Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Maestría, diplomado o certificación? El rector de La Salle responde

José Flores Gamio cree que uno de los retos que enfrentan las universidades es formar estudiantes que desempeñarán funciones que aún no existen y que resolverán situaciones que aún no son problemas.
mié 06 abril 2022 06:03 PM
José Francisco Flores Gamio
José Francisco Flores Gamio asumió la rectoría de la Universidad La Salle México para un primer trienio a partir de agosto de 2021.

José Francisco Flores Gamio tiene muy claro su objetivo para los próximos tres años. El rector de la Universidad La Salle, quien asumió el cargo en agosto pasado, quiere lograr crecimientos sostenidos de 5% en cuanto al número de la matrícula.

Actualmente, esta casa de estudios tiene una comunidad de 12,500 estudiantes en los programas curriculares, que son aquellos que al concluirse ameritan un grado académico o título universitario, y de 3,500 alumnos en los no curriculares, es decir, los cursos cortos o de educación continúa que al final otorgan un diploma o certificación.

Gran parte de la apuesta del rector está en las certificaciones, ya que reconoce que éstas están cobrando mayor relevancia en el mercado laboral y en el ámbito estudiantil, en un afán por formar a jóvenes mejor preparados para el mundo del trabajo.

Publicidad

Y no está equivocado. El 55% de los empleadores a nivel global cree que las micro credenciales serán relevantes en las contrataciones en los próximos cinco a 10 años, según el Times Higher Education (THE) Through students’ eyes.

En consecuencia, las universidades deben estar preparadas para formar estudiantes que desempeñarán funciones que aún no existen, que utilicen tecnología que aún no ha sido inventada y que resuelvan situaciones que aún no han sido identificadas como problemas.

“Estamos convencidos de que estas certificaciones son importantes y ayudan sobre todo a los avances científicos porque los cambios se dan de la noche a la mañana. Yo sigo maravillado por todo lo que se logró con las vacunas en un tiempo récord. Por supuesto que sí necesitamos más certificaciones”, menciona.

Expansión (E): ¿Cuáles son los cambios que están implementando en La Salle?
José Francisco Flores Gamio (JFFG): Estamos trabajando en este tema de las certificaciones, es un camino de futuro. Efectivamente no se pierde la validez de los títulos; sin embargo, el tiempo para lograr un título es mayor que el de obtener una certificación, entonces estamos en el proceso implementar algunas certificaciones que ayuden a que el estudiante pueda desarrollar aptitudes y destrezas para integrarse al mercado laboral.

Yo me quiero imaginar a nuestros estudiantes de química a que logren certificaciones que los ayude a seguir en la investigación de las vacunas. Todo esto contribuye al desarrollo tecnológico, a la globalización, a la movilidad internacional, y a no tener que estar amarrados a un proceso de cuatro o cinco años para lograr un título, que eventualmente también se va a lograr.

E: Además de las certificaciones, ¿qué otros retos tiene la educación superior, tras la pandemia?
JFFG: Los cambios los hemos experimentado en todos los ámbitos de la sociedad y por supuesto que la educación superior no es la excepción. Una de las tareas que la pandemia nos ha puesto es hacer un tamizado de lo que es esencial y lo que puede ser adicional o secundario. Y en temas concretamente de enseñanza de educación superior nos pone en una perspectiva de hacer una revisión profunda de los contenidos y de la metodología, de tal manera que lo aprendido con estas maravillas tecnológicas siga siendo útil.

E: ¿Las universidades realmente están preparando a los estudiantes para enfrentarse al nuevo mercado laboral?
JFFG: Creo que estamos en el proceso. Llevamos ya dos años de pandemia y a todos nos sorprendió esta situación, sobre todo la necesidad del distanciamiento social para poder salvaguardar la salud y la vida, pero la pandemia también fue un acelerador de los procesos y de la adopción tecnológica.

No todo está perfectamente desarrollado, tuvimos que ir improvisando muchas cosas en muchos ámbitos. Sí considero que debemos abrirnos a un mundo cambiante, fijar las condiciones que nos permitan identificar los cambios y dar respuesta a ellos, ya sea en el sector productivo, de servicios, de salud, etcétera. Las instituciones de educación superior estamos haciendo nuestro progreso paulatinamente para poder enfrentar todos estos retos actuales.

 

E: ¿Van a operar bajo un modelo de educación híbrida?
JFFG: Tuvimos exitosamente la implementación de un modelo mixto, ya sea en la total virtualidad, una parte presencial y otra virtual o totalmente presencial. Este modelo nos ha ayudado a poder mantener nuestra oferta educativa y a que los estudiantes puedan aprovechar al máximo, pues en ciertas carreras sí hay una necesidad presencial, debido a la adquisición de destrezas y habilidades por medio de talleres y laboratorios. Además, hemos visto que en bachillerato y licenciatura prefieren más los esquemas semipresenciales y en posgrado el modelo a distancia es más atractivo y efectivo porque son personas maduras, profesionistas que están buscando robustecer su formación.

E: ¿En qué consiste la apuesta tecnológica que está haciendo la universidad?
JFFG: Tenemos una línea transversal que es la investigación y ésta nos pone en contacto con lo que está surgiendo en el mundo. Así todo lo que es el metaverso, la robótica, inteligencia artificial lo podemos ir integrando a la comunidad universitaria, en cada una de las áreas del conocimiento.

E: ¿Cómo están garantizando que haya mayor acceso a la educación?
JFFG: La Salle se ha distinguido por tener una visión social, por ello tenemos distintos programas de descuentos y de facilidades que nos ayudan a que el compromiso que hemos adquirido con los estudiantes actuales no se tenga que perder por una falta de pago. Durante la pandemia no elevamos los costos, tuvimos mucho acercamiento con la comunidad estudiantil, asumimos el costo de la inflación, se multiplicaron los programas de becas y éstas no las paga otro ente, sino que son becas a fondo perdido.

Además, los nuevos estudiantes pueden acceder a una serie de programas que varían según el promedio, el desempeño deportivo, artístico, de compromiso social. Esto nos facilita que los estudiantes vean que tienen facilidades dentro del campus para que el asunto económico no sea un problema.

De todas formas, creo hay que una tarea dentro de todas las instituciones de educación superior, hay una brecha social importante que se dejó ver durante la pandemia, quienes tenían medios tecnológicos pudieron seguir sus estudios, pero mucha gente no los tenía. Fue muy bueno lo que hizo el gobierno de dar los contenidos por televisión, pero tampoco fue suficiente. Entonces es un reto para las universidades crear caminos nuevos para que esta brecha social se vaya haciendo cada vez menor.

E. ¿Cómo desde La Salle están garantizando que los estudiantes egresen preparados para un mercado laboral cambiante?

JFFG: Necesitamos observar cuáles son los nuevos requerimientos de la sociedad y revisar la pertinencia de nuestros programas, afortunadamente nosotros tenemos una política de mejora continua que nos lleva a buscar las certificaciones nacionales e internacionales por entes competentes y reconocidos, así no somos autorreferenciales, sino que externos certifican todos nuestros programas educativos y además garantizamos la actualización continua.

También tenemos a la investigación e innovación como parte transversal en todas las disciplinas. Hoy ninguna disciplina es autónoma, todas son integrales. Eso nos ayuda a que los egresados tengan esa costumbre de aliarse con otras áreas del conocimiento para poder hacer frente a los retos del presente y del futuro.

 
No te pierdas de nada
Te enviamos un correo a la semana con el resumen de lo más importante.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde.

Publicidad