Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

México con "una gran oportunidad”, pero falta certidumbre a la inversión: ICC

María Garza Merodio, primera presidenta de la Cámara de Comercio Internacional, considera que el país también debe impulsar a las mujeres al mercado laboral.
vie 24 junio 2022 02:09 PM
María Fernanda Garza, presidenta de ICC México
La mexicana María Fernanda Garza Merodio es la primera mujer presidenta del organismo a nivel mundial.

La pandemia y la invasión de Rusia a Ucrania son tajantes con los cambios que han traído, entre los que destaca el reacomodo en las cadenas de valor a nivel global. En ello, “a México se le abre una gran oportunidad” desde la perspectiva de la Cámara de Comercio Internacional (ICC, por sus siglas en inglés).

Sectores como el automotriz, manufacturero y aeroespacial en el país podrían crecer aun más, en donde las nuevas industrias también tienen un área de oportunidad, de acuerdo con María Fernanda Garza Merodio, presidenta del organismo a nivel global. Sin embargo, considera que “no estamos dando la certidumbre jurídica para traer las inversiones”.

La empresaria mexicana es la primera mujer en llegar al frente de la ICC en sus poco más de 102 años que tiene de existencia.

Publicidad

Desde 2013, Garza Merodio es CEO de Orestia, una compañía manufacturera en México que exporta a la región de Norteamérica, América Latina y Asia. De 2013 a 2020 fungió como presidenta de la ICC México y de 2020 a 2022 como vicepresidenta del organismo a nivel mundial.

Por los cuellos de botella que se han suscitado en las cadenas de valor tras la falta de algunos suministros, las empresas han dejado de utilizar el modelo just in time, es decir, se han olvidado de los almacenes e inventarios listos en cualquier momento para arrancar con su producción, señala Garza Merodio en entrevista con Expansión.

“Estamos viendo que las cadenas de valor se están reconformando. Las empresas están buscando diversificarse, están evaluando continuamente el riesgo contra la eficiencia, por eso están empezando a tener nuevos proveedores en distintas áreas, lo que abre una oportunidad para México, para poder participar en la reconfiguración de las cadenas de valor”, expresó.

La empresaria subrayó que “ya hay camino andado”, como el de la industria automotriz con su robusta cadena de valor compuesta por las armadoras en México y las empresas de autopartes, así como en el sector manufacturero, aeroespacial y de electrodomésticos. Pese a ello, consideró que es “esencial” brindar más certidumbre a las inversiones.

“Esa vocación para el comercio internacional puede sernos muy útil a pesar de que las condiciones internas no son las idóneas para ello, porque desafortunadamente no estamos dando la certidumbre jurídica que se requiere para traer las inversiones, pero vemos que las empresas siguen confiando en México. Por supuesto seguir insistiendo que la certidumbre jurídica para las inversiones es esencial y que no podemos mandar mensajes equivocados”, aseveró.

En algunos de estos rubros el país ha bajado su desempeño. De acuerdo con la última edición de Doing Business, un estudio que mide la regulación para hacer negocios realizado por el Banco Mundial, México bajó en la clasificación de rubros como comercio transfronterizo -donde pasó de un índice de 82.1 en 2019 a 69 en 2020-, mientras que en el segmento de cumplimiento de contratos pasó de una clasificación de 67 a 43.

Por otra parte, para combatir los altos niveles de inflación, el comercio internacional y las cadenas de valor, Garza Morodio consideró el incremento en las tasas de interés no será suficiente. Desde su perspectiva, amerita mantener los mercados abiertos, es decir, dinamizar el comercio, contrario a añadir aranceles o cerrar fronteras.

 

En el reacomodo de las cadenas de valor se debe buscar mayor participación de las mujeres

La empresaria narró que conforme fue avanzando en el ámbito profesional, iba siendo “la primera o la única” mujer a donde llegaba, por lo que considera que se deben de seguir impulsado al género a los ambientes laborales, más aún considerando los desafíos en materia económica actuales.

“No podemos dejar a la mitad de la población sin considerar. Para resolver todos estos problemas necesitamos a todos los seres humanos sin importar el género, la religión, las creencias, las preferencias, todos tenemos que trabajar juntos. Es la única manera en la que podemos resolver esto”, aseveró.

De acuerdo con un estudio del Banco Mundial lanzado en el marco del Día de la Mujer del año pasado, si las mujeres tuvieran la misma tasa de participación laboral que los hombres, el ingreso per cápita en México sería 22% más alto.

La presidenta global del ICC añadió que este impulso debe estar acompañado de mayor capacitación, así como de un mayor uso de la tecnología.

Pese a ello, subrayó que la pandemia de covid-19 provocó que las mujeres dejaran de estudiar o aumentaran sus responsabilidades adheridas a la industria del cuidado, como, por ejemplo, a la educación de los hijos. Con este panorama, consideró que es indispensable fomentar mayor educación “partiendo de lo básico”.

“Después de la pandemia hay millones de mujeres, de niñas que no regresaron a la escuela. Ojalá se pueda hacer una campaña para que todas las niñas que abandonaron la escuela regresen a ella y las mujeres regresen a sus trabajos, porque esto es esencial para el desarrollo a futuro”, expuso.

 
Publicidad
Publicidad