Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

EU acaba de asestar un duro golpe a un fabricante chino de chips

El gobierno de Trump impuso una restricción que impide a firmas estadounidenses vender ‘software’ y tecnología a la estatal china Fujian Jinhua, en medio de las tensiones comerciales.
Chip
Chip EU anunció que impondrá una restricción a las compañías estadounidenses.

HONG KONG (CNN) - Estados Unidos acaba de asestar un duro golpe a las elevadas ambiciones tecnológicas de China.

Su decisión de atacar a un fabricante de chips chino de propiedad estatal por cuestiones de seguridad nacional se encuentra en el centro del enfrentamiento entre las dos superpotencias económicas por la tecnología y el comercio. También expone la falta de fabricantes de semiconductores exitosos locales en China como una de las mayores vulnerabilidades en el intento del país de convertirse en una potencia tecnológica global.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció este lunes que impondrá una restricción a las compañías estadounidenses de vender software y tecnología cruciales a Fujian Jinhua Integrated Circuit Co., argumentando que “presenta un riesgo significativo de involucrarse en actividades que son contrarias a los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos”.

Lee: Huawei lanza rivales de alta gama para superar a Apple y Samsung

La prohibición podría poner contra las cuerdas al fabricante de chips, que depende de la tecnología extranjera. Una medida similar de Estados Unidos en contra del fabricante chino de equipos de telecomunicaciones ZTE en abril paralizó las fábricas durante meses.

El gobierno de Estados Unidos no proporcionó detalles sobre las potenciales actividades por las que está preocupado. Pero Fujian Jinhua, que es propiedad del gobierno provincial de Fujian en el sureste de China, ha sido acusado de robo de secretos comerciales por el fabricante estadounidense de chips Micron Technology.

Publicidad

Fujian Jinhua, que presentó una contrademanda contra Micron en China, no respondió a una solicitud de comentarios el martes.

El gobierno de Trump ha dicho que los esfuerzos de China para apropiarse de tecnología estadounidense son “una amenaza existencial” para el futuro de la economía estadounidense. Ha convertido el tema en una parte central de su lucha comercial con Pekín, imponiendo aranceles a 250,000 millones de dólares en productos chinos, y ha amenazado con imponer más a menos que Pekín cambie sus políticas industriales.

Recomendamos: El gigante telefónico chino que le ganó a Apple en África

El gobierno chino ve la situación de manera muy distinta, al considerar que la necesidad de desarrollar industrias de manufactura de alta tecnología es vital para su desarrollo económico. A pesar de las numerosas quejas de las empresas, niega haber intentado obtener propiedad intelectual de Estados Unidos por medios injustos.

Agitación en la guerra comercial

Al igual que la prohibición de ZTE, la medida estadounidense contra Fujian Jinhua probablemente aumentará las tensiones entre Washington y Pekín.

“Esperamos que Estados Unidos pueda hacer algo que beneficie a ambas partes y algo para mejorar la confianza mutua, no lo contrario”, dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Lu Kang, en respuesta a una pregunta sobre la nueva prohibición en una sesión informativa regular el martes.

Dijo que comentarios adicionales provendrían del Ministerio de Comercio.

Los analistas ven pocas posibilidades de que cualquiera de las partes dé marcha atrás en el corto plazo. Las negociaciones comerciales entre las dos partes no han logrado avanzar este año.

Bloomberg News alarmó a los inversionistas el lunes con un informe de que el gobierno de Estados Unidos está listo para seguir adelante con aun más aranceles si una reunión que se espera que tenga lugar el próximo mes entre el presidente chino, Xi Jinping, y el presidente estadounidense, Donald Trump, no sale bien. Las acciones estadounidenses descendieron, y el yuan cayó a su nivel más bajo en una década en las operaciones asiáticas.

Lee: China usó chips diminutos para robar secretos tecnológicos de EU: Bloomberg

Trump sugirió el lunes en Fox News que no espera un rápido progreso.

“Me gustaría hacer un acuerdo en este momento”, dijo. “Simplemente digo que no están listos”.

La dependencia china

El presidente Xi Jinping ha hecho de la construcción de la industria de semiconductores en China una prioridad clave, e incluso ha comparado un chip de computadora con el corazón humano.

“No importa cuán grande sea una persona, nunca podrá ser fuerte sin un corazón fuerte y sólido”, dijo en abril durante una visita a una fábrica de semiconductores en el centro de China.

Ese corazón está actualmente impulsado por tecnología extranjera.

Según la firma de investigación IC Insights, China compra más chips de computadora que cualquier otro país, al consumir alrededor de 140,000 millones de dólares, o el 38%, de los semiconductores del mundo. A pesar de su voraz apetito, China produjo solo 18,500 millones de dólares, o aproximadamente el 13% de los chips del mundo.

Recomendamos: Amazon y Microsoft abrirán centros de inteligencia artificial en Shanghái

Pekín está tratando agresivamente de cerrar esa brecha, pero desarrollar una industria de chips competitiva es costoso, políticamente delicado y requiere tiempo.

El gobierno ha invertido miles de millones en fabricantes de chips locales como Fujian Jinhua, Tsinghua Unigroup e Innotron Memory para ayudarles a desarrollar su propia propiedad intelectual. Incluso la empresa de comercio electrónico Alibaba está entrando en el juego, y anunció el mes pasado que creará una empresa centrada en la fabricación de chips de inteligencia artificial para la computación en la nube, dispositivos conectados a Internet y otros sectores.

Las compañías chinas también han tratado de apropiarse de tecnología en sus ofertas por negocios de chips extranjeros. Pero varios intentos de comprar participaciones en firmas estadounidenses fracasaron después de que las autoridades estadounidenses objetaron los acuerdos por motivos de seguridad nacional.

A pesar de los obstáculos, China está impaciente por hacer crecer esa industria. El plan “Hecho en China 2025” de Pekín —una de las políticas industriales señaladas por el gobierno de Trump como una preocupación— incluye el ambicioso objetivo de lograr la autosuficiencia en las industrias de alta tecnología, incluidos los semiconductores, para 2025.

Lee: Google dice que su buscador en China aún no está cerca de lanzarse

La guerra comercial está complicando ese esfuerzo.

China necesita tecnología extranjera para seguir desarrollando su propia industria de chips, según SEMI, una asociación internacional para empresas que abastecen a la industria electrónica.

“Debemos enfrentar el hecho de que todavía hay una cierta brecha entre la industria nacional de semiconductores y la de nivel avanzado internacional”, dijo a la prensa el jefe para China del grupo, Lung Chu, en Shanghái el mes pasado. “Por lo tanto, la cooperación internacional es la clave para el crecimiento de la industria”.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad