía cómo sería recibido por un equipo que no conocía y con el que debía trabajar de la mano para cumplir con los objetivos del negocio de DHL.

“Lo más importante en ese momento fue comprender la cultura empresarial del grupo. Entender la marca, su gente, los valores y principios para tratar de vivirlos. Eso me ayudó a integrarme con el equipo, conformado por personas que en promedio tienen siete u ocho años en posiciones directivas, pero más tiempo trabajando dentro de la compañía”, menciona.

Publicidad

Para Meade, la clave de la adaptación está en la flexibilidad y en la curiosidad. Lo aprendió después de egresar como economista en la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México. Tenía 20 años y su sueño era trabajar en gobierno y enfocarse en el mundo macroeconómico.

Su primer trabajo fue en la Secretaría de Desarrollo Social y luego en el área de Comunicación Social de la Presidencia de la República, durante el primer año de gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León. Pero le hacía falta algo y se fue a España.

Estuvo tres años en Madrid, donde estudió una maestría en Mercados Financieros y un doctorado en Economía Aplicada en la Universidad Autónoma de Madrid. También empezó a trabajar en el área financiera de la televisora Antena 3.

Meade compara su experiencia en España con su llegada a DHL. El primer aprendizaje cuando llegas a un país que no es el tuyo, dice, es que debes adaptarte a un entorno que no conoces. Ser una persona curiosa y abierta para aprender cosas nuevas. En una empresa es similar, la flexibilidad y apertura permiten entender a la gente más rápido, ver qué está sucediendo en el mercado y en la compañía, saber a dónde iban y hacía dónde quieren ir.

Cuando Erik Meade regresó a México, entró a trabajar en Panalpina, un proveedor suizo de servicios de transporte y logística, y posteriormente estudió un MBA en el Instituto Panamericano de Alta Dirección de Empresa (Ipade). El directivo considera que ahí aprendió a valorar el intercambio comercial y de culturas.

Su personalidad versátil y con una visión internacional se debe a que, gracias a esta compañía, vivió tres años en Estados Unidos, tres años en Brasil y cuatro años en Colombia. Los últimos cinco años que Meade trabajó en Panalpina ocupó el cargo de CEO en México. Hasta que llegó la hora de su salida.

“Los tiempos cuadraron. Yo estaba saliendo de la empresa en la que estaba por un tema de adquisiciones y la persona en el cargo que tengo desde hace un año y cuatro meses tomó otra posición dentro de DHL”, menciona.

Para Erik Meade no fue sencillo ganar la confianza de su equipo porque a los cuatro meses de ser el CEO de la división de reenvíos globales -que maneja transportación aérea, marítima y carretera- tuvo que enfrentarse a otro reto importante: la pandemia del coronavirus.

Estaba acostumbrado a dejar abierta la puerta de su oficina. Hacía que la gente pudiera entrar y acercarse de forma natural. Eso desapareció con el trabajo en casa y hasta la fecha ha tratado de reforzar la comunicación y de estar más presente que nunca, con ayuda de la tecnología.

Meade se define como un líder incluyente. Le gusta la diversidad en los equipos para que haya mayores ideas y diferentes experiencias. Es directo y claro en lo que busca y provoca la independencia y empoderamiento de las personas, sin perder el toque de la colaboración.

“No soy alguien que dicte o controle. Me gusta abrir los espacios y dialogar con la gente para rebotar ideas. Darles soporte y su espacio para que crezcan en sus posiciones”, dice.

El directivo además tiene la misión de continuar con los crecimientos sostenidos de la organización. Es responsable de la logística internacional. Verifica la transportación de cargas aéreas, marítimas y terrestres. Vigila los servicios de aduanas, servicios domésticos de transporte y en su división hay un área especializada para proyectos de minería y petróleo. Como CEO, ejecuta la estrategia global de la empresa, no sin antes tropicalizarla al mercado correspondiente.

Desde que llegó a DHL, su división mejoró dos puntos porcentuales en utilidad. La productividad aumentó dos dígitos y registró 5% de vencimiento de cartera. “Cerramos con un excedente de un par de millones de euros en el flujo de caja”, revela. En el índice de satisfacción con los clientes, la división mejoró más de 10 puntos en el transporte marítimo y más de 15 puntos en el servicio aéreo.

Hoy, esta división ofrece más de 45,000 rutas con unos 2,800 viajes marítimos directos por semana, desde y hacia los principales puertos y ciudades del mundo. De acuerdo con la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA), DHL Global ocupa el tercer lugar entre los líderes fuertes del mercado de transporte, debido a su volumen de transacciones y facturación. En el primer lugar está Kuehne + Nagel y en la segunda posición está DSV-Panalpina.

Publicidad

Por las vacunas

Con ayuda de la consultora McKinsey, DHL analizó como asegurar cadenas de suministro estables para vacunas y material sanitario durante la crisis del COVID-19 y en emergencias sanitarias futuras.

De este análisis, Meade y su equipo han estado aprendiendo sobre los requisitos de temperatura que establece cada laboratorio para el cuidado de su vacuna. Hay algunas que requieren contenedores especializados o hielo. Algunas se manejan a -20 grados y otras a 8 grados. El directivo supervisa a detalle que no se desvíen los procesos en el manejo de la carga.

Su labor también es mapear los requisitos logísticos e identificar los posibles cuellos de botella en los puntos clave de la cadena de suministro, ya sea en el transporte intermedio, en el envío intercontinental, el almacenamiento, la distribución local o en el almacenamiento final de corto plazo en el lugar de destino.

La división que dirige ya ha traído a México equipos y suministros médicos durante la pandemia. Ahora se concentra en la distribución de vacunas contra el coronavirus, ya ha llevado la vacuna de Europa a Israel y Singapur, en un total de 46 vuelos.

También ha transportado vacunas a Brasil y Argentina. Meade está consciente que enfrenta un reto muy grande. Ya antes ha trasladado materiales sensibles en DHL, pero nunca antes a los niveles actuales, y que estima seguirán aumentando en 2021.

El reto está en el volumen y en asegurar que todos estén 100% enterados de cómo transportar esta carga sensible. “Sin duda, este último año ha sido el que más aprendizajes y desafíos me ha dejado. Pero también ha sido bastante interesante. Estamos listos para llevar las vacunas del coronavirus a todo el mundo”, concluye.

Publicidad
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad