Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

#CómoReactivarMéxico_header desktop Home Expansión
#CómoReactivarMéxico

Los pequeños negocios piden créditos revolventes para sobrevivir a la crisis

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), afirma que el gobierno lanza un "mensaje equivocado" al igualar las condiciones del sector formal y el informal.
lun 13 abril 2020 05:00 AM
Abarrotes
Muchos pequeños negocios están comenzando a dar servicio a domicilio, para que sus clientes no tengan que salir de casa.

A la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), los créditos anunciados por el gobierno para las pymes del sector formal e informal no le acaban de convencer. El millón de préstamos por 25,000 pesos cada uno (500,000 para el sector formal y la misma cantidad para el informal), que tendrán una tasa de interés de 6.5% a 36 meses son insuficientes y, además, es muy probable que muchos beneficiarios no devuelvan el monto. Por eso, la asociación tiene una contrapropuesta: otorgar créditos revolventes, que puedan ser utilizados varias veces a medida que los beneficiarios van cumpliendo con las obligaciones de pago.

Publicidad

“Estos créditos deben ser libres de intereses y ofrecerse como línea de crédito que, si lo cuidas, lo puedes usar varias veces. Este espíritu sería más productivo que si te pagan con intereses, porque al final del día mucha gente va a optar por la morosidad, va a ser más fondo perdido que otra cosa”, afirma Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Anpec.

El representante de los pequeños comercios critica también que el plan de gobierno ponga en igualdad de condiciones al sector formal y el informal , una situación puede llevar a muchos formales hacia la informalidad. “Si le das la misma cantidad de dinero a unos y otros, por qué quedarse en la formalidad, si en un emergencia te dan trato igual y en la operación comercial tiene más ventajas la informalidad”, opina. “Es un mensaje equivocado (…), es un grave desencuentro entre discurso e intencionalidad política en la misma narrativa social, que busca que la economía se formalice”.

La propuesta de la Anpec para el sector informal pasa por generar apoyos a través de los programas de bienestar, como puede ser la entrega de canasta básica de alimentos por el mismo valor que le darían a los negocios formales, “pero en especie”. Además, Rivera afirma que el gobierno no consultó con el sector qué medidas necesitaban, entre las que la Alianza demanda periodos de gracia en el pago de servicios, como la luz y el agua, gastos fijos que los pequeños negocios deben pagar aunque no tengan ventas.

Publicidad

Además, los pequeños comerciantes señalan la urgencia de las ayudas. “Si esto se va a resolver el 20 de abril para que se termine concretando la posibilidad del crédito en mayo o junio, pues muchas gracias, el dinero se ocupa ahora”.

(Obligatorio)

Cambiar el modelo para sobrevivir

Rivera señala que el sector se está adaptando a las nuevas necesidades surgidas de la necesidad de confinamiento para evitar el contagio del coronavirus Covid-19. Por eso, muchas tiendas de barrio, los abarrotes, así como fondas y taquerías, están dando servicio a domicilio, una estrategia que, además, “vincula al pequeño comercio todavía más con sus clientes”. Los clientes solicitan por WhatsApp sus pedidos, ya sea de despensa o de alimentos preparados, que son entregados en la puerta de su casa. “Esto se va a convertir en una práctica que va a fortalecer las ventas”.

Lee: Cuatro opciones para ir al mercado sin salir de casa

Pero, asegura Rivera, también se convertirá en un reto. Más de la mitad de la población del país se abastece en los 1.2 millones de puntos de venta del canal tradicional (muchos de ellos, suspendidos hoy porque no son actividades esenciales, como pequeños talleres). De ello, 680,000 son tiendas de abarrotes y su desafío será encontrar el punto de equilibrio en su operación. Muchos consumidores suelen pagar a crédito sus compras “y las pagan al final de la semana”. Pero gran parte de estos clientes no están teniendo ingresos, por lo que no están pagando.

“Lo que se venía haciendo de manera natural de dar créditos y apoyos, hoy está colapsando, porque no hay expectativa de que a la semana vayan a tener dinero las familias y esto viene a colapsar el abasto popular, que no tendrá para los proveedors. Y no todo el abasto se va a poder garantizar”, señala Rivera.

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad