Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

Cómo evitar una recesión económica mundial

Expertos concuerdan en que retirar los impuestos a las importaciones entre EU y China contribuiría a reducir la posibilidad de una recesión a nivel mundial.
lun 11 noviembre 2019 05:27 AM
FILE PHOTO: Containers are seen at a port in Ningbo, Zhejiang
La guerra comercial es el riesgo número uno para la economía, tanto en Estados Unidos como en todo el mundo.

La guerra comercial está causando tanto daño a la economía mundial que Estados Unidos y China deberían simplemente revertir algunos de sus destructivos aranceles. Eso es justo lo que se necesita para evitar una recesión.

El jueves, China reveló que ambas partes están hablando no solo de evitar una escalada programada para diciembre, sino también de eliminar algunos aranceles existentes. Si eso se vuelve una realidad, sería un gran paso en la dirección correcta, especialmente si esos aranceles se mantienen desactivados.

Publicidad

Durante meses, el drama comercial se enfocó en si el enfrentamiento empeoraría, con cada vez más rondas de aranceles acumulados sobre artículos como iPhones y consolas de videojuegos. Los mercados subieron ante cada indicio de que podía evitarse una escalada, incluso cuando había pocas señales concretas de que las aranceles pudieran ser reducidos.

Lee: Trump niega acuerdo para revertir aranceles a China

La guerra comercial es el riesgo número uno para la economía, tanto en Estados Unidos como en todo el mundo. Las fábricas estadounidenses, golpeadas por el débil crecimiento global y las tensiones comerciales, han sufrido tres meses consecutivos de contracción. El gasto empresarial es débil, y se ha reducido en trimestres consecutivos.

Revertir los aranceles aliviaría la carga sobre las empresas y los hogares, y aumentaría la confianza entre los CEO que están reacios a gastar.

Recomendamos: "China quiere doblegarnos", dice asesor clave de Trump

“Es una visión mucho más optimista de la que hemos escuchado en mucho tiempo”, dijo J.J. Kinahan, director de estrategia de mercado de TD Ameritrade. “Renunciar a los aranceles es más positivo porque significa que todavía estás moviendo el comercio. Congelar los aranceles significa que todavía están en camino de llegar”.

¿Qué es una recesión económica?

A Wall Street no le gustan los aranceles

Los últimos acontecimientos impulsaron las acciones estadounidenses el jueves, con el Dow, el S&P 500 y el Nasdaq acercándose a nuevos máximos históricos. El Nasdaq ahora ha subido casi 28% en lo que va del año. Las acciones sensibles a China, incluidas Apple, Best Buy y Caterpillar, también avanzaron.

El índice CNN Business Fear & Greed de confianza del mercado mostraba “miedo” hace apenas un mes. Ahora, se catapultó a “avaricia extrema”, alcanzando sus niveles más altos desde la euforia de recortes de impuestos a fines de 2017.

Lee: Los viajeros internacionales podrán hacer pagos móviles en China

No hay garantía de que alguno o varios aranceles vayan a ser recortados realmente. Los inversores han aprendido por las malas que el progreso en las negociaciones comerciales es frágil, y otro brote de tensiones está a solo un tuit de distancia.

“Hasta que realmente veamos la firma en el papel, advertiría a la gente que no se deje llevar”, dijo Kinahan.

Un portavoz del Ministerio de Comercio de China anunció el jueves que los dos países han hablado sobre la reducción de los aranceles entre ellos como parte de “discusiones constructivas” en las últimas dos semanas. China insiste en que ambas partes cancelen simultáneamente los aranceles antes de que pueda firmarse cualquier acuerdo comercial preliminar.

Publicidad

Además, el portavoz dijo que Estados Unidos “acordó que les gustaría eliminar algunos de los aranceles adicionales por fases”.

Tal medida podría ser un cambio de juego. Goldman Sachs dijo recientemente a los clientes que, aunque los aranceles podrían haber alcanzado su punto máximo, es probable que se mantengan en sus actuales niveles elevados hasta 2020.

Los funcionarios estadounidenses no han confirmado tales acontecimientos arancelarios. Y no está claro cómo serían implementados esos retrocesos o cuándo entrarían en vigor. A principios de esta semana, Reuters informó que una reunión entre el presidente estadounidense Donald Trump y el presidente chino Xi Jinping para firmar un acuerdo comercial preliminar podría retrasarse hasta diciembre.

Riesgo de recesión vinculado al destino de la guerra comercial

Si no se toman medidas, Washington tiene previsto imponer nuevos aranceles a bienes destinados a los consumidores procedentes de China en diciembre. En ese punto, casi todas las importaciones procedentes de China estarían sujetas a aranceles.

Recomendamos: Malas noticias para Trump: China podrá castigar a EU con 3,579 mdd al año

Los aranceles existentes han sido una espina clavada en el costado de Estados Unidos y de las economías globales.

La Organización Mundial del Comercio advirtió recientemente de una “perspectiva más oscura para el comercio” que podría hacer de este el año el más débil para el crecimiento del comercio mundial en una década. Y el FMI ha dicho que la economía global está en una posición “precaria” debido al aumento de las tensiones comerciales y geopolíticas.

Las afectaciones por la guerra comercial son evidentes en el sector manufacturero de Estados Unidos. Las fábricas estadounidenses experimentaron en septiembre su peor mes en una década, según una encuesta realizada por el Institute for Supply Management. El sector se ha contraído durante tres meses consecutivos, aunque el ritmo del deterioro disminuyó en octubre.

Lee: La riqueza mundial aumenta a pesar de la guerra comercial EU-China

Aun así, el ISM indicó que 12 de las 18 industrias manufactureras están ahora en contracción, incluidas la metalurgica, la textil y la de prendas de vestir.

La buena noticia es que la agitación manufacturera no ha infectado por completo al resto de la economía. La contratación sigue siendo resiliente. Los consumidores todavía están gastando. Después de un crecimiento muy débil en septiembre, el sector de servicios estadunidense, que eclipsa en tamaño a la manufactura, rebotó el mes pasado.

La posibilidad de una recesión en Estados Unidos en los próximos 12 meses bajó al 29% en octubre, según un modelo actualizado publicado por la Reserva Federal de Nueva York esta semana. Eso es menor al 38% pronosticado en agosto, que fue el más alto desde la Gran Recesión.

Una reversión de los aranceles podría permitir que esos riesgos de recesión retrocedan aún más.

Publicidad
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad