Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Arabia Saudita quiere dejar su 'adicción' al petróleo

El príncipe heredero Mohammed bin Salman recorre Pakistán, India y China para impulsar su programa de renovación económica Visión 2030.
Más allá de la energía.
Más allá de la energía. Mohammed bin Salman encabeza los esfuerzos para diversificar la economía de Arabia Saudita de lo que una vez llamó una “adicción” al petróleo.

DUBÁI (CNN)- El príncipe heredero de Arabia Saudita está en Asia forjando nuevos lazos y buscando acuerdos mientras intenta mantener vivo su sueño de transformación económica tras un enfriamiento en las relaciones con Occidente.

Mohammed bin Salman concluyó su visita a Pakistán con acuerdos por un valor de 20,000 millones de dólares, incluido uno para desarrollar energía alternativa, antes de dirigirse a India y China, ambos grandes compradores de petróleo saudí.

Pero su viaje se trata de mucho más que energía. El príncipe heredero encabeza los esfuerzos para diversificar la economía del reino de lo que una vez llamó una “adicción” al petróleo.

Para eso necesita inversión extranjera y experiencia. Bin Salman estará mirando hacia India y China en busca de ambas.

OPINIÓN: El mundo ha cambiado, vivimos en un nuevo orden mundi al

Su plan, denominado Visión 2030, apunta a reducir el desempleo, hacer crecer el sector privado y desarrollar centros industriales, turísticos y de entretenimiento en la próxima década.

Publicidad

“[La] visita a Asia tiene una importancia geoestratégica y socioeconómica, y ambos aspectos son muy importantes para el éxito del programa saudí Vision 2030 en lo que respecta al momento de estas visitas”, dijo la analista senior de Euromonitor International, Rabia Yasmeen.

“Las visitas proporcionarán al príncipe heredero una vía para desarrollar relaciones más estrechas con los gobiernos de estos países y mejorar una imagen positiva entre las masas”, agregó.

Lee: En 2020, EU exportará más energía de la que importa

La reputación internacional de Arabia Saudita y la posición personal de bin Salman se hundieron desde que el periodista Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado de Arabia Saudita en Estambul en octubre. Los oficiales de inteligencia de Estados Unidos creen que el asesinato no podría haberse llevado a cabo sin el conocimiento de bin Salman. Las autoridades saudíes han negado esas afirmaciones.

Rechazado por Occidente

La destacada conferencia de inversionistas del príncipe heredero en Riad más adelante durante ese mes fue abandonada por muchos de sus principales oradores, incluido el presidente ejecutivo de Siemens, Joe Kaeser, y el presidente ejecutivo de JP Morgan, Jamie Dimon.

Richard Branson canceló sus planes para ayudar a desarrollar el turismo saudí, y otros ejecutivos extranjeros se distanciaron de un proyecto emblemático llamado Neom para desarrollar una ciudad futurista.

También puso a otros como Masayoshi Son, CEO de SoftBank de Japón, ante una disyuntiva. Él recaudó casi la mitad del efectivo para su Vision Fund de 100,000 millones de dólares de Arabia Saudita. Son expresó su “gran pesar” por el asesinato de Khashoggi, pero dijo que su compañía no podía romper sus lazos financieros con el reino.

OPINIÓN: Arabia Saudita no tiene la intención de empoderar a las mujeres

Los líderes asiáticos, incluidos los de India, han sido menos críticos con el papel de Arabia Saudita.

“Me imagino que cualquier diferencia sería comunicada de forma privada e India no ve beneficios inherentes a una condena pública”, dijo Dhruva Jaishankar, quien hace un seguimiento de la política exterior de Nueva Delhi para Brookings Institution.

“Vision 2030... ofrece algunas oportunidades potencialmente emocionantes, incluida la inversión en Arabia Saudita [y] ofrece servicios en software y oportunidades educativas”, agregó.

La relación comercial de India con Arabia Saudita ya es profunda y está creciendo. El comercio entre los dos países aumentó alrededor del 10% en 2018 para llegar a 27,500 millones de dólares, e India importa el 17% de su petróleo del reino.

Lee: Jamal Khashoggi y otros periodistas son la Persona del Año de Time

Casi 3 millones de indios viven en Arabia Saudita. Muchos de ellos trabajan como obreros en la construcción o como ayudantes domésticos. Empleos mejor pagados podrían estar disponibles en el futuro.

“Los cambios están en marcha, así que yo esperaría un mayor énfasis en los servicios y la educación, incluida la migración altamente calificada y la inversión bidireccional, la diversificación energética y la profundización de los lazos de seguridad”, dijo Jaishankar.

Buscando inversores y turistas

Después de su parada en India, el príncipe heredero se dirigió a Beijing.

Bin Salman seguirá los pasos de su padre, quien lideró un séquito masivo en una visita a China en 2017. En aquel entonces, la creciente demanda de petróleo en Asia era fundamental para el viaje del rey Salman.

Ahora, hay una necesidad de cooperación aún más estrecha.

Lee: Arabia Saudita se abre al turismo

La ambiciosa iniciativa de China apunta a reformar el comercio internacional mediante el financiamiento de la construcción de carreteras, ferrocarriles y puertos para mejorar los vínculos entre China y otras regiones, incluido Medio Oriente y Europa.

China es el mayor socio comercial de Arabia Saudita y las importaciones desde el reino alcanzaron los 46,000 millones de dólares en 2018.

Arabia Saudita también espera atraer a más turistas desde Asia. Aumentar el número de visitantes es un elemento central de la transformación económica del país. Millones de peregrinos musulmanes visitan el reino cada año y Riad quiere aumentar esa cifra a 30 millones para 2030, además de atraer a otros turistas.

Rishi Iyengar y Yong Xiong contribuyeron a este artículo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad