Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Alejandra Palacios: “Dejo el balón adelante de donde me lo dejaron a mi"

La economista deja el puesto de comisionada presidenta de la Cofece y se queda con un pendiente: que el gobierno vea al organismo como un aliado.
vie 03 septiembre 2021 05:00 AM
Alejandra Palacios deja la Cofece
Alejandra Palacios afirma que le gustaría que su sucesor como presidente de la Cofece tuviera mejor diálogo con el gobierno.

La primera presidenta de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece), el ente antimonopolios, termina su mandato el 9 de septiembre. Con una gestión que comenzó con la puesta en marcha de un nuevo organismo y que ha pasado sus dos últimos años entre reproches del Ejecutivo, Alejandra Palacios Prieto considera que ha dejado el balón más adelante de donde lo recibió.

Una institución a cargo de velar por la competencia no era algo nuevo. Palacios recibió la titularidad de un organismo creado por decreto en 2014, a raíz de la reforma en la materia del año previo.

Hasta ese momento existía la Comisión Federal de Competencia (CFC), un ente desconcentrado creado en 1993, y que desapareció para dar paso a un órgano autónomo constitucional, con el objetivo de que fuera el primero totalmente independiente del Poder Ejecutivo, desde su agenda y su presupuesto hasta el nombramiento de su pleno.

Publicidad

Palacios, economista de profesión, fue la primera titular del órgano de competencia y su misión, dice, ha sido cumplida.

“La autonomía es una palabra un poquito hueca si no viene acompañada de solidez técnica, de genuino interés por el interés público, por hacer una administración no politizada de los asuntos económicos. Me gustaría ser recordada por eso”, afirma. “Siendo objetiva, sí siento que la institución es más, el tema de la competencia también es más y la fortaleza de la institución también es más después de este trabajo. En ese sentido, creo que cumplí. Siempre hay la oportunidad de hacer mejor las cosas, es obvio, y me doy cuenta de que todavía hay muchísimo por hacer, pero, al menos, entrego el balón más adelante de donde me lo dejaron a mi".

La competencia ya había pasado por etapas en las que se creó legislación, se desarrolló un primer organismo y se promovió una dinámica entre compañías. La siguiente yarda, siguiendo la analogía de Palacios, a la que fue llevada la Cofece fue la de la crear una institución, dice. "Nos tocó crear una institución autónoma, darle su personalidad. Creo que fue una época institucional importante”, afirma la economista.

Las multas de la Cofece

La administración de Palacios se topó con varias investigaciones importantes. En mayo de 2017, dio a conocer la resolución de una indagatoria en la que concluyó que cuatro Afores habían realizado acuerdos para reducir el traspaso de clientes entre ellas y, en enero de este año, resolvió que siete bancos y traders se coludieron para manipular el mercado de bonos gubernamentales. A las primeras se les impuso una sanción de 1,100 millones de pesos y a los segundos, una de 35 millones. La más reciente fue la sanción, a mediados de agosto, a Marzam, Casa Saba, Fármacos Nacionales (Fanasa), Nadro y Almacén de Drogas por la realización de prácticas monopólicas absolutas en el mercado de la distribución de medicamentos. La multa ascendió a 903.5 millones.

La comisión también entró a investigar el mercado de slots –los horarios de despegue y aterrizaje– en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en donde encontró que el acceso era ineficiente y generaba condiciones anticompetitivas. Y también ha iniciado tres investigaciones en el mercado del gas licuado de petróleo, en el que se ha puesto énfasis en esta administración, y cuyo resultado aún está pendiente.

Publicidad

El paso de Palacios ha transcurrido entre dos sexenios presidenciales. El primero impulsó una reforma para dar autonomía constitucional al organismo y abrió mercados, como el de telecomunicaciones y el energético, que sumó labores a la Cofece. El segundo se ha caracterizado por un constante reclamo a las labores de la comisión desde las conferencias de Palacio Nacional e intentos, desde el discurso y en iniciativas que no llegaron a concretarse, por hacer desaparecer el organismo.

Al siguiente titular de la Cofece le tocará, advierte su predecesora, fortalecerla. El organismo fue calificado en 2018 con tres estrellas y media (de cinco) en una clasificación mundial realizada por la publicación británica Global Competition Review. La calificación pone a la comisión en el mismo nivel que otras autoridades de Canadá, Noruega o Nueva Zelanda. En 2014 fue calificada con 2.5 estrellas.

Ser un aliado del gobierno

El presidente López Obrador ha abierto un frente hacia los órganos autónomos, y su mira se ha puesto, especialmente, en la Cofece, a la que ha amenazado con su desaparición o con integrarla en una Secretaría de Estado.

Palacios Prieto, quien fue ratificada en septiembre de 2017 por un periodo de cuatro años, reconoce que el diálogo con la administración federal actual no ha sido un tema sencillo. Su personalidad, admite, pudo haber sido uno de los factores que ocasionaron que las conversaciones no hayan tenido los resultados que ella esperaba. “Espero que mi sucesor sea menos confrontativo que yo y tenga la posibilidad de generar conversaciones más fructíferas. También me gustaría que el gobierno vea que la Cofece es su aliada, no su némesis”, señala. Para Palacios, la comisión podría ser más potente “si estuviera acompañada por el resto del Estado mexicano”.

En lo que va del actual sexenio, el organismo se ha opuesto a una serie de medidas promovidas desde el Ejecutivo para cambiar la dinámica del sector energético. Palacios sabía que este mercado sería uno de los que ocuparían la agenda de la comisión: las dos empresas dominantes del mercado fueron monopolios por años y las administraciones de ninguna de ellas están acostumbradas a la competencia.

“La competencia no se iba a dar por decreto, habría que generarla y nosotros éramos una pieza para que eso suceda y en eso estamos”, dice.

Publicidad

La Cofece se ha pronunciado en contra de la mayoría de los movimientos legales echados a andar desde la Presidencia, como el cambio de metodología en los Certificados de Energías Limpias para favorecer a la Comisión Federal de Electricidad o la prioridad que ha dado la Comisión Reguladora de Energía a Pemex. Quizá su mayor acción fue la controversia constitucional ante la Suprema Corte para frenar la política de confiabilidad publicada por la Secretaría de Energía, y que hoy está desarticulada tras un fallo a su favor.

El organismo también fue una de las instituciones federales que se opuso a la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, que establece que ningún funcionario podría ganar más que el presidente. Esta fue, de hecho, una de las primeras acciones que más abrieron distancia con el Ejecutivo. “Eso, a la larga, va a mermar la calidad de los servidores públicos”, afirma.“Y eso sí tiene un costo de mediano plazo en el país, esa sí es una política que sí me ha dolido mucho de este gobierno”.

Palacios asegura que nada de esto ha sido una cuestión personal con el gobierno y que el organismo solo ha hecho aquello para lo que fue creado. Así que la incomodidad, afirma, es algo que es necesario asumir.

“El papel de la Cofece es el que le corresponde por mandato constitucional, no es más ni menos que eso. Hay una Constitución que dice que lo que debe haber es una autoridad que debe promover la competencia y la libre concurrencia en los mercados y sancionar las conductas anticompetitivas”, sostiene. “Ese es nuestro mandato, a eso nos debemos, para eso nos eligieron. Yo juré hacer cumplir la ley, en eso estamos. No más, no menos”, agrega.

La comisionada afirma que su papel al frente del organismo es por naturaleza incómodo. Pese a que su función ha dado la impresión de serlo aún más durante esta administración federal, los descontentos también existieron durante el sexenio pasado. “Roces en esta posición siempre hay por construcción institucional, diría que eso no ha cambiado y eso no va a cambiar tampoco con el próximo gobierno”, advierte.

Alejandra Palacios, que también ha trazado su camino en el ámbito académico, asegura que no sabe cuál será su próximo paso, pero dice que deja la titularidad tranquila y en espera de que el siguiente comisionado o comisionada logre también llevar el organismo algunas yardas más adelante.

Publicidad
Publicidad