Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El próximo auto premium que compres será… ¿chino?

Para abrirse camino en el segmento, los fabricantes del país asiático han revivido marcas europeas, comprado viejas plantas a fabricantes premium y contratado a algunos de sus diseñadores.
mar 07 septiembre 2021 05:00 AM
Wey.jpg
Great Wall presentó en el Autoshow de Frankfurt su nueva marca premium Wey, con la que buscará una rebanada del mercado premium, ahora dominado por BMW, Audi y Mercedes-Benz.

Los fabricantes de automóviles chinos se habían enfocado en el mercado masivo hasta ahora. Pero con tres millones de consumidores del país asiático comprando modelos premium cada año, las marcas locales están volteando a ver cada vez más a este segmento, hoy dominado por las europeas.

Para abrirse camino, las armadoras chinas han revivido marcas europeas que quebraron hace décadas, comprado viejas plantas a fabricantes premium y contratado a algunos de sus diseñadores.

Publicidad

Great Wall Motors es una de ellas. El mayor fabricante privado de automóviles de China está buscando una rebanada del mercado premium local con su marca Wey -que toma el apellido del fundador de la empresa, Jack Wey- y ha contratado al alemán Jens Steingräber, el desarrollador del Q3SUV de Audi, para que sea el CEO de su nueva marca.

También Saic Motors reclutó a Carl Gotham, un ​​diseñador automotriz con más de 20 años de experiencia trabajando en el diseño de vehículos para compañías como Rolls Royce, Land Rover o Jaguar, como director de Diseño Avanzado para sus marcas MG y Roewe.

Entre las que han sido revividas por inversores chinos están la marca inglesa MG y la alemana Borgward. Esta última dejó de operar en 1961 y recientemente, Christian Borgward, nieto de su fundador, la regresó al mercado con inversión del país asiático, lanzando en 2015 el SUV de tamaño pequeño BX7.

Además de buscar una rebanada de su mercado local con su nueva oferta de vehículos premium, los fabricantes de automóviles de China aspiran a establecer una presencia en mercados fuera de Asia. Europa y Estados Unidos han sido objetivos obvios, pero la prolongada disputa comercial entre Beijing y la pasada administración de Donald Trump los ha empujado a centrarse más en Europa occidental y en algunos mercados emergentes, como Latinoamérica.

Saic Motors lanzó su marca MG en México en octubre pasado y desde entonces ha escalado rápidamente posiciones en la tabla de ventas. En julio, superó en volumen a varias marcas premium, incluidas las tres alemanas Audi, BMW y Mercedes-Benz.

Great Wall Motor, que anunció planes para distribuir vehículos bajo su marca Wey en Europa occidental a partir de este año, comenzando por Alemania, recientemente también adquirió la fábrica de automóviles que Mercedes-Benz desactivó en diciembre pasado en Brasil y en la que producía el sedán Clase C y el SUV GLA.

La llegada a Brasil se produce en el marco de un plan de internacionalización, que ha impulsado a la empresa a fabricar autos fuera de China.

El presidente de Great Wall Motor ha sido cuestionado sobre por qué vender sus automóviles a nivel mundial cuando su hogar es el mercado de automóviles nuevos más grande del mundo. Su respuesta ha sido que, tras competir con rivales nacionales en precio durante tanto tiempo, era hora de que los fabricantes de automóviles chinos se enfocaran en la rentabilidad. “Las marcas chinas deben globalizarse”, dijo durante la presentación de Wey en el Autoshow de Frankfurt de 2019.

Las marcas alemanas aún dominan el mercado premium global. Para Gerardo San Román, director de la consultora Jato, el reto que enfrentan los fabricantes chinos es crear una verdadera identidad de marca. “Si ves un vehículo chino de nueva generación, ya no luce barato. Los fabricantes han mejorado mucho, pero les falta algo que sí tienen las marcas alemanas: un legado", explica.

 
Publicidad
Publicidad