Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Las finanzas públicas resentirán la ayuda para aliviar la deuda de Pemex

El gobierno federal se compromete a cubrir 6,000 mdd en amortizaciones de deuda de la petrolera, una cifra que representa 9 veces el presupuesto del Poder Legislativo en este año.
lun 22 marzo 2021 05:49 AM
pemex finanzas
Junto a las pensiones, el costo de la deuda del propio gobierno federal y gastos para programas sociales, la ayuda a Pemex del gobierno es una presión para las finanzas públicas.

¿Bendición o maldición? Tal parece que la petrolera mexicana Pemex se debate entre estas dos posiciones cuando se habla del impacto que ha tenido en la economía nacional en las últimas décadas, y que si bien, la empresa ha sido usada de botín por parte de muchos políticos en el pasado, actualmente representa un lastre para las finanzas públicas nacionales.

El pasado 18 de marzo, el director de Pemex, Octavio Romero, confirmó lo que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, había anunciado previamente: que el gobierno federal absorberá los pagos de amortizaciones de la abultada deuda de la firma estatal.

Y lo dicho por ambos funcionarios es muy relevante, ya que Pemex tiene una deuda financiera de 113,200 millones de dólares (mdd), y los pagos a los que refieren ascienden a 6,000 mdd, es decir poco más de 123,000 millones de pesos a un tipo de cambio de 20.15 pesos por dólar.

Publicidad

¿Cuánto dinero es? Los 123,000 mdp representan 9 veces el presupuesto del Poder Legislativo, que contempla los gastos de las cámara de Diputados y Senadores, así como de la Auditoria Superior de la Federación, según datos del Presupuesto de Egresos de la Federación 2021.

El costo de la deuda de Pemex también representa más del 80% del presupuesto en Salud que se tiene programado para este año.

"En lo relativo a las amortizaciones de la deuda también hay una decisión de que sea el gobierno federal quien se encargue de estas amortizaciones, lo cual va a traer un gran beneficio no solo para Pemex sino para la hacienda pública", dijo el presidente de la República el pasado 3 de marzo.

La estrategia puede considerarse razonable porque las tasas a las que accede Pemex para deuda son más altas, es decir que las tasas a las que Hacienda coloca deuda no superan el 3%, pero las de la petrolera son de 8%. “Al final es un costo que alguien tiene que pagar, en este caso es la hacienda pública”, consideró Arturo Carranza, consultor independiente en energía.

Junto a las pensiones, el costo de la deuda del propio gobierno federal y los gastos para programas sociales, la ayuda a Pemex es una mayor presión para las finanzas públicas. Recientemente el gobierno también otorgó un beneficio fiscal a la petrolera por el equivalente a unos 3,540 mdd.

“Asumir pagos de Pemex no resuelve el problema del elevado endeudamiento en el largo plazo y genera presiones sobre las finanzas públicas, lo que eleva el riesgo de recortes a la calificación crediticia”, refirió un análisis de Banco BASE.

Si este pago no está considerado en el presupuesto del gobierno de este año, el gobierno tendrá que ver si adquiere deuda, o a qué sector o programas les van a quitar presupuesto para dárselo a Pemex, al final es como una transferencia de deuda, explicó Alejandra Macías del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP).

Moody’s Investors Service refirió en un análisis que en ausencia del sector privado para ayudar a Pemex para aumentar la producción y mantener las reservas, la petrolera requerirá apoyo del gobierno. Y estima que esta ayuda será de alrededor de 1% del PIB por año, y que tan solo para 2021 el apoyo del gobierno llegará a los 14,700 millones de dólares.

A los ojos de las agencias calificadoras de riesgo de crédito la ayuda financiera del gobierno federal representa una alerta para las finanzas públicas de México.

El presupuesto que se destina para la operación de Pemex más el costo financiero de sus deudas absorbe el 10.8% del gasto neto del sector público, cuando otros conceptos como salud y educación solo representan el 3.0% del gasto neto de 2021.

Publicidad
Publicidad
Publicidad