Publicidad
Publicidad

EU obtiene más de su política con Medio Oriente de lo que piensa Trump

El presidente estadounidense criticó años de intervención en la región que, a su juicio, no han dado nada a EU más que 'muerte y destrucción', pero no está de todo en lo correcto.
guerra
Presencia militar La presencia de EU también puede sentirse al oeste de la zona siria conocida como Rojava. (Foto: guvendemir/Getty Images)

Después de dos guerras en Irak, la Primavera Árabe, la conflagración de Siria, la casi derrota de ISIS y el resurgimiento regional de Rusia, esta es la política de Estados Unidos en Medio Oriente expresada en abril de 2018:

“Habremos, según cifras de hace tres meses, gastado 7 billones de dólares en Medio Oriente en los últimos 17 años. No obtenemos nada —nada— de ello. Nada.

“Y como recordarán, en la vida civil, durante años dije: 'conservemos el petróleo', siempre decía 'conservemos el petróleo'. No conservamos el petróleo. ¿Quién se quedó el petróleo? Fue ISIS el que se quedó el petróleo, mucho... eso es lo que financió sus campañas ... Quiero regresar y quiero reconstruir nuestra nación”.

Lee: El precio que pagan las empresas de EU por entrar a China

Publicidad

Esta es, por supuesto, la vieja política exterior de la campaña Trump 2016, pero ahora está sucediendo en el mundo real.

Estos son comentarios no realizados por un candidato en una gira de campaña, sino por el presidente de Estados Unidos. Al lado de los líderes de los estados bálticos, días después de que un soldado de las fuerzas especiales de Estados Unidos fuera asesinado en Siria por una mina plantada por ISIS.

Los sentimientos de agotamiento y fatiga financiera de Donald Trump son difíciles de criticar, tal vez su franqueza sobre “tomar el petróleo” sea más fácil. Pero esto no fue todo lo que dijo Trump este martes.

“En lo que respecta a Siria, nuestra principal misión en términos de eso fue deshacernos de ISIS. Casi hemos completado esa tarea, y tomaremos una decisión muy rápidamente —en coordinación con otros en el área— respecto a lo que haremos”, dijo Trump.

Publicidad

“Arabia Saudita está muy interesada en nuestra decisión. Y yo dije: 'Bueno, si quieres que nos quedemos, tal vez tengas que pagar'”, continuó.

Recomendamos: Sin la inmigración, la economía de EU estaría en problemas

“Pero mucha gente... hacemos muchas cosas en este país... las hacemos por muchas razones. Pero es muy costoso para nuestro país, y ayuda a otros países muchísimo más de lo que nos ayuda a nosotros”.

“Piénsalo: 7 billones de dólares en un periodo de 17 años y no tenemos nada, nada, excepto muerte y destrucción. Es algo horrible. Por lo tanto, es hora. Es hora”, concluyó Trump.

Publicidad

Como sea que analices estas palabras, no halagan el sacrificio de Estados Unidos en la región durante casi 16 años. (Los 17 años que menciona deben incluir la invasión de Afganistán en 2001, que no está en Medio Oriente.)

Según Trump, Estados Unidos no solo ha perdido miles de soldados —y liderado una guerra que causó la muerte de decenas de miles más— por “nada” excepto “muerte y destrucción”. También está dispuesto a ofrecer sus servicios como ejecutor regional, poniendo en riesgo la vida de más estadounidenses si los sauditas pagan. Para muchos observadores, estas palabras habrían sido impactantes.

Entonces, ¿qué están haciendo las tropas estadounidenses en Siria? En febrero nos dieron un recorrido por sus bases secretas. Existen pequeños grupos de ISIS que todavía están tratando de cazar en la frontera iraquí y en las amplias extensiones del desierto.

Lee: EU y China, la cronología de una guerra comercial anunciada

Publicidad

La presencia de Estados Unidos también puede sentirse al oeste de la zona siria conocida como Rojava, donde las fuerzas estadounidenses patrullan la línea divisoria entre estos combatientes sirios kurdos y árabes respaldados por Estados Unidos, y los rebeldes sirios respaldados por Turquía que quieren arrebatarles el territorio. En efecto, ellos son pacificadores.

Al sur de Rojava, las tropas estadounidenses tienen un papel similar al mantener a raya al régimen sirio y sus partidarios rusos. Cuando algunas milicias leales al régimen, ayudadas por contratistas rusos, intentaron apoderarse de un campo petrolero en febrero, se encontraron con una intensa presencia militar estadounidense que mató a docenas.

El argumento a corto plazo para mantener a las tropas estadounidenses en Siria es apoyar a estos kurdos, como una señal tácita de gratitud por su sacrificio en casi derrotar a ISIS y como un baluarte contra el resurgimiento del grupo.

Pero aquí hay un panorama más amplio y estratégico que sirve a algo más que a los intereses de Arabia Saudita.

Publicidad

Irán está utilizando su fuerte presencia en Iraq, Siria y Líbano para asegurar su creciente dominio en la región. Las fuerzas estadounidenses en Siria, aunque tienen una capacidad limitada, al menos pueden vigilar —y actuar como un freno momentáneo— para esa influencia iraní.

Recomendamos: EU escala confrontación comercial con China con aranceles

Esto le conviene a los sauditas, que son el némesis regional de Irán. Pero también le conviene a Israel, otro aliado de Estados Unidos, que se está alineando cada vez más con Arabia Saudita en sus objetivos regionales. También le conviene a Jordania, y a los estados del Golfo, más aliados de Estados Unidos que preferirían ver a Irán bajo control.

Aunque Turquía —otro longevo aliado de Estados Unidos actualmente en desacuerdo con Washington— públicamente desprecia el apoyo de Estados Unidos a los kurdos sirios (cuyos correligionarios turcos llama terroristas), debe haber un reconocimiento en Ankara de que, en todo caso, la presencia estadounidense en Siria al menos puede mantener a los kurdos bajo control.

Publicidad

En resumen, la presencia de Estados Unidos en Siria, que solía ser parte de un viejo juego llamado “intereses estratégicos o regionales de Estados Unidos”, sirve a muchos intereses.

El teatro público de corta duración de “¿se quedan o se van?” llegó a su fin este miércoles, cuando se supo que Trump le había dicho a su equipo de seguridad nacional el día anterior que estaba dispuesto a mantener las tropas en Siria un poco más, dijo un alto oficial del gobierno a CNN.

El funcionario dijo que Trump hizo saber que él quería una estrategia de salida pronto. También repitió su petición de que los aliados regionales de Estados Unidos comiencen a pagar por la reconstrucción en áreas de las que ha salido ISIS.

Lee: China responde a EU con aranceles a 128 productos

Publicidad

En el transcurso de 24 horas, y después de la muerte de un soldado estadounidense a manos de ISIS, las florituras retóricas de Trump estaban en todas partes y en ninguna a la vez: todas las guerras habían sido inútiles; 7 billones de dólares que no le compraron nada a Estados Unidos en Medio Oriente; los sauditas tendrían que pagar a partir de ahora.

Pero ahora estamos de vuelta donde estábamos antes, el destino de los estadounidenses en servicio reducido por el presidente a un momento de debate y distracción públicos.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad