Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La pandemia recalibra las fuentes de ingresos de las aerolíneas mexicanas

Mientras Aeroméxico ahora percibe menos ganancias del mercado internacional, los ingresos complementarios han repuntado para el segmento low-cost.
mar 10 noviembre 2020 05:00 AM
Aerolíneas
La pandemia ha reavivado unidades de negocio como el de carga aérea y los vuelos chárter, para el transporte de insumos médicos, principalmente.

Los modelos de negocio de las aerolíneas pocas veces han sido puestos a prueba como ha sucedido con el COVID-19. Las certezas que varias empresas tenían sobre sus respectivos mercados se han esfumado indefinidamente, y eso se ha reflejado en sus fuentes de ingresos, que ahora ven más pesos entrando por servicios que hasta hace unos meses hubieran sido impensables.

Un ejemplo de esto ha sido el caso de Aeroméxico, que durante 2019, percibió más de la mitad de sus ingresos (51.2%) del segmento internacional. Tras la pandemia, la aerolínea prácticamente ha mantenido la proporción de ingresos del segmento doméstico (32.9% en los primeros nueve meses de 2019 contra 32.4% en 2020), pero las ventas que otorgaba el segmento internacional han sido reemplazadas –al menos en proporción– por los ingresos de carga, de vuelos chárter y otros canales.

Publicidad

Las empresas del segmento low-cost han visto un cambio similar. En el caso de Volaris, entre enero y septiembre, los ingresos por tarifas representaron seis puntos porcentuales menos del total de ingresos que en 2019, al pasar de 66% a 60% en 2020. De manera opuesta, las ventas por concepto de otros ingresos –como servicios a bordo y de equipaje– subieron cinco puntos porcentuales, mientras que los ingresos no relacionados con pasajeros pasaron de un índice de 2% a 4% en el periodo de enero a septiembre.

En el caso de Viva Aerobus, los papeles también se han invertido. En los primeros nueve meses de 2019, 56% de los ingresos provinieron de la venta de boletos, y 44% de ingresos complementarios, mientras que, para este año, la mayoría de los ingresos se concentró en los ingresos complementarios (54%), mientras que las tarifas aportaron 46% del total de ventas.

Esta recomposición responde a una necesidad de generar nuevas fuentes de ingresos, refiere Julián Fernández, analista de Bursamétrica, como ocurre con el caso de Aeroméxico, que ante el cierre de mercados cruciales como el europeo, han acelerado el paso en otras unidades de negocio como la carga, que repuntó 5% hasta septiembre.

Incluso Aeroméxico repuntó en el segmento de vuelos chárter –de contratación privada o por otros canales no comerciales–, donde los ingresos pasaron de 3 millones de pesos en los primeros nueve meses de 2019, a 115 millones para el mismo periodo de 2020, impulsado por el transporte de insumos médicos y otros productos.

En el caso de las aerolíneas del segmento low-cost, un mayor porcentaje de las ventas por ingresos adicionales sugiere una amplia resiliencia de este modelo de negocio, considera Alejandro González, analista de Intercam Casa de Bolsa.

“Lo que llama la atención es la parte de los ingresos adicionales, que ya representan un mayor porcentaje. Aerolíneas como Volaris y Viva Aerobus, por su estrategia de ultra bajo costo, tienden a llegar a estos resultados”, indica.

Publicidad

En el caso de Viva Aerobus, un mayor enfoque en los ingresos adicionales disminuye la presión sobre las tarifas, lo que se traduce en que las aerolíneas tienen un mayor margen para mantener sus precios.

“El procedimiento es que bajan los precios de los boletos para reactivar la demanda, y después de eso reactivan la demanda con precios que no cubren por completo los gastos de la aerolínea. Poco a poco tienes que llegar a un punto que los ingresos vayan a ser mayores a tus gastos, y para lograr eso, sí veríamos que tendría que haber un incremento (de tarifas) en dado momento”, refiere González, por lo que puede tornarse insostenible a largo plazo.

De momento, las aerolíneas low-cost parecen estar confiadas, pues se encuentran sumando nuevos aviones a sus respectivas flotas, mientras las presiones financieras orillan a compañías como Aeroméxico a contraerse en capacidad, lo que incidirá en la composición del mercado.

Publicidad
Publicidad
Publicidad