Publicidad
Suscríbete

Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

La crisis de deuda de los mercados emergentes necesitará un 'rescate'

Académicos y autoridades abogan por medidas que permitan a los países en desarrollo pausar los pagos de bonos al menos durante este año.
sáb 02 mayo 2020 01:27 PM
Deuda
Más de 90 naciones ya han solicitado apoyo al Fondo Monetario Internacional en medio de la pandemia.

Si Bill Rhodes dice que la crisis de la deuda que ha estallado en los mercados emergentes del mundo es la peor que ha visto, entonces seguro que es grave.

Rhodes, de 84 años, sabe algo sobre el tema. El antiguo ejecutivo de Citigroup es un veterano del Plan Brady de la década de 1980, que restableció el conteo regresivo para economías en dificultades de América Latina, al crear una nueva estructura de deuda para los países en desarrollo que aún está en pie hoy. “Ahora va a ser difícil”, dice. “Será necesario tener algún tipo de coordinación entre los sectores público y privado”.

Publicidad

Tres décadas después de que el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Nicholas Brady, interviniera para rescatar a los mercados emergentes, la pandemia global nuevamente está desafiando al mundo con la búsqueda de una solución. Esta vez, una serie de bonistas privados también debe adherirse. Más de 90 naciones ya han solicitado apoyo al Fondo Monetario Internacional (FMI) en medio de la pandemia.

Está claro que la tarea es desalentadora. La deuda de 160,000 millones de dólares renegociada durante el Plan Brady es un simple suspiro frente a los 730,000 millones que, según el Instituto de Finanzas Internacionales (IFI), los mercados emergentes adeudarán en divisas para finales de 2020.

Además, a diferencia de 1989, cuando los préstamos estaban mayormente en manos de bancos y los incumplimientos ya habían sucedido, ahora esto se divide entre cientos de acreedores, que van desde fondos de cobertura en Nueva York hasta fondos soberanos de Medio Oriente y fondos de pensiones asiáticos.

Por ello, académicos y autoridades abogan por aprobar medidas que permitan a los países en desarrollo pausar los pagos de bonos al menos durante 2020, e incluso más, hasta que el coronavirus desaparezca y las economías se estabilicen lo suficiente como para analizar la sostenibilidad de la deuda.

Esto molesta a algunos acreedores de Wall Street, que dependen de dichos fondos para mantener a flote sus carteras.

El G-20 y varias organizaciones multilaterales ya están trabajando para ayudar a las naciones a mantenerse al día con la deuda. El FMI y el Club de París pidieron al IFI, con sede en Washington, que coordine un alto, y las Naciones Unidas están solicitando un nuevo organismo de deuda global.

Se necesita una solución cuanto antes. Los bonos denominados en dólares de 18 países en desarrollo ya cotizan a diferenciales de al menos 1,000 puntos básicos sobre los bonos del Tesoro de Estados Unidos, la referencia para deudas en estrés financiero, según datos compilados por Bloomberg. Tres casos especiales (Venezuela, Argentina y Líbano) ya estaban lidiando con sus propios problemas antes de la pandemia, pero otros se están acercando a esos niveles en medio de ventas masivas de divisas y flujos salientes récord.

Publicidad

Brasil, México, Colombia, Sudáfrica, India e Indonesia figuran entre los más vulnerables a una crisis relacionada con el virus, señala Anna Stupnytska, directora de macro global y estrategia de inversión de Fidelity International. Ella anticipa que los próximos meses serán críticos.

Alivio de la deuda

Mostrar tolerancia en términos de los pagos de la deuda es la idea más popular para ayudar a los mercados emergentes, aunque probablemente se necesitaría una extensión más allá de 2020, según Anna Gelpern, profesora de derecho en Georgetown University, que trabajó seis años en el Tesoro de Estados Unidos. Un grupo de coordinación podría ofrecer términos estandarizados a todos los acreedores de un país que automáticamente pospongan los pagos, explica.

No obstante, será tarea difícil convencer a los acreedores privados —especialmente aquellos con una gran exposición a los mercados emergentes— para que acepten el golpe que representa aplazar los pagos de la deuda.

Zambia ha iniciado conversaciones para posponer sus atrasos, mientras que Argentina ha propuesto un plan de reestructuración de su deuda que incluye una moratoria de pago de tres años.

Los bonistas ya otorgaron a Ecuador un retraso en los pagos de cupones hasta agosto, lo que podría ahorrarle al gobierno hasta 1,350 millones de dólares este año, mientras maneja uno de los peores brotes de virus de la región y una venta masiva de petróleo.

Lee Buchheit, veterano con cuatro décadas de experiencia en el mundo de la reestructuración, opina que obligar a cada nación a renegociar por sí sola únicamente agrandará el dolor. “Estamos ante un fenómeno en todo el planeta que hará que varios países tengan que enfrentarse a posiciones de deuda insostenibles”.

Publicidad
Coronavirus_header desktop Home Expansión
¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad
Publicidad