Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

¿Exportas y tardas 180 días en cobrar tus facturas? Esta fintech lo soluciona

Drip Capital apoya a más de 80 compañías mexicanas con el pago de sus facturas en 24 horas a tasas competitivas, un servicio que puede salvar a muchas de ellas de la quiebra.
jue 11 julio 2019 05:00 AM
Mercado meta.
Edmundo Montaño, director general de Drip Capital en México, estima que más de 10,000 pymes exportan sus productos a los mercados internacionales.

Contar con el financiamiento para producir y pagar la operación del negocio es uno de los cuellos de botella que llevan a la quiebra a las pequeñas y medianas empresas (pymes). Sin oportunidad de acceder al sistema bancario y al tener que esperar hasta 180 días para recibir el pago de sus facturas, muchas han recurrido al factoraje para resolver sus problemas.

“Es una ventaja enorme. Contar con dinero antes de que los clientes paguen es esencial para solventar las operaciones de la empresa”, comenta Yanalteh Solis, fundadora de Piñata2Go, compañía que fabrica piñatas plegables que exporta a Estados Unidos y Canadá. “Utilizas el recurso para comprar materia prima y pagar gastos fijos, aunque no produzcas”.

Publicidad

Esa fue la oportunidad de mercado que vio Drip Capital, compañía de factoraje electrónico especializada en pymes exportadoras, que califica a las empresas en menos de tres días y les otorga financiamiento sin garantía, a tasas que van desde 0.6% a 1.4% mensual, explica Edmundo Montaño, director general de la firma en México.

Lee: Los 3 retos de las Pymes exportadoras

Montaño indica que el factoraje de exportación es un producto que hasta ahora sólo se ofrecía a las grandes empresas. Organismos como el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext) atendía a ese segmento, pero carecía de la agilidad para apoyar a las más de 10,000 pymes mexicanas que el ejecutivo estima participan en los mercados internacionales.

Drip Capital lo hace con tecnología. “Mediante el análisis de datos somos capaces de calificar muy bien y rápido a las empresas y sus compradores. También automatizamos muchos procesos, como verificar que las facturas son legítimas”, explica el directivo.

Además, la tasa desde 0.6% mensual resulta atractiva para el mercado, donde el crédito bancario para las pymes ronda 12% mensual, indica Marcela Cantú, directora de Administración y Finanzas Corporativas de Grupo Prodensa, una consultora que apoya empresas de otros países que desean invertir en México. “Una tasa por debajo de 8% es muy buena opción”.

Publicidad

Para mantener sus tasas competitivas, Drip Capital levantó recursos de fondos como Sequoia Capital, Accel y Y Combinator, que invirtieron 20 millones de dólares en la fintech estadounidense fundada por los ex banqueros Neil Kothari y Pushkar Mukewar en 2014. Su experiencia en el sector y buena relación con inversionistas y family offices los llevó a obtener financiamiento por 40 millones de dólares en deuda, en junio de 2018.

“Eso depende de la confianza que los inversionistas tienen en ti, pero además hemos tenido un buen desempeño que nos permite seguir bajando el costo de capital”, indica Montaño. En enero de 2019, la fintech comenzó operaciones en México. A la fecha cuenta con 80 exportadores mexicanos y ha financiado 550 facturas desde enero pasado. En mayo, el monto de financiamiento fue de cinco millones de dólares, según datos de la empresa.

El directivo asegura que trabajan incluso con micronegocios. “El único requisito es que hayan hecho al menos una exportación”. Esto es posible porque el foco de la fintech está puesto en los compradores de la pyme. A través de firmas calificadoras analizan el riesgo de esos clientes y comprueban el límite de crédito que pueden otorgarle a las pymes, hasta de 2.5 millones de dólares.

Opinión: El financiamiento de la cadena de suministro, el eslabón perdido

“Los compradores son los que van a pagar las facturas para nosotros son la parte más importante”, dice. Eso ayuda a comprender su modelo de negocio. Cuando la pyme hace un envío, comparte a Drip Capital la documentación correspondiente a ese pedido y, en 24 horas, la firma le adelanta 80% del valor de la factura. El cliente liquida a la fintech ese documento 60 o 90 días más tarde.

Es entonces cuando Drip Capital abona a la pyme el 20% restante, menos el descuento de la tasas de interés. “Nuestro margen está entre el ingreso y el costo de deuda. Entre más crezcamos más diversificado va a estar nuestro portafolio y mejor desempeño tendremos levantando capital a tasas bajas”, agrega Montaño. La recurrencia entre sus clientes es de 90%, asegura.

Publicidad

Y tiene sentido, ya que la necesidad de flujo constante es indispensable para que continuidad de las operaciones de las pymes, considera Cantú. “Los proveedores se apalancan cada vez más en sus proveedores hasta con 180 días de crédito, lo cual puede llevarlas a la quiebra”.

Además de Estados Unidos y México, Drip Capital opera en India y Emiratos Árabes. Montaño dice que para principios de 2020 lanzarán el servicio en Colombia, Perú y Vietnam. En nuestro país planean acelerar el otorgamiento de créditos para cerrar en 30 millones de dólares, lo que lograrán mediante alianzas con organismos de apoyo a la exportación, como el Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

“El primer año ha sido de darnos a conocer y generar confianza en las empresas. Una buena fuente de nuestro crecimiento ha sido la recomendación boca a boca, ahora ya podemos meter el acelerador y trabajar con más compañías”, confía el directivo.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad