Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La escasez de chips afecta más al sector automotriz que los cierres por COVID-19

Los fabricantes de vehículos y sus distribuidores esperaban superar el millón de unidades vendidas en 2021, pero el desabasto de semiconductores ha dado un frenón inesperado al sector.
lun 08 noviembre 2021 04:44 PM
Venta de autos.
El último trimestre del año solía ser el mejor, en términos de ventas, para el sector: entre octubre y diciembre se desplaza alrededor del 30% del total del volumen de un año.

Edgar Estrada, director de la marca Volkswagen en México, esperaba encontrar un terreno más llano después de la cuesta de 2020. Pero este año no ha sido precisamente un viaje fácil: intentar recuperar las ventas de vehículos, en medio de una escasez global de semiconductores que se ha prolongado durante 2021, ha sido una ardua pendiente. “Creíamos que con la pandemia lo habíamos visto todo, y no. La escasez de chips nos ha afectado fuertemente”, afirma.

La marca alemana inició el año con una expectativa de recuperación frente a 2020 en línea con el mercado, de entre 10% y 12%. Pero el desabasto de chips ha obligado a Volkswagen a detener varias plantas alrededor del mundo. Esto ha afectado la capacidad del fabricante de surtir la demanda que tienen los pisos de venta en México.

Esta historia se repite en prácticamente todas las marcas.

Publicidad

La escasez de semiconductores empezó a trastocar la dinámica automotriz desde finales de 2020 y el problema ha escalado a tal grado que prácticamente todos los fabricantes han agotado sus inventarios de vehículos. “Estamos vendiendo lo que se va produciendo”, dice Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA). “Este no es un problema exclusivo de México, es un fenómeno global”.

El último trimestre del año solía ser el mejor, en términos de ventas, para el sector: entre octubre y diciembre se desplaza alrededor del 30% del total del volumen de un año. Pero en los últimos meses, varios fabricantes, como General Motors, Nissan y Volkswagen, han tenido que parar sus plantas debido a la falta de componentes con chips. Esto se ha visto reflejado en el volumen de ventas.

La gráfica ya dibuja una línea por debajo de los pronósticos mensuales. La AMDA había previsto vender 79,000 unidades en octubre y el resultado final quedó 3% por debajo. En otros años, las ventas promedio de la industria durante octubre, noviembre y diciembre superaban las 100,000 unidades.

“Hoy la capacidad que tenemos como industria nos da para abastecer alrededor de 80,000 unidades mensuales”, señala Rodrigo Centeno, director de mercadotecnia de Nissan Mexicana, la marca más vendida en el país.

Aún no hay una luz que indique que el sector esté cerca de salir del túnel. A mediados de año, los distribuidores predecían que el desabasto de chips estaría superado para el primer trimestre de 2022. Algunos analistas más optimistas incluso hablaban de finales de este año. Pero más de un fabricante ya vislumbra que la crisis se prolongará durante todo 2022.

“Creemos que seguirá habiendo falta de semiconductores durante 2022”, apunta Gerardo Macías, gerente de ventas de la división de autos de Suzuki en México. “Es un hecho que esto continúa. Seguramente va a seguir siendo un tema para la industria durante el año que viene”, agrega Maru Escobedo, CEO de BMW México.

Hasta ahora, las ventas de vehículos nuevos acumulan 834,486 unidades y el pronóstico ajustado de la AMDA prevé que en noviembre se sumarán 83,500, más otras 89,200 en diciembre, para un gran total de un millón al cierre de 2021. “Difícilmente podremos alcanzar un volumen superior al millón de unidades”, reconoce Rosales.

En 2020, la industria vendió 949,353 vehículos nuevos. “Existe la posibilidad de que este año incluso nos quedemos por debajo del millón de unidades. El volumen de venta prepandemia lo vamos a recuperar hasta 2023”, añade Macías.

Publicidad
Publicidad
Publicidad