Publicidad
Publicidad

Camas en vez de beds: los mexicanos que venden muebles a los latinos en EU

Rosa Macías y su esposo abrieron una mueblería en Phoenix adaptada al público latino. Hoy venden varios millones de dólares al año.
Crecimiento.
Crecimiento. Del Sol Furniture ya tiene tres mueblerías en Estados Unidos y una bodega. (Foto: FOTO: Brandon Sullivan)

Antes de emigrar a Estados Unidos, a principios de los 90, Rosa Macías sólo había estado una vez en ese país. Al llegar, desconocía el funcionamiento del sistema y no hablaba inglés, pero eso no fue impedimento para que ella y su esposo Venancio emprendieran un negocio de venta de muebles a pequeña escala en Phoenix, Arizona, dirigida especialmente al consumidor latino.

Iniciar el negocio no fue fácil, pues enfrentaron discriminación por parte de clientes y de los bancos, que les negaron créditos sólo por ser hispanos, asegura Rosa. Pero, finalmente, lograron fundar Mueblerías Del Sol, que poco a poco alcanzó el éxito. “Mucha de nuestra comunidad de aquellos años no estaba integrada al sistema de crédito, y nosotros cubrimos esa necesidad. Eso, a la gente le pareció formidable, primero porque los atendíamos en español y segundo porque otorgamos créditos”, dice. La mueblería proporcionaba directamente los préstamos, como sigue haciendo hoy, aunque ya trabaja también con financieras externas.

Lee: La política de Trump baja las ventas de Grupo Famsa en EU

El aumento de la comunidad hispana hizo florecer el negocio, y en 2006 llegaron a tener cuatro unidades y dos puntos externos de venta. Pero la bonanza no duró mucho: en 2008, la crisis económica y el éxodo de migrantes latinos en Arizona, por el endurecimiento de las leyes contra los indocumentados, perjudicaron la empresa de los Macías. En ese periodo, pasaron de tener 140 empleados a 40, y cerraron tiendas para quedarse sólo con dos.

Publicidad

“Nos dimos cuenta de que el mercado latino se había reducido, por lo que, en 2009, decidimos hacer un cambio y llamarnos Del Sol Furniture, para poder penetrar en el mercado general, no sólo en el hispano”, comenta la empresaria. Ella y su esposo cambiaron el nombre, el logo y la publicidad. Esta estrategia, junto con su incursión en el comercio electrónico, ayudó a la cadena de mueblerías a salir adelante. “Vinieron a trabajar con nosotros nuestros hijos y nuestro sobrino. Son jóvenes y trajeron renovación al negocio, mientras que mi esposo y yo aportamos la experiencia”, dice.

Lee también: Juguetes encuentran en las departamentales un nuevo aliado

Desde entonces, el crecimiento de Del Sol Furniture ha captado la atención de grandes cadenas minoristas, como la regiomontana Grupo Famsa, con la que tenía una alianza para la distribución de muebles. Tras cinco años trabajando en sociedad, Famsa incluso intentó comprar la mueblería, pero no hubo acuerdo.

Del Sol Furniture ahora tiene tres mueblerías y una bodega. Sus ingresos en 2017 –Macías no revela el monto, pero, según varias publicaciones estadounidenses, están cerca de 6 millones de dólares al año– se encuentran aún 15% debajo de su mejor nivel registrado en 2006, pero la empresaria espera regresar a ese nivel en 2018. Y ya piensa en el relevo. “Yo y mi esposo estamos pensando en bajarle a esto, y será mi hijo el que hará crecer el negocio. Será un futuro basado en el criterio de una nueva generación”.

Publicidad
NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad