Publicidad
Publicidad

¿Cómo influye el nombre en el éxito de tu start-up?

La palabra elegida y el número de caracteres son algunos elementos que pueden determinar el crecimiento de la empresa, señalan expertos.
El tamaño importa.
Un nombre corto contribuye a un mejor posicionamiento de la marca, pero también está relacionado con un crecimiento 3.6 veces mayor de ésta, según una investigación del MIT.

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión).- Para crear el nombre de su start-up, Miguel Ángel Velarde se sumergió en una lluvia de ideas. Quería encontrar la palabra precisa que reflejara la esencia del negocio, que consiste en capacitar y validar las habilidades tecnológicas de las personas. Durante tres semanas trabajó con su equipo para generar una lista de más de 50 palabras. “Desechamos alrededor de 40 y comenzamos a hacer combinaciones con el resto, para ver cómo se escuchaban y qué expresaban”, cuenta el emprendedor.

Thincrs fue el nombre que finalmente eligió para su negocio, fundado en diciembre de 2016. Nació de la palabra thinkers (pensadores) y un juego de letras. Velarde dedicó tiempo y paciencia al proceso de bautizar su empresa, pues sabía que el nombre es clave para el éxito.

"Esta elección es una de las decisiones más importantes para la empresa y que más consecuencias tiene porque es la forma en cómo el emprendedor se proyecta al mundo”, señala Jorge Guzmán, investigador del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Los especialistas coinciden en que el nombre ideal para una empresa debe comunicar aquello que hace, crear una conexión emocional con los clientes y, además, ser una palabra corta.

Lee: ¿Podrías construir una start-up que levante capital en cuatro meses?

Publicidad

“El nombre corto está asociado con un crecimiento 3.6 veces mayor de la empresa”, revela Guzmán, quien detectó un patrón entre el tamaño del nombre y el éxito de una compañía, y lo expuso en el estudio ‘El estado del emprendimiento estadounidense: Nuevas estimaciones de la cantidad y calidad del espíritu empresarial para 15 estados de EU’, publicado en 2016.

La evidencia lo comprueba. De los 10 principales unicornios del mundo según la consultora CB Insights, ocho (Uber, Airbnb, Space X, WeWork, Toutiao, Stripe, Lu.com y JUUL Labs) tienen menos de 10 letras y casi siempre una sola palabra.

Karl T. Ulrich, investigador de la Wharton School, indica en su estudio 'Evidencia empírica para el rendimiento del nombre de dominio' que los nombres de siete caracteres o menos (excluyendo los sufijos) generan mayor tráfico y si incluían un número, la métrica crecía 8.19%. Por el contrario, el tráfico disminuía 7% cuando el nombre tenía más de 10 caracteres.

Uber es un ejemplo de una buena elección de nombre, destacan los especialistas consultados. El superlativo de origen alemán con el que Travis Kalanick bautizó a su empresa en 2009 ha logrado generar una conexión con los clientes, a tal grado que ahora se usa ahora para denominar un servicio. "La start-up no sólo inventó un nuevo concepto de servicio, sino que hizo que el nombre se usara como un genérico. Antes pedías un ‘taxi’, ahora pides un ‘Uber’”, señala Guzmán.

Publicidad

Te interesa: Cómo impulsar la política de denuncia en tu start-up

¿Qué hay que considerar al poner un nombre?

Los expertos indican que hay tres elementos básicos que deben considerarse en la elección del nombre de una empresa:

Publicidad

Tamaño. Una palabra corta es lo que recomiendan los especialistas. Porque incluso cuando son largos, las personas tienden a sintetizarlos, dice Antonio Serrano, director creativo de BAMF, agencia de mercadotecnia que ayuda a empresas y start-ups a crear sus nombres.

En la elección también se debe considerar en qué plataforma vivirá la marca. El hecho de que el nombre sea corto favorece, por ejemplo, el posicionamiento en internet y redes sociales. “Google es fácil de recordar y Uber cabe debajo del logo en la aplicación”, dice Guzmán.

Esencia. Lo ideal es que el nombre indique o haga referencia a aquello que realiza la empresa, eso también influirá en la recordación de marca. Para Guzmán, un buen ejemplo es Microsoft, palabra que está asociada al desarrollo de software para computadoras.

Por otro lado, bautizar la compañía con el hombre del fundador no es lo más recomendable. Si bien da a éste mayor control de la empresa, es un inconveniente en caso de que el emprendedor sea separado de la start-up, agrega el especialista.

Publicidad

Lee también: Las agencias de publicidad quieren aprender de las 'start-ups'

Además, cuando la empresa adopta el nombre de su creador, la probabilidad de crecer es 82% menor, de acuerdo con el estudio de Guzmán, en el que también participó Scott Stern, investigador del MIT Sloan School of Management.

¿Internacional o local? Algunos nombres enfatizan su carácter local o regional, lo que crea empatía con sus clientes. El restaurante La Casa de Toño es un ejemplo, destaca Serrano. “Es una buena marca con un nombre largo”, considera el especialista.

La frase acentúa el carácter local de la empresa, algo que difícilmente logrará Starbucks, agrega Guzmán. Pero, según los expertos, sería un problema si planea internacionalizarse.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad