Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Las minas de estaño están punto de revivir en Reino Unido

A medida que las firmas tecnológicas buscan obtener este metal de fuentes éticas, las abandonadas casas mineras de Cornualles podrían recuperar su antigua gloria.
Mina
El estaño se considera el pegamento del mundo tecnológico.
Publicidad

Cornwall ha tenido dificultades desde entonces. Es la segunda región más pobre del norte de Europa, según datos de la Unión Europea, y batalla con tasas más altas de pobreza infantil y falta de vivienda que el resto del Reino Unido. Ahora, su fortuna podría estar de vuelta. Las minas de estaño en ruinas podrían ser revividas debido a que las compañías tecnológicas y los fabricantes de automóviles están compitiendo por encontrar fuentes éticas del metal. Y la última mina que se cerró, South Crofty, podría ser la primera en reabrir.

“El aspecto de fuentes éticas en el mundo de la alta tecnología es hoy un tema muy destacado, ciertamente en el estaño”, dijo Richard Williams, presidente ejecutivo de Strongbow Exploration, una empresa canadiense que planea reabrir la mina South Crofty para 2021. “Hay un impulso real de usuarios finales e inversores para garantizar que haya una cadena de suministro limpia”.

Lee: El alza del precio del oro trae consigo la explosión de la minería ilegal

El estaño se considera el pegamento del mundo tecnológico. Utilizado como soldadura en placas de circuitos de muchos productos electrónicos de consumo y como aditivo en baterías, es un componente crucial en teléfonos inteligentes, vehículos eléctricos y tecnología 5G. El consumo mundial de estaño aumentó en más de 2.5% el año pasado, y se espera que el crecimiento continúe, de acuerdo con la International Tin Association.

“Así que veremos una demanda creciente del uso del estaño”, dijo Williams. “Y qué mejor manera de evitar el concepto de que estás obteniendo estaño de potenciales áreas de conflicto o áreas donde tienes explotación infantil que minarlo aquí en Cornwall”.

Si se reabre, South Crofty se convertiría en la única mina de estaño en funcionamiento en Europa (excluyendo Rusia) o América del Norte. Sin embargo, revivirla tomará más tiempo y más inversión. A trescientos metros bajo tierra, la compañía necesita inspeccionar y drenar cientos de millas de túneles.

Publicidad

También necesitará reclutar a cientos de personas para trabajar bajo tierra, lo que podría ser una cuestión difícil en un área donde muchas personas se han cambiado a trabajos de oficina y empleos en las industrias de servicios y turismo. Sin embargo, Cornwall todavía está formando a ingenieros en Minería y expertos en Geología en la Camborne School of Mines en Penryn.

“Hay muchos exgraduados que vinieron de Camborne, de hecho entrenados en South Crofty, y que ahora ejercen su oficio en todo el mundo”, dijo Williams. "Pero muchos de ellos aún viven en Cornwall y estoy seguro de que a muchos les gustaría volver y trabajar en South Crofty en lugar de viajar al extranjero”.

En un momento en que el impacto económico del brexit se avecina con fuerza en esta parte del Reino Unido —Cornwall depende de la Unión Europea para realizar el 55% de sus exportaciones y recibe millones de libras cada año de los fondos de desarrollo regional de la UE—, las autoridades locales dicen que los esfuerzos necesarios para reabrir la mina valen la pena.

“Sería genial ver que [un reavivamiento] ocurriera”, dijo Mark Camp, portavoz de Visit Cornwall y guía turístico de los sitios mineros históricos de Cornualles. “Cornwall ahora depende del turismo para obtener muchos de sus ingresos. Por lo tanto, sería genial ver un regreso de la minería”.

Strongbow Exploration, que también está explorando el potencial para la extracción de litio en Cornwall, dijo que la mina creará 275 empleos en el área. La caída de la libra esterlina desde el referéndum del brexit en 2016 significa que los minerales de Cornualles podrían competir una vez más en los mercados mundiales.

“En nuestra mente, esto es a prueba de brexit”, dijo Williams. “Uno de los puntos que presentamos al consejo de Cornwall y al Reino Unido, en particular, es que no puedes mover un depósito de estaño”.

Incluso si la extracción de estaño no regresa a Cornwall a gran escala, el turismo inspirado en el pasado industrial del condado debería continuar impulsando la economía. Alrededor de 4.5 millones de visitantes acuden a la península cada año, y el número de minas históricas que visitan está aumentando, en parte gracias al drama de la BBC Poldark y a la designación de la costa del estaño en 2006 como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Las familias que vivieron de la minería durante décadas han pasado del estaño al turismo.

Mark Wills, propietario de Blue Hills Tin, un centro turístico minero y joyería de estaño, dijo que su padre fue el último de cuatro generaciones en trabajar bajo tierra.

“Cuando el precio [del estaño] cayó a fines de la década de 1980, ya no había ganancias en venderlo al mayoreo. Así que gradualmente renovamos algunas máquinas viejas en el lugar y comenzamos a venderlo nosotros mismos”, dijo.

Hoy, Blue Hills Tin atrae a visitantes de todo el mundo interesados en la historia de 4,000 años de producción de estaño.

“Realmente capta la imaginación”, dijo Wills. “Ya sea que la gente esté interesada en la arquitectura de los edificios o en el proceso físico por el que tiene que pasar el mineral”.

La investigación de Strongbow sugiere que South Crofty tiene algunos de los depósitos de estaño de mayor grado en el mundo. El encanto de Cornwall con el estaño podría no ser solo una cosa del pasado.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad