Publicidad
Publicidad

México puede ganar con la reforma fiscal de Trump

Las exportaciones mexicanas se verán beneficiadas por una mayor demanda de bienes en Estados Unidos, impulsada por un menor pago de impuestos.

La reforma fiscal en Estados Unidos, impulsada por el presidente Donald Trump, tiene un potencial de incrementar el consumo de bienes y muchos de ellos importados de México, pronostican especialistas.

Con una reducción en el impuesto corporativo, de 35 a 21%, las empresas en ese país han comenzado a dar bonos a sus trabajadores. “Prevemos que una parte de estos bonos se destine al pago de deuda, pero otra a la compra de productos duraderos, como electrodomésticos y vehículos”, dijo Alejandro Cervantes, subdirector de Análisis Económico de Banorte Ixe.

Por una mayor demanda de estos productos, las exportaciones manufactureras de México a Estados Unidos pueden verse beneficiadas, amortiguando efectos por un menor consumo de los mexicanos que se espera para el primer trimestre de 2018, consideró Cervantes.

Lee: Y el ganador en el pleito del TLCAN es... ¡China!

Esta semana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) subió la expectativa de crecimiento económico para México en 2018 , pasó de 1.9% a 2.3%, el motivo de este incremento fue la expectativa de un mayor consumo privado e inversión en Estados Unidos estimulados por la reforma fiscal.

En 2017, la economía de Estados Unidos creció 2.3% , impulsada por un mayor consumo privado, una mayor inversión empresarial y aumentos en sus exportaciones. La expectativa del FMI para la economía estadounidense para este año es de 2.7%.

Publicidad

El consumidor en Estados Unidos, también se verá beneficiado por una disminución en el pago de impuestos de personas físicas. La firma fiscal KPMG refiere que la reforma otorgó una disminución en la tasa máxima de impuestos a personas físicas de 39.6% a 37%, esta durará hasta 2025.

En tanto, la incertidumbre por las negociaciones del TLCAN, las amenazas de Estados Unidos de aplicar más aranceles a sus importaciones, y sus efectos en el tipo de cambio, pueden ser aprovechados por importadores en Estados Unidos durante el primer trimestre.

“Si bien el peso se ha apreciado en enero, el dólar está en menores niveles a lo que se vio en septiembre-octubre, esto puede ser aprovechado para nuevos pedidos por parte de importadores para incrementar los inventarios de manufacturas mexicanas, previendo que Estados Unidos continúe con la imposición de aranceles a sus importaciones”, comentó el analista de Banorte.

El último día de octubre del año pasado el dólar se apreció en 19.14 pesos, mientras que hoy se vendió al mayoreo en 18.50 pesos .

El pasado miércoles, el gobierno de Estados Unidos anunció la aplicación de aranceles de 30% para las lavadoras y celdas solares que se importan de cualquier país, incluyendo a México, pese a una excepción que existe para sus socios en el TLCAN.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad