Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Hannah Tucker, la financiera que quiere cambiar el sistema alimentario

Para la fundadora de Balance Point Ventures, los sistemas de generación de alimentos modernos van más allá de la creación de comida vegana.
mié 03 noviembre 2021 05:00 AM
Hanna Tucker investiga sobre alimentos modernos. (Cortesía)
Hannah Tucker investiga sobre alimentos modernos.

Los alimentos cambian. Los sistemas alimentarios se van transformando y dan paso a un sistema moderno que, para Hannah Tucker, es parte de un motor que da arranque a una economía moderna y sostenible.

Con el incremento de la población mundial, el futuro de la alimentación se ha convertido en un desafío para las empresas que se dedican a esta industria. Para algunos expertos es inminente cambiar el modelo actual, de lo contrario el hambre amenaza con golpear a millones de personas.

“Nuestro sistema alimentario ya no funciona. Está llegando a su punto de ruptura y esto se debe a que lo diseñamos en 1870, hace más de 150 años, cuando las condiciones y las capacidades eran diferentes. Entonces eran solo 1,000 millones de personas en el mundo y los recursos parecían infinitos”, dice Hannah Tucker, fundadora de Balance Point Ventures y Disruption Dinner.

Publicidad

El interés de Tucker en estos modelos, que tienen un gran componente tecnológico, se despertó cuando trabajó con Al Gore, conocido por su activismo a favor del medio ambiente. Tras salir de la empresa de gestión de inversiones Generation Investment Management, fundada por el exvicepresidente de Estados Unidos, comenzó el camino de la investigación de los sistemas alimentarios y fundó Balance Point Ventures.

Para la experta, que participará en el SingularityU Digital Series, que se celebrará en Jalisco entre el 23 y el 25 de noviembre, en el contexto actual este sistema se ha quedado obsoleto, pues tenemos un mayor nivel de desarrollo. A esto se suma la desigualdad y la degradación de los recursos naturales, que generan desequilibrios en los sistemas naturales, como el cambio climático, otra amenaza para garantizar el acceso a la alimentación.

Pero no todas las noticias son catastróficas. El panorama ha creado una revolución, de la mano de empresas que impulsan cambios tecnológicos en la forma de crear alimentos: desde su producción, las cadenas de suministro y hasta que llega al plato del consumidor.

La fundadora de Balance Point Ventures añade que las impresiones 3D, la investigación genómica, la inteligencia artificial y el blockchain son tecnologías que deben estar incluidas en las nuevas capacidades para dar paso a un sistema alimentario sostenible. “No es que crea que el sistema alimentario deba cambiar. Lo veo cambiar debido a que todas estas fuerzas se unen y nos mueven en una dirección diferente que será sostenible en el contexto actual, es una evolución”, comenta.

El foco de las empresas está aquí. En el estudio 'El panorama de las FoodTech en América Latina', la organización de apoyo a emprendedores Endeavor detalla que, desde hace 10 años, la inversión se disparó en esta industria en la región, con un total de 206 rondas de capital en las que se invirtieron 1,700 millones de dólares en primeras fases. Combinados, los años 2020 y 2021 representan el 64% del capital total invertido desde 2011.

En el mundo, la categoría Food Products lideró las inversiones con 40%, concentradas con productores de proteínas alternativas de alimentos de origen vegetal a células animales, utilizando ingeniería genética, biotecnología, fermentación e inteligencia artificial.

 

La experta reconoce que al optar por un sistema alimentario moderno también se toma un camino artificial, que considera las innovaciones de alimentos a base de plantas o el cultivo de células madre para el desarrollo de carne artificial u otros alimentos, pero esta transformación también debe contar con el desarrollo de otros sistemas para producir comida, como la agricultura vertical o tener prácticas regenerativas.

“La tecnología se emplea para hacer alimentos de una manera sostenible y escalable, y estas prácticas se están uniendo no sólo para producir alimentos, sino para ofrecer servicios ecosistémicos que apoyan la biodiversidad reduciendo los niveles de carbono, restaurando el suelo y agregando agua nuevamente al nivel freático”, añade.

Hacia dónde van las empresas

Hannah Tucker opina que dentro de la industria alimentaria hay algunas empresas que exploran el camino de la tecnología y el de los ecosistemas. Y algunas de ellas entran a mercados de comidas que ya no son convencionales en su producción y que, al mismo tiempo, llevan a sus productores agrícolas a tener prácticas más sustentables .

Sin embargo, para la líder de Disruption Dinner las inversiones que se orientan a estos rubros innovadores aún no son suficientes, mientras el mayor porcentaje aún se destina a la producción tradicional.

Los consumidores tambien forman parte de esta ecuación. Es por ello que deben darse cuenta de los cambios que se van generando al rededor del sistema alimentario, para que se den oportunidad de probar los alimentos modernos, desde los que son producidos en granjas regenerativas o comprando las innovaciones que aparecen en los supermercados.

“Para el 2030 el sistema alimentario será dramáticamente diferente de lo que ha sido en el pasado y me gustaría pensar que eso incluye un mayor acceso a todos los diferentes tipos de alimentos modernos, particularmente a los que provienen de la agricultura regenerativa, que además de los beneficios nutricionales, también tiene otros como los ambientales y sociales”, puntualiza.

 
Publicidad
Publicidad