Publicidad
Revista Digital

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

La educación sexual sirve para vender juguetes eróticos

La marca española Plátanomelón encontró un nicho de mercado en México, donde crece al mismo tiempo que derriba tabúes sobre la sexualidad y los juguetes.
vie 14 enero 2022 01:36 PM
Juguetes sexuales de Platanomelón
Platanomelón ha hecho de la comunicación divertida en sus redes sociales una de sus principales herramientas de venta.

“El príncipe azul vibra y es recargable” es una de las frases que se leen en las redes sociales de Platanomelón, una tienda española de juguetes eróticos que llegó a México a mediados de 2020 y que ha logrado crear una comunidad que se acerca a la marca por la manera en la que, desde sus redes sociales, aborda temas sobre sexualidad.

“La comunicación ha sido la joya de la corona de Platanomelón. Desde un inicio, la misión fue democratizar y normalizar hablar de temas sexuales. Es un balance que hemos tratado de encontrar, entre ser directos y no ser explícitos. Lo que queremos es que alguien pueda estar en su Instagram, navegando al lado de su abuelita y que no le vaya a salir algo que diga ‘esto sí está pasado’”, dice Lourdes Albin, country manager de la empresa en México.

Los contenidos de Platanomelón son distintos en cada una de sus redes sociales, ya que cada plataforma cuenta con normas distintas que se deben cumplir para evitar sanciones o la censura de los contenidos. Sin embargo, tienen una característica similar: abordan desde temas sobre educación sexual que ayudan a resolver dudas, que pueden parecer simples, hasta temas más subidos de tono, sobre los que sus seguidores piden hablar.

Publicidad

Albin cuenta que, detrás de los posteos hay un grupo de sexólogas calificando la información y planeando los temas sobre los que iniciarán la conversación. Las expertas verifican que los datos que se compartan con la comunidad sean reales, con bases científicas o psicológicas. Todo acompañado de imágenes divetidas en colores brillantes, como el sexo es para la marca.

Los temas, que van desde el body painting, la monogamia, hasta la diversidad en prácticas sexuales, son elegidos por las expertas de acuerdo a las consultas de las usuarias que llegan a través del chat su página web, y en su sección ‘Cuentamelón’, en donde una sexóloga responde preguntas de los seguidores en vivo.

Los contenidos informativos en redes sociales se han convertido en un primer acercamiento con Platanomelón y, de acuerdo con Albin, tres o cuatro semanas después de este primer contacto, los usuarios suelen hacer su primera compra en su tienda en línea. Hasta ahora, cuenta con una base de 200,000 suscriptores a quienes les llega semanalmente información.

Esta onda expansiva para la marca también se ha dado por el trabajo de la empresa con influencers, que provocan un efecto de publicidad de boca en boca, aunque tampoco ha sido un camino sencillo porque algunos aún no están dispuestos a abordar temas relacionados con sexualidad.

“Es de los principales canales de atracción de usuarios nuevos, porque a una influencer se le puede ver como una amiga, cada quien tiene a los influencers en los que confía y que sabe que cuando recomienda un producto es porque sí lo probó y sí lo vivió”, comenta la directiva.

Compañeros de confinamiento

La pandemia ha sido una oportunidad para los juguetes sexuales. El año pasado, el mercado alcanzó un valor de 33,640 millones de dólares en el mundo, y se expandirá a una tasa de crecimiento anual compuesto de 8.04 % de 2021 a 2028, proyecta la consultora Grand View Research.

Publicidad

Uno de los catalizadores para el desarrollo de este mercado para la consultora serán las innovaciones en los juguetes, la aceptación de la comunidad LGBTQ+ y el creciente interés entre las mujeres por experimentar con productos de bienestar sexual.

En México, el segmento tiene oportunidad para crecer y Platanomelón ha encontrado un mercado interesante, en el que ya sumó 40,000 compradores. En 2021, la compañía registró un crecimiento en ventas de cuatro veces en comparación de 2020, el año del lanzamiento en el país, y las expectativas son optimistas.

“Nuestras expectativas son superagresivas. Si el primer año crecimos cuatro veces, este año queremos al menos duplicar las ventas del año pasado”, puntualiza Albin.

Por ahora, uno de los productos que se ha ganado a las usuarias es Mambo, un succionador de clítoris, del que la compañía alista una nueva versión. Este juguete es una innovación que la empresa planeó desde cero, y también cuentan con otros productos similares a los que ya hay en el mercado, como vibradores o anillos.

“Tenemos diferentes tipos de juguetes, algunos similares a otros en el mercado, y otros que son únicos, desarrollados por ingenieros, artistas y por mujeres que están probando constantemente los productos. Este es un diferenciador clave para que la tienda se acerque más a un tema de bienestar sexual”, añade.

Además de la nueva versión de Mambo, la marca alista el lanzamiento de un juguete sexual para hombres, del que Albin no ofrece más detalles. En tanto, busca mantener el crecimiento de clientes masculinos, que compran juguetes para regalar, mientras mantienen su foco en el comercio electrónico.

“Nuestro fuerte es el e-commerce y hay razones principales por las que el enfoque seguirá siendo este: la facilidad y la discreción que permite. No es lo mismo hacer una compra online cuando estás en tu casa, que entrar a una tienda a buscar los productos. No es lo mismo preguntar en un chat en donde no se ve tu cara, que consultar a una persona a la que no le tienes confianza para preguntarle qué recomienda. Esta es una palanca, que queremos seguir utilizando para crecer en el mercado”.

Publicidad
Publicidad
Publicidad