Publicidad

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

El 76% de las empresas no tienen una estrategia ante la desaceleración económica

En México, solo 24% de las y los directores generales cuentan con una estrategia definida para gestionar la desaceleración económica que se prevé en los próximos 12 meses.
jue 03 noviembre 2022 05:00 AM
Crisis Management, Teamwork concept
Analistas y calificadoras prevén un 2023 muy complicado en materia económica. La mayoría de las empresas no están preparadas.

Las personas que dirigen las empresas más grandes de México tienen una cosa muy clara: en los próximos 12 meses esperan que haya una recesión económica; sin embargo, solo 24% cuenta con una estrategia definida para gestionar la desaceleración, así lo muestra el estudio CEO Outlook 2022, elaborado por KPMG.

Publicidad

Esto evidencia que en la dirección de las empresas falta hacer análisis de riesgo para anticiparse a posibles escenarios, de acuerdo con la publicación elaborada por la consultora, la cual también señala que, si bien las empresas en México confían en su resiliencia, puesta a prueba ante el impacto de la pandemia, es necesario que tomen en cuenta los vaivenes a futuro en las cadenas de valor y una posible baja en los índices de producción de manufactura en Estados Unidos, lo cual afectaría los niveles de producción y exportación del país, tan relevantes para su Producto Interno Bruto.

“Todo esto queda en el radar de los inversionistas, para los cuales las empresas deben conjuntar dos estrategias: 1) la que genere las utilidades sostenidas y 2) la que de un rendimiento mayor a largo plazo”, señaló Gerardo Rojas Socio Líder de Asesoría de KPMG en México y Centroamérica.

Demasiado optimismo

De cara a los próximos 12 meses, las personas que dirigen las empresas esperan que la economía nacional e internacional se frenen de manera breve y moderada, mientras que, para los próximos tres años, hay una confianza de 80% sobre el crecimiento de la economía de México y de 76% en el crecimiento de su organización, por lo que preparan a sus empresas enfocándose en iniciativas de corto y mediano plazo que aumenten su resiliencia y competitividad.

Los directores generales y sus empresas están enfocándose en la transformación digital y el desarrollo tecnológico como la principal estrategia para sacar su negocio adelante, buscar crecimiento, penetración en nuevos mercados, mejoras de costos y gastos, automatización y potencialización de la inteligencia artificial, de acuerdo con Víctor Esquivel Socio director general KPMG en México y Centroamérica.

En México, 74% aceptan que tienen una estrategia de inversión digital competitiva diseñada para alcanzar un estatus pionero o fast follower. La preocupación de las compañías al respecto podría deberse a que no están lo suficientemente preparadas para aprovechar estas posibilidades, revela el estudio.

Otros de los temas que apremian a la dirección de la empresa es la gestión de la fuerza laboral y el reporteo de los principios ASG (Ambientales, Sociales y de Gobernanza), los cuales son temas de alta prioridad en su agenda. También señalan que es necesario profundizar acciones como inversiones en tecnología y atracción de talento con habilidades especificas en materia ambiental, social y de gobierno corporativo.

 

Criterios ASG, una prioridad

En cuanto a los criterios ASG, las y los directores generales reconocen su importancia en los negocios, en especial cuando se trata de mejorar el desempeño financiero y fomentar el crecimiento. En México, 37% de los directores generales encuestados por KPMG considera que el progreso de las medidas ASG mejora los resultados financieros de las empresas.

Además de que se ha incrementado la presión de los grupos de interés sobre la rendición de cuentas ASG: 7 de cada 10 CEOs consideran que una porción significativa de los grupos de interés externo solicita una mayor emisión de informes y mayor transparencia.

“Todo esto está cobrando mayor importancia y varios de los reguladores y los mercados están exigiendo revelaciones extensas, homogéneas, con un alto nivel de seguridad y revisadas por terceros para poder certificar los informes de avances sobre temas de ASG que las empresas están realizando”, comentó Victor Esquivel.

Por tanto, ya no es suficiente para los negocios publicar planes ASG o hablar de las acciones potenciales a futuro con el fin de dar una buena imagen pública, los inversionistas y consumidores quieren ver resultados y acciones concretas, no sólo promesas, por lo que empiezan a poner mucha más atención para entender la estrategia de las empresas en esta materia para confirmar si se cumplen las metas.

“Estamos en el inicio de ver diferenciación en tasas de financiamiento para proyectos o para compañías que estén liderando sobre los temas ASG, sobre compañías que no estén tan a la vanguardia o que estén menos enfocadas en esto. Los inversionistas institucionales al tener una visión a largo plazo están preocupados por aquellas empresas con modelos de negocios que no consideren aspectos ASG”, agregó Esquivel.

 

Reducir empleos y decir adiós al trabajo a distancia

Con el objetivo de mitigar los posibles impactos de una contracción en los mercados a corto plazo, 26% de las empresas mexicanas afirman que han implementado un congelamiento en las contrataciones y 34% considera reducir la plantilla en los próximos seis meses, de acuerdo con el estudio de KPMG.

Si bien podría tratarse de medidas temporales, que funcionan como una primera línea de defensa ante los retos del mercado, actualmente existe también una competencia por atraer y retener a las personas idóneas para incrementar la capacidad de los negocios, así que es necesario encontrar un equilibrio entre las condiciones a corto y mediano plazo.

Además, se percibe una necesidad por “regresar a lo normal” en cuanto a las dinámicas de oficina o actividades presenciales. Aunque la mayor parte de las y los directores generales ha indicado que el trabajo a distancia e híbrido ha tenido un efecto positivo en cuanto a colaboración e innovación, 56% visualiza a su plantilla laborando en la oficina de tiempo completo de aquí a tres años, sólo 42% afirma que sostendría un esquema híbrido y 2%, uno totalmente a distancia.

La preferencia de los directivos por regresar a tiempo completo al lugar de trabajo puede deberse a los retos que implica la modalidad híbrida y el trabajo completamente a distancia, ya que puede dificultar la comunicación y mantenimiento de los valores y sentimiento de pertenencia a una organización. Asimismo, puede ser que algunos negocios perciban que estas modalidades afectan o entorpecen la capacidad en el trabajo y las relaciones interpersonales entre colaboradores.

Newsletter
Únete a nuestra comunidad. Te mandaremos una selección de nuestras historias.

Ve a tu email y consulta tu suscripción

Ha ocurrido un error, por favor inténtalo más tarde

Publicidad
Publicidad