Publicidad
Publicidad

Así se gestó el presunto fraude en la start-up Yogome

La empresa cofundada por Manolo Díaz creó un sofisticado sistema que manipuló los datos de descargas e ingresos, los cuales 'infló' antes de presentarlos a sus inversionistas.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión). El principio del fin para Yogome comenzó el 18 de septiembre pasado. La aplicación de videojuegos educativos fundada por Manolo Díaz y Alberto Colín celebró una reunión de consejo en sus oficinas, a la que siguió una fiesta. Y en ella, un trabajador dio un paso adelante: compartió a un inversionista datos de ventas que no eran de su conocimiento.

La start-up había informado a su consejo cifras mayores a las que revelaban en ese momento. Eso desató una investigación que dejó al descubierto un presunto fraude que se venía realizando dos años atrás, revela a Expansión un inversionista del ecosistema cercano a Yogome, empresa que el 4 de octubre despidió a sus 150 empleados y cerró sus oficinas.

“Yogome construyó un sistema intermediario que maquillaba la información”, señala la fuente que pide no revelar su nombre. Este alteraba los datos de descargas e ingresos por ventas que le proporcionaba Apple Store, la tienda en línea donde vendían sus videojuegos. Pero no era así. Los inversionistas recibían cifras que la start-up ‘inflaba’.

El ecosistema emprendedor se solidariza con los exempleados de Yogome

Esto venía pasando desde finales de 2016, afirma la fuente. Ese año, Yogome gestionó una ronda de capital por más de seis millones de dólares liderada por el fondo de capital de riesgo Seaya Ventures, que ha invertido en empresas como Cabify, una plataforma de autos compartidos, y SinDelantal.com, una aplicación para pedidos de comida. En marzo de 2018, la compañía realizó su última ronda por 26.9 millones de dólares.

Extrabajadores de Yogome consultados aseguran que Díaz era una persona que no compartía información financiera de la compañía y tomaba decisiones sin consultar a su equipo directivo. Ni siquiera, a su propio socio. “Nosotros no teníamos contacto con los inversionistas a pesar de que éramos piezas clave en la empresa. Sólo los vimos una vez”, comenta un integrante del staff directivo en los primeros años de la start-up, que pidió no revelar su nombre.

Publicidad

“Fue un fraude total”, afirma la fuente y asegura que le pudo pasar a cualquier inversionista. “Con ese nivel de sofisticación para manipular la información no había fondo que se salvara. A menos que fuera un due diligence para una fusión de Coca Cola y Pepsi no lo detectas fácilmente”, agrega.

Expansión buscó a Manolo Díaz, directivos de la empresa e inversionistas vía telefónica y por correo electrónico para corroborar la información, sin que hasta el momento haya obtenido respuesta.

Lee también: La fundadora de la start-up Theranos es acusada de un fraude masivo

Los controles

Yogome se convirtió en un referente del emprendimiento en México, en ocho años. Sus videojuegos eran descargados en 50 países y levantó más de 36 millones de dólares de fondos de inversión nacionales y extranjeros. El temor para muchos ahora es que el caso dañe la imagen del ecosistema mexicano. “Esto puede detener rondas de capital. Un inversionista puede decidir frenarlas para reformular sus controles”, asegura el inversionista.

Publicidad

Para otros se trata de un caso "desafortunado" que tendrá poca repercusión. “Esto pasa en todos lados. No creo que vaya a marcar al ecosistema emprendedor”, comenta Fernando Lelo de Larrea, cofundador y managing partner del fondo ALLVP. “Es un caso aislado, nosotros tenemos 10 inversiones en start-ups y no hemos tenido nada cercano a esto”, agrega por su parte Rodrigo Villar, socio del fondo Adobe Capital.

Pero sí es una llamada de atención para reforzar los controles en futuras inversiones. “Hay que hacer revisiones más detalladas en auditorías de compras, usar más fuentes para recabar información”, señala Diego Serebrisky cofundador y managing partner del fondo Dalus Capital.

Te interesa: Los 4 retos que enfrentan los fondos de inversión para levantar capital

Es también un caso es un aprendizaje para emprendedores e inversionistas, indica. “Hay que hacer una mejor revisión del equipo haciendo llamadas de referencias con gente que ha trabajado con los fundadores, con proveedores y clientes para tratar de tener una foto completa de su perfil y calidad moral”, agrega Serebrisky.

Otra medida de control será verificar el origen de la información que los emprendedores comparten con los fondos de inversión, los cuales deberían incluir en sus equipos a expertos con perfil técnico. “No sólo se trata de checar los datos, sino el sistema de donde provienen para verificar que no se trate de un intermediario, como fue este caso”, agrega por último la fuente.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad