Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Lehman Brothers, a 10 años de la crisis financiera

El legendario banco de inversión se declaró en bancarrota un 15 de septiembre de 2008, lo que significó el desplome de un modelo de negocios dominante hasta ese momento en el mundo.
Lehman Brothers
Ayuda. Bank of America se negó a rescatar a la firma de Wall Street de 158 años sin el apoyo del gobierno.

CNNMoney - Bank of America se negó a rescatar a la firma de Wall Street de 158 años sin el apoyo del Tío Sam. El gobierno británico no le permitiría a Barclays comprar Lehman Brothers y su balance tóxico. Y Washington decidió en contra de otro rescate políticamente impopular.

Entonces permitieron que Lehman Brothers fracasara. A la 1:45 am del lunes 15 de septiembre de 2008, Lehman Brothers solicitó la protección por bancarrota por Capítulo 11.

Lo que siguió fue la bancarrota más grande y compleja en la historia de Estados Unidos. Pero eso no hace justicia al daño que causó la desaparición de Lehman al sistema financiero. La implosión de Lehman Brothers, y el caos que desencadenó, fue el momento más aterrador para los negocios y la economía de Estados Unidos desde la Gran Depresión.

Lee: ¿Se puede evitar la próxima crisis financiera?

"Fue el momento en que la crisis financiera estalló sobre nosotros, cuando el pánico se apoderó de los mercados", dijo a CNNMoney, Phil Angelides, quien dirigió la investigación oficial bipartidista sobre el colapso de 2008.

El fracaso de Lehman sacudió a Wall Street hasta su núcleo. El Dow cayó 504 puntos, el equivalente a 1,300 puntos actuales. Cerca de 700,000 millones de dólares desaparecieron de los planes de jubilación y otros fondos de inversión. El pánico que siguió sumió a la economía estadounidense en una severa recesión, ahora conocida como la Gran Recesión.

Publicidad

Hoy, Lehman Brothers y su CEO Dick Fuld son los ejemplos de la toma imprudente de riesgos que arruinó la economía.

Conversaciones frenéticas

Los últimos días de Lehman estuvieron marcados por frenéticas negociaciones de último minuto sobre su destino.

Hasta el final, todos pensaron que alguien rescataría a Lehman Brothers: seguramente la firma no podría fallar. Bear Stearns, un banco de inversión más pequeño había sido rescatado tan solo seis meses antes por Washington y JPMorgan Chase.

El miércoles 10 de septiembre, el Banco de Desarrollo Surcoreano se retiró de la carrera para ser el salvador de Lehman Brothers. La noticia, combinada con el anuncio de Lehman de una pérdida trimestral récord de 3,900 millones de dólares, hizo que las acciones del banco cayeran un 45%.

Lee: La situación actual es "tan peligrosa" como en 2008: exjefe del BCE

Con Corea del Sur fuera, el secretario del Tesoro, Hank Paulson, llamó al director ejecutivo de Bank of America, Ken Lewis, para pedirle que encontrara una forma creativa de comprar Lehman Brothers. Ponte tu "sombrero de la imaginación", instó Paulson a Lewis.

Pero para el viernes 12 de septiembre, el Bank of America dijo que se retiraba a menos que el gobierno estuviera dispuesto a ayudar. Lehman simplemente estaba atrapado con demasiados activos hipotecarios "sin liquidez" y no podía venderlos lo suficientemente rápido como para cumplir con otras obligaciones. Bank of America decidió comprar el siguiente banco de inversión destinado a fracasar: Merrill Lynch.

"Simplemente no sabías lo que iba a suceder cuando llegaras al trabajo el lunes", dijo Brady Kim, que trabajó como analista en la mesa de operaciones de Lehman. "¿Estarías trabajando para Barclays? ¿Algún conglomerado coreano?

La única opción que pocos vieron venir fue la bancarrota. "No van a dejar que el banco se arruine", dijo Kim.

'Ni un centavo'

Ese viernes por la noche, Paulson ordenó que los jefes de las grandes firmas de Wall Street se reunieran en la sede de la Reserva de Nueva York. Les dijeron que crearan una solución del sector privado para salvar a Lehman.

Los funcionarios estadounidenses tenían poco apetito para otro rescate. Acababan de tomar el control de los tambaleantes gigantes hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac el fin de semana anterior. Funcionarios de la Fed (Reserva Federal) dijeron que Paulson dejó en claro que esta vez no habrá ayuda gubernamental, "ni un centavo".

Lee: OPINIÓN. A 10 años de Lehman Brothers: lecciones aprendidas y retos por delante

El sábado trajo un aparente avance para Lehman: Barclays acordó comprar Lehman, siempre que Wall Street tomara algunos activos de sus manos. Pero el acuerdo de Barclays se esfumó el domingo cuando los reguladores del Reino Unido se negaron a bendecir el arriesgado acuerdo.

"Imagínense si dijera que sí a un banco británico que compra un gran banco estadounidense que (...) colapsa la semana siguiente", dijo posteriormente Alistair Darling, el ministro de Hacienda del Reino Unido, a la Comisión de Investigación de Crisis Financieras.

'Fue un caos absoluto allá arriba'

Sin compradores, los reguladores presionaron a Lehman Brothers para que se declarara en bancarrota el domingo por la noche, antes de que las operaciones se abrieran por la mañana.

Los abogados y ejecutivos de Lehman abandonaron la Reserva Federal de Nueva York para informar a la junta que no se realizaría ningún rescate.

"Volvimos a la sede, y fue un caos absoluto allá arriba", dijo más tarde a los investigadores Harvey Miller, consejero de bancarrota de Lehman Brothers.

La Reserva rechazó un pedido de última hora de Lehman de asistencia adicional del banco central, lo que llevó a la bancarrota a primera hora de la mañana.

El colapso sorprendió a los empleados.

"Nunca pensé que la empresa cerraría. Fue terrible", dijo James Chico, que trabajó como analista en el back office de Lehman durante más de dos décadas.

Tom Rogers estaba de luna de miel en Santa Lucía cuando el banco, su empleador durante siete años, se vino abajo.

Lee: Llaga abierta en EU: ningún responsable de la crisis de 2008 fue juzgado

"Regresé, y fue solo un caos masivo", dijo Rogers, quien comenzó como pasante en Lehman y ascendió a analista senior en el negocio de reaseguros de la firma.

'Proporciones cataclísmicas'

La confusión mostró cuán frágil e interconectado estaba todo el sistema. La situación se vio agravada por el casi colapso de AIG, el gigante de seguros. Los reguladores temían que la desaparición de AIG derrumbaría todo el sistema, por lo que la firma recibió un rescate de 182,000 millones de dólares.

El miedo y el pánico se extendieron rápidamente a través del sistema financiero, causando que los mercados crediticios se congelaran. Incluso empresas industriales grandes e icónicas como General Motors no pudieron recibir financiación a corto plazo.

"La crisis financiera alcanzó proporciones catastróficas con el colapso de Lehman Brothers", concluyó la comisión de investigación de crisis.

Fuld, tristemente conocido por haber dicho a los accionistas en abril de 2008 que "lo peor ya ha pasado", surgió como uno de los villanos de la crisis. Él condujo a Lehman justo a una tormenta épica.

Entre 2000 y 2007, los activos de Lehman habían aumentado a más del triple a 691,000 millones de dólares. Y su índice de endeudamiento, conocido como apalancamiento, saltó a 40 veces el capital de sus accionistas en la compañía. La empresa tenía relativamente poco capital para protegerse de los problemas.

Lee: ¿Se gesta una nueva crisis global?

Madelyn Antoncic, directora de riesgos de Lehman desde 2004 hasta 2007, intentó y falló en advertirle a Fuld en contra asumir más riesgo hipotecario.

"En el nivel superior, intentaban presionar tanto que las ruedas empezaron a desprenderse", dijo Antoncic a la comisión.

Por su parte, Fuld les dijo a los legisladores en 2008 que el dolor por el fracaso de Lehman "permanecerá conmigo por el resto de mi vida".

El exjefe de Lehman Brothers, que hizo y perdió una fortuna en Wall Street, ha hecho pocas apariciones públicas desde la crisis. Él habló en un evento de 2015 donde admitió que en retrospectiva haría algunas cosas de manera diferente.

"No me di cuenta de la violencia del mercado y cómo se extendió de una clase de activos a la siguiente", dijo Fuld.

¿Dónde estaban los reguladores?

Fuld no merece toda la culpa. La desaparición de la firma subrayó la salvaje toma de riesgos que los reguladores y los CEO habían permitido que se propagaran desenfrenadamente en Wall Street.

Lee: Trump reduce regulaciones financieras impuestas tras la crisis de 2008

Considere, por ejemplo, la desregulación de 2000 de los instrumentos financieros exóticos conocidos como derivados. Los reguladores tenían poca visión de cómo estos intercambios vinculaban a los bancos entre sí. Cuando un banco falló, otras instituciones financieras cayeron en una especie de efecto dominó.

Incluso un mes antes de la bancarrota de Lehman, los funcionarios de la Reserva seguían buscando información sobre los 900,000 contratos de derivados del banco. Y no tenían ni idea del riesgo que representaba el enorme libro de derivados de AIG.

"Las personas encargadas de supervisar nuestro sistema financiero estaban volando a ciegas a medida que se desarrollaba la crisis", dijo Angelides.

Solo en 2010, con la aprobación de la ley de reforma financiera Dodd-Frank, se exigió que los derivados fueran comprados y vendidos en los intercambios.

Los reguladores tampoco lograron que Lehman Brothers ralentizara su zambullida en las hipotecas. La firma siguió comprando activos inmobiliarios hasta el primer trimestre de 2008.

La Oficina de Supervisión de Ahorros del Departamento del Tesoro (OTS por sus siglas en inglés) no emitió un informe advirtiendo sobre la "apuesta desmedida" de Lehman en bienes raíces comerciales hasta dos meses antes de su colapso. El OTS fue abolido por Dodd-Frank.

Del mismo modo, la SEC se negó a llamar a Lehman Brothers por exceder los límites de riesgo, a pesar de que la agencia estaba al tanto.

Lee: La tormenta que azota a los mercados emergentes tiene su origen en Washington

"La SEC.… sabía de la indiferencia de la empresa hacia la gestión del riesgo", dijo la comisión. Lehman Brothers también se salió con la suya con el uso de trucos contables para enmascarar cuánto dinero había pedido prestado. Bart McDade, presidente y director de operaciones de Lehman, escribió en un correo electrónico en ese momento que las maniobras contables son "otra droga que utilizamos".

¿Debería haberse salvado Lehman?

Los economistas debatirán durante décadas si Washington debió haber rescatado a Lehman para evitar el caos que siguió. El expresidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, sostiene que los reguladores no tenían autoridad para prestar dinero a Lehman.

"Básicamente no tuvimos otra opción y tuvimos que dejar que fracasara", dijo Bernanke a la comisión.

Pero otros dicen que Bernanke y Paulson deberían haberse dado cuenta de que permitir que Lehman fracase profundizaría la crisis.

"Nuestro sistema regulador está hecho de humanos, y los humanos cometen errores", dijo James Angle, profesor de negocios en la Universidad de Georgetown. "La Reserva claramente podría haber hecho un mejor trabajo para contener el daño".

La respuesta inconsistente de Washington, que decidió no rescatar a Lehman después de salvar a Bear y antes de ayudar a AIG, "se sumó a la incertidumbre y el pánico", concluyó la investigación sobre la crisis financiera.

¿Podría pasar de nuevo?

El sistema financiero actual es más seguro gracias a las reformas implementadas después de 2008. Los bancos han acumulado grandes cantidades de capital. Los reguladores están más atentos.

Pero algunos se preocupan por el riesgo de otra recesión, incluso si no comienza con los bancos. "Estoy preocupado por ahora", dijo el famoso profesor de Yale Robert Schiller, apuntando a las acciones de "alto precio" y el aumento de los valores de las viviendas.

Lee: China y EU, líderes en crecimiento y en deuda

"Ya estamos listos para lo que podría ser una repetición de 2008 ", dijo Shiller."Va a ser diferente esta vez, pero podría haber una disminución en los precios de las viviendas y la recesión".

Esperemos que las lecciones de la última crisis no hayan sido olvidadas.

Una década más tarde: Han pasado 10 años desde que la crisis financiera sacudió la economía de Estados Unidos. En una serie especial de un año, CNNMoney examinará las causas de la crisis, cómo el país aún siente sus efectos y las lecciones que hemos, y no hemos aprendido.

- Julia Horowitz de CNNMoney contribuyó a este reportaje.

Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad