Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

La industria automotriz de EU está en un momento de agitación

Los fabricantes consideran un status quo insostenible: tienen demasiadas fábricas que hacen vehículos que los estadounidenses ya no quieren.
Road Trip
Ventas. Si la economía comienza a desacelerarse, es probable que las ventas de autos continúen su descenso.

Chris Isidore

NUEVA YORK - Las ventas de autos están cerca de un nivel récord en los Estados Unidos, sin embargo, la industria automotriz de este país se encuentra en un momento de agitación.

Los fabricantes de automóviles consideran un status quo insostenible: tienen demasiadas fábricas que hacen vehículos que los estadounidenses ya no quieren. Es por eso que General Motors está cerrando cuatro plantas y Ford se encuentra en el proceso de una importante reorganización.

Recomendamos: Porsche becará y capacitará a jóvenes en nuevo centro de formación

Las plantas de las automotrices en Estados Unidos tienen la capacidad para fabricar 3 millones más de autos, camionetas y camiones de lo que pueden vender.

Un frenesí de construcción

Publicidad

Una de las principales razones del exceso de capacidad se debe al frenesí de construcción de plantas que existió en las últimas tres décadas por parte de los fabricantes de automóviles extranjeros.

Los fabricantes de automóviles extranjeros operan 19 plantas de ensamblaje de automóviles en los Estados Unidos, y ese número sigue creciendo.

Volvo abrió una planta a principios de este año. Toyota y Mazda están construyendo conjuntamente una nueva planta en Alabama. BMW está en proceso de expandir la suya en Carolina del Sur, que ya es su fábrica más grande del mundo, y está considerando agregar una fábrica de motores en los Estados Unidos también.

Recomendamos: Estos 10 automóviles de lujo brillarán en las carreteras en 2019

Las plantas reducen los costos de envío y los tiempos de entrega de estos fabricantes extranjeros a los clientes estadounidenses. También disminuyen el riesgo de fluctuaciones en los tipos de cambio y ayudaron a duplicar su participación en el mercado estadounidense en los últimos 30 años: más de la mitad de los vehículos vendidos en los Estados Unidos ahora son fabricados por estas empresas.

Publicidad

La ganancia de participación de mercado para esas marcas extranjeras se ha producido a expensas de los fabricantes estadounidenses. En 1988, cuando Toyota abrió su planta en Kentucky y comenzaba este auge de la construcción, GM, Ford y Chrysler controlaban 74% del mercado estadounidense. Hoy, los tres representan solo 44% del mercado.

La mitad de las 12 líneas de montaje de GM operan por debajo de 80% de su capacidad, generalmente el punto de equilibrio para la rentabilidad de una planta.

"Todos tienen alguna capacidad no utilizada", dijo Kristin Dziczek, vicepresidenta de industria, trabajo y economía en el Centro de Investigación Automotriz. "La mayor parte de esto está en GM".

La súbita popularidad de las SUV

Los cambios en los gustos de los consumidores también han contribuido al exceso de oferta.

Publicidad

El cambio relativamente repentino en las preferencias de los compradores de los sedanes tradicionales a las SUV y camionetas ha dejado a algunas de las plantas que construyen automóviles con mucha más capacidad de la que necesitan para satisfacer la demanda. Algunas plantas SUV en realidad están esforzándose por aumentar su capacidad.

Lee: EU confirma que China considera bajar aranceles a vehículos estadounidenses

Algunas plantas automotrices han cambiado de automóviles a SUV o camionetas. Ford tomó una planta que había fabricado el Ford Focus y la utilizó para construir la nueva camioneta Ranger.

La automotriz también ha recortado 1,150 empleos en algunas plantas subutilizadas y está trasladando a la mayoría de los trabajadores a aquellas que fabrican SUV. Según algunos informes, Chrysler planea tomar una planta de motores cerrados en Detroit y reabrirla para construir la Jeep Cherokee.

Pero cambiar una planta de automóviles a camionetas es un proceso costoso. La creciente popularidad de las SUV no es suficiente para llenar toda la capacidad no utilizada en las plantas de fabricación de automóviles. Y tomará algo de tiempo para que los autos eléctricos y los autónomos ayuden a la recuperación de estas fábricas.

Lee: Jaguar venderá su SUV 100% eléctrica por primera vez en México

Publicidad

Es por eso que GM planea cerrarlas y Ford está reduciendo turnos y empleos en una de las pocas plantas estadounidenses restantes que aún fabrica automóviles.

Las ventas de automóviles están cayendo

Las ventas de autos crecieron en línea recta de 2010 a 2016, creciendo en más de dos tercios en el periodo. Pero actualmente, los estadounidenses no están comprando tantos vehículos como solían hacerlo.

Las ventas de autos en Estados Unidos cayeron 5% el año pasado. Las ventas hasta septiembre de este año fueron ligeramente más altas, pero incluso si alcanzan una ganancia limitada este año, no volverán al récord de 2016.

Recomendamos: Esta es la apuesta de la china JAC Motors para aumentar 50% sus ventas en 2019

Publicidad

"Todos estaban creciendo", dijo Jeff Schuster, analista de LMC Automotive. "En 2016, todos rellenaban las plantas y todo estaba casi totalmente aprovechado. Hoy, comienzan a retirarse y a apretarse más. Si a eso agregas el cambio hacia las SUV y los crossover, entonces terminas con situaciones como GM”, dijo.

Si la economía comienza a desacelerarse, es probable que esas ventas caigan aún más.

Importaciones

Otro problema es la importación de vehículos a los Estados Unidos.

El presidente Trump y algunos legisladores en el Congreso se apresuraron a culpar a las importaciones de Europa y Asia y a las plantas de los fabricantes de automóviles estadounidenses en México por el problema del cierre de las plantas de GM en Estados Unidos.

Publicidad

Lee: Las difíciles decisiones de GM apuntan hacia el futuro

Las importaciones son una fuente de competencia para las plantas estadounidenses, pero no la más grande. La mayoría de los autos vendidos en los Estados Unidos se fabrican en los Estados Unidos.

Los fabricantes de automóviles extranjeros construyeron un total de 5.2 millones de vehículos en los Estados Unidos el año pasado. Eso es aproximadamente un millón más de vehículos de los que entraron en el país provenientes de las plantas mexicanas y canadienses combinadas, y casi el doble de vehículos importados de Asia a los Estados Unidos el año pasado. Eso es más de cuatro veces más que todas las importaciones de Europa.

La mayoría de los vehículos procedentes de Asia y Europa son modelos de automóviles, no SUV. Entonces, a medida que los estadounidenses recortan sus compras de automóviles, es probable que recorten algunas de las importaciones extranjeras que llegan a los Estados Unidos.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad