Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

James Bullard, el disidente del banco central más poderoso del mundo

El jefe de la Reserva Federal de St. Louis abogó porque el banco central más poderoso del mundo recortara de manera más agresiva su tasa de interés la semana pasada.
mar 24 septiembre 2019 05:18 AM
FILE PHOTO: FILE PHOTO: FILE PHOTO: FILE PHOTO: FILE PHOTO: Federal Reserve Board building on Constitution Avenue is pictured in Washington
James Bullard afirma que la incertidumbre económica global aún permanece.

Tres funcionarios de la Fed votaron en contra del recorte de tasas de 0.25 puntos porcentuales aprobado la semana pasada. Dos de ellos argumentaron que no se justificaba ningún cambio. El tercero, el presidente de la Reserva Federal de St. Louis, James Bullard, discrepó porque quería una reducción aún más agresiva de 0.5 puntos porcentuales.

“Creo que reducir el rango objetivo para la tasa de fondos federales en 50 puntos base en este momento proporcionaría un seguro contra nuevas caídas previstas en la inflación y una desaceleración de la economía sujeta a elevados riesgos a la baja”, dijo Bullard en un comunicado el fin de semana.

“Es prudente gestión del riesgo, en mi opinión, el reducir agresivamente la tasa de política de vez en cuando y luego aumentarla si los riesgos negativos no se materializan”, agregó.

Publicidad

Sus colegas no están de acuerdo, al menos no todavía. El presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que espera que la economía de Estados Unidos se mantenga fuerte. “Si la economía resulta dar un giro a la baja, entonces una serie más amplia de recortes de tasas podría ser apropiada. No vemos eso. No esperamos eso”, dijo Powell a periodistas.

Bullard no está convencido por ese argumento. Dijo que la política comercial sigue siendo incierta , y que la manufactura estadounidense ya parece estar en recesión. La inflación está muy por debajo del objetivo de la Fed y no se espera que se materialicen precios más altos.

Los inversores pasarán esta semana monitoreando cuidadosamente las declaraciones públicas de los funcionarios de la Fed. Se espera que Bullard hable el jueves, mientras que seis de sus colegas también harán comentarios esta semana.

Los datos económicos también podrían proporcionar pistas sobre la dirección del banco central. La lectura final del segundo trimestre del PIB estadounidense se publicará el jueves. Los datos sobre pedidos de bienes duraderos, un indicador al que la Fed presta mucha atención, se publicarán el viernes.

Opinión de los analistas: Los datos revelados por la Fed la semana pasada sugieren que los inversores no deberían esperar más recortes de tasas en 2019. Pero muchos economistas no están tan seguros. Los analistas del banco holandés ING esperan un recorte de tasas en diciembre, más otro en el primer trimestre del próximo año.

Al menos un residente de Washington, D.C., está de acuerdo con Bullard en la necesidad de recortes agresivos de tasas: el presidente Donald Trump.

Publicidad

Trump, quien dijo la semana pasada en Twitter que Powell “no tiene agallas, no tiene sentido” y “no tiene visión”, ha pedido reiteradamente al banco central que reduzca las tasas, e incluso sugirió que deberían moverse a territorio negativo.

“Jay Powell y la Reserva Federal vuelven a fallar”, tuiteó Trump después de la decisión de la Fed, describiendo a su propio candidato para dirigir el banco central como un “comunicador terrible”.

¿Habrá un acuerdo de ‘brexit’ que concretar?

Dos grandes eventos esta semana podrían ayudar a poner fin a tres años de incertidumbre sobre el brexit.

El primero es un fallo de la Corte Suprema del Reino Unido sobre si la suspensión del Parlamento del primer ministro Boris Johnson fue legal. Si la respuesta es no, los legisladores podrían ser convocados nuevamente.

El segundo evento tendrá lugar en Nueva York, donde se espera que Johnson mantenga conversaciones con los líderes de la Unión Europea durante una cumbre de la ONU. El líder del Reino Unido ha prometido abandonar la UE el 31 de octubre, con o sin un acuerdo de salida que proteja el comercio.

Si las dos partes llegan un nuevo acuerdo en las próximas semanas, todavía tendría que ser aprobado por los legisladores británicos, y no hay garantía de que lo firmen. Un acuerdo negociado por la ex primera ministra Theresa May fue rechazado repetidamente.

“Las posibilidades de un acuerdo dependen más fuertemente de la aritmética parlamentaria del Reino Unido ... [y] el primer ministro aún enfrenta una batalla cuesta arriba para que los legisladores aprueben un acuerdo”, escribieron analistas de ING.

Lo que está en juego: Los expertos coinciden en que Gran Bretaña caerá rápidamente en recesión si el país abandona la Unión Europea sin un acuerdo. La libra podría debilitarse hasta el punto en que 1 dólar compraría 1 libra, y los precios de la vivienda podrían hundirse.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad