Publicidad
Publicidad

Nuestras Historias

La era AMLO / header desktop
La era AMLO / cintillo galería desktop

La CFE puede tener la solución a los problemas de abasto de gasolina de Pemex

La eléctrica nacional posee terminales que permitirían duplicar la capacidad de almacenamiento de combustibles y dar más respiro a la estrategia contra el huachicol emprendida por AMLO.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene entre sus activos una de las 'llaves' que permitirían sobrellevar la estrategia contra el robo de combustible, evitando el desabasto que provocó en diferentes partes del país.

El plan para frenar el huachicol cerró algunos de los ductos donde se transporta la gasolina. Por ello, las terminales de almacenamiento y reparto (TAR) recibieron los combustibles con menor rapidez, lo que causó escasez en algunas estaciones de servicio, que no pudieron abastecer toda la demanda.

Lee: México vive al día en abasto de gasolina y diésel.

Pemex cuenta con 73 terminales donde las pipas acuden para surtirse de gasolinas, que luego llevan a las estaciones de servicio. De ellas, 35 se conectan a través de ductos, 19 se suministran por pipas, 10 a través de barcos, y la de Durango por ferrocarril.

Toda esta infraestructura puede almacenar 11.97 millones de barriles de petrolíferos, como gasolinas, diésel o turbosina. Esto permite un promedio de autonomía de abasto de 2.9 días a nivel nacional, antes de que se agoten todos los inventarios. Desagregado por cada tipo de combustible, habría capacidad para 3.4 días de autonomía en gasolinas, 3.4 días de diésel y sólo 2 para la turbosina, según datos de la Sener. Esta capacidad de almacenamiento es mucho menor a la de otros países.

Leer: La CFE elabora diagnóstico para enfrentar pérdidas eléctricas.

Publicidad

Por eso, los cortes en el suministro a través de ductos pusieron a prueba el débil almacenamiento con que cuenta Pemex. La solución puede tenerla en su contraparte energética estatal: la CFE tiene una amplia red de terminales de almacenamiento que se construyeron para guardar parte de los energéticos con los que generaba energía, como el combustóleo, que cada vez utiliza menos.

Leer: Así puso fin Colombia al robo de combustibles…y no se parece al plan mexicano

La anterior administración planeaba ofrecer casi el 70% de esta capacidad de CFE para 2020, a través de alianzas con el sector privado para modificar las terminales y permitir que recibieran los productos de Pemex.

Sin embargo, a la fecha apenas se tienen noticias del avance de estos planes. La Comisión Reguladora de Energía (CRE), el regulador del sector petrolífero y eléctrico, solo otorgó un permiso a CFE Generación III para habilitar una planta de almacenamiento de 320,000 barriles en Manzanillo; y la firma Andeavor anunció la construcción de una terminal de 700,000 barriles en las instalaciones de CFE Energía en Rosarito, Baja California.

Pero de momento, ni el nuevo gobierno ni la nueva dirección de CFE, a cargo de Manuel Bartlett, han anunciado planes para continuar con este proyecto.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad