Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

AnYo’s, el emprendimiento que teje pulseras de supervivencia

Con silbato, brújula y pedernal, los brazaletes que produce la marca mexicana se abren paso en el mercado de artículos deportivos.
vie 09 marzo 2018 06:00 AM
Tiempo para entrelazar.
Tiempo para entrelazar. Tejer cada una de las pulseras toma, en promedio, 20 minutos. (Foto: Cortesía de AnYo’s.)

Imagina que vas de paseo por el bosque y, tras caminar algunos kilómetros, te das cuenta que estás perdido, solamente estás tú y enormes árboles rodeándote. Buscas entre tus pertenencias algo que pueda ayudarte a salir de ahí. Un silbato, una brújula, tal vez un pedernal o alguna cuerda serían las herramientas perfectas en ese momento. La marca mexicana AnYo’s, fundada por Angélica Zaldívar, fusiona todos estos elementos en una sola pulsera tejida a mano.

“La primera pulsera que hice fue en 2015 para regalársela a mi novio. Busqué ideas, encontré los accesorios hechos de paracord (material usado en los paracaídas) e hice un brazalete, al que también le agregué un broche de supervivencia equipado con silbato, brújula y pedernal (iniciador de fuego)”, cuenta Zaldívar, de 24 años.

Pronto, la demanda de las pulseras aumentó. Sus amigos y compañeros de la Universidad Panamericana, en la Ciudad de México, comenzaron a solicitarlas: vendió 46 pulseras y ganó 5,615 pesos. Semanas después, uno de sus amigos le ofreció comercializarlas en Costa Rica.

Lee también: Sr. Pago es el Emprendedor del Año

“Cuando mi amigo me comentó que mis pulseras iban a llegar a Costa Rica me emocioné mucho, fue ahí cuando confirmé que era una buena idea de negocio”, asegura. Aunque la oferta de exportar no se concretó, la estudiante de Administración y hospitalidad estaba convencida de emprender y convertir su pasatiempo en una empresa exitosa que ofreciera artículos útiles para las personas a las que les gusta realizar alguna actividad física.

En México, 41.8% de la población mayor de 18 años realiza alguna actividad físico-deportiva, según los resultados del Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico, publicados en 2016 por el Inegi. “Justamente estas personas son quienes representan mi público meta y posible consumidores”, explica la emprendedora.

Publicidad

En 2017, AnYo’s -que arrancó con una inversión inicial de 10,000 pesos- facturó 166,226 pesos y registró un crecimiento mensual de 45%. Su estrategia de comercialización es, principalmente, por dos vías: en su plataforma de comercio electrónico y en bazares o encuentros de diseñadores.

En octubre pasado, la emprendedora comenzó a explorar una nueva línea de negocio: la venta de la materia prima para que los propios consumidores tejan sus pulseras. Paracord, microcord, broches con iniciador de fuego, silbatos y brújulas -importados desde China y Estados Unidos- son los que la empresa comercializa en México.

Lee también: El emprendedor que resurgió para crear su competencia

“Al sumar la venta del material obtuve 89,000 pesos. Viendo estas cifras no dudé en que esta forma podría convertirse en mi principal fuente de ingresos, además le daría un crecimiento importante de mi marca”, asegura Zaldívar.

Jorge Morales, administrador y fundador de la tienda de accesorios Paracord Total, considera que la venta de materia prima es importante para el crecimiento del negocio porque hay un mercado potencial que ha crecido en los últimos años. “Actualmente existen alrededor del mundo varias empresas que realizan accesorios o productos a base de este material, inclusive en México existen más marcas", destaca. "La oportunidad de negocio está en ser innovador y crecer con los productos, para que no sean los mismos en el mercado”.

En los últimos meses, AnYo’s sumó nuevos productos a su portafolio: llaveros, collares para mascotas y relojes, así como nuevos colores de paracord y microcord, broches (de supervivencia, plástico y acero) y ganchos (con forma de cola de ballena, anclas y anzuelos).

“Estos primeros dos meses de 2018 hemos crecido en ventas, las cuales llegaron a más de 55,000 pesos, y continuaremos con el mejoramiento de los productos y atención a las personas”, adelanta Zaldívar, quien revela que próximamente incluirá en su catálogo portabotellas, carteras, collares, aretes y bolsas hechas de paracord. “La meta para el próximo año es instalar una tienda física en Ciudad de México y, en cinco años, ser el principal punto de venta del material”, finaliza la fundadora.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad