Publicidad
Publicidad

Payjoy, la start-up que te bloquea el celular si no lo pagas

La empresa, que inició operaciones en México en 2016, financia la compra de smartphones a personas que carecen de servicios financieros. Si se atrasan en los pagos, les inutiliza el equipo.
El negocio.
El negocio. El 95% de los ingresos de la compañía provienen del financiamiento para adquirir celulares, el resto es resultado de la renta del software para el bloqueo del dispositivo.

Para más de la mitad de la población adulta en México, adquirir un teléfono inteligente en el mercado formal es casi imposible, porque no cuenta con una tarjeta bancaria que respalde la compra. El Reporte Nacional de Inclusión Financiera 2017 indica que 56% de los mexicanos mayores de 18 años carece de instrumentos financieros. La start-up estadounidense Payjoy diseñó un modelo de negocio para cerrar la brecha: financia la compra de celulares a la población de bajos ingresos y, además, desalienta los fraudes y la morosidad.

Con una identificación y una cuenta en Facebook, la fintech aprueba en cinco minutos el crédito para comprar un smartphone, el cual se convierte en una garantía en caso de impago. Para asegurarse de que el comprador salde la deuda en tiempo y forma, el emprendimiento -fundado por Doug Ricket, Gib Lopez y Mark Heynen- desarrolló una aplicación móvil que bloquea el uso del celular en caso de no registrarse los pagos. La solución convenció a inversionistas. A la fecha, la empresa ha levantado 32 millones de dólares de capital.

Doug Ricket, egresado del Instituto Tecnológico de Massachusetts, adaptó al mercado de celulares el concepto que implementó durante 2009 en África, cuando fue directivo de la compañía de paneles solares D.light. Bajo un esquema de financiamiento accesible, la gente adquiría los paneles y cuando no pagaban, les cortaban el servicio. Ricket regresó a Estados Unidos y fundó Payjoy en febrero de 2015.

Lee: Capptu agregará video a su oferta tras cerrar ronda de 11 mdp

Publicidad

La start-up, que en Estados Unidos se enfocó en el mercado hispano, inició operaciones en México en noviembre de 2016. A la fecha tiene convenios con 45 distribuidores autorizados de los operadores Telcel, Telefónica y AT&T, mediante los cuales ha otorgado préstamos por 100 millones de pesos a 40,000 clientes, afirma Mauricio Cordero, gerente general para América Latina.

“El volumen de préstamos mensual es cuatro veces mayor al de Estados Unidos”, agrega el directivo. “Nuestro mercado no es el cliente que acude a Plaza Antara, en Polanco, sino el de las zonas semirrurales o de ciudades de estados como Nuevo León o Chiapas”. Actualmente, la empresa tiene presencia en 25 estados, como Puebla, Yucatán, Oaxaca e Hidalgo, a través de 700 puntos de venta de los distribuidores.

La edad promedio de los clientes es de 18 a 24 años y la tasa de aceptación es de 90%. Para reducir el rechazo, la empresa ajusta el enganche de 25% a 50% según el riesgo de impago que calcula de cada persona. Los dispositivos más vendidos van de 3,000 a 5,000 pesos.

“Por un equipo de 3,000 pesos financiado a tres meses, el cliente paga 3,900 pesos, con pagos semanales de 75 pesos”, dice Cordero, quien hasta abril pasado era country manager de la empresa en México y ahora es responsable de la expansión hacia América Latina.

Publicidad

Te interesa: ¿Quienes dan la major calidad de internet y telefonía fija?

Antes de entregar el dispositivo, el vendedor instala la aplicación de bloqueo de Payjoy que no se puede borrar ni hackear, aunque 1% de los clientes lo intenta, reporta la compañía. En promedio, 30% de los clientes han sufrido un bloqueo por retrasarse en los pagos.

“El 95% de nuestro negocio es el financiamiento”, indica Cordero. El resto proviene de la renta del software a otras compañías. “Estamos viendo con algunas microfinancieras la posibilidad de colateralizar créditos. Ellos prestan 2,000 pesos a sus clientes y, a cambio, dejan instalar en su teléfono la aplicación de Payjoy. Si dejan de pagar, se bloquea el teléfono”.

La tecnología de la start-up no solo puede ayudar a cerrar la brecha financiera y tecnológica, también apoyaría en la disminución de robos de celulares, dice Olaf Cano, CEO de Sellfone, una plataforma para la venta, compra e intercambio de dispositivos nuevos y de segunda mano.

Publicidad

“El mercado negro de celulares es tan grande como el formal”, asegura el especialista. “Para una persona es fácil robar un celular y cambiarlo por dinero. La tecnología ayuda a que las personas, que acostumbran comprar en ese mercado, tengan acceso a dispositivos de buena gama sin gastar tanto”.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad