Publicidad
Publicidad

Lo bueno y lo malo que los demócratas pueden esperar de las elecciones de 2018

Tendencias contrapuestas favorecen y entorpecen el voto hacia ese partido frente a los republicanos, en una carrera marcada por la influencia de la presidencia de Donald Trump.
Demócratas.
Enfrentados. Los demócratas estadounidenses se han enfurecido respecto a la presidencia de Donald Trump, pero quizá no sea suficiente.

(CNN)- Durante dos años, los demócratas estadounidenses se han enfurecido respecto a la presidencia de Donald Trump, han discutido entre ellos sobre la mejor estrategia para responder a ella y, sobre todo, han contado los días restantes hasta la elección intermedia del próximo mes.

Las mayores cuestiones políticas a las que se enfrentan los demócratas —sobra decirlo— aún faltan ser decididas la noche de las elecciones. Pero eso no significa que la tempestuosa temporada de campaña de 2018 no haya enviado ya señales importantes, tanto alentadoras como de mal agüero, sobre el futuro de los demócratas contra un Partido Republicano que Trump está reformando a su imagen.

A continuación, se presenta un intento de identificar algunas de las tendencias más importantes ya evidentes en cada lado de ese libro de contabilidad para los demócratas, junto con algunas preguntas cruciales que siguen, por mucho, sin ser resueltas.

Publicidad

Lee: Cada vez más estadounidenses creen que Trump será reelegido

Las tendencias más alentadoras para los demócratas en 2018:

Publicidad

1. El descontento suburbano de clase media hacia Trump es real y generalizado.

El alejamiento del Partido Republicano entre los votantes blancos que poseen al menos un título universitario de cuatro años es más intenso entre las mujeres, pero también es evidente entre los hombres.

Y esos votantes se están alejando del Partido Republicano no solo a lo largo de la Costa Este (a través de los escaños suburbanos que ocupan los republicanos en Nueva Jersey, Pensilvania y Virginia del Norte) y la Costa Oeste (en una concentración de cinco escaños ocupados por el Partido Republicano en Los Ángeles y otro cerca de Seattle) sino, de forma más importante, también a través del centro del país.

Publicidad

Allí, los demócratas parecen destinados a capturar escaños suburbanos fuera de Mineápolis, Kansas City, Denver, Detroit, Chicago y Tucson; a tener probabilidades de ‘cincuenta-cincuenta’ en otros escaños cerca de Des Moines, Salt Lake City, Detroit y Chicago; y tienen oportunidades sólidas, aunque más desafiantes en Houston y Dallas. (Más sobre ello más abajo).

Cuando el sondeo de Washington Post/Schar School encuestó recientemente a votantes en 69 de los distritos más competitivos de la Cámara de Representantes, encontraron que los demócratas lideraban entre las preferencias de los blancos con educación universitaria por un total de 13 puntos porcentuales; en comparación, los republicanos de la Cámara de Representantes habían liderado entre esos votantes por casi 20 puntos de margen tanto en 2010 como en 2014, según las encuestas de salida. Los republicanos ganaron respectivamente el control de la Cámara de Representantes y del Senado en esas elecciones intermedias.

OPINIÓN: Trump hizo lo imposible, ahora regala votos a los demócratas

Publicidad

2. Los candidatos demócratas al Senado y a gobernador en el Medio Oeste están mostrando una renovada competitividad entre los votantes blancos de clase obrera que fueron la clave de las victorias de Trump en los estados que lo impulsaron a la Casa Blanca.

Los actuales senadores demócratas en Ohio, Wisconsin, Pennsylvania y Michigan —todos estados ganados por Trump— ahora parecen ser favoritos sólidos para la reelección. El partido es favorecido para las gubernaturas de Michigan y Pensilvania, y está en carreras cerradas en Wisconsin, Ohio y Iowa, el quinto estado clave del medio oeste para la victoria de Trump en 2016. Y podría recuperar hasta cuatro escaños de la Casa de Representantes combinados en Iowa y Michigan.

En cada caso, eso se debe al menos en parte a que los nominados demócratas están reportando cifras mucho mejores que Hillary Clinton entre los votantes blancos de la clase trabajadora. Algo de eso podría reflejar lo que los profesionales políticos llaman “participación diferencial”, lo que significa que los blancos no universitarios a quienes no les gusta Trump tienen más probabilidades de participar que los blancos de clase trabajadora que acudieron a las urnas para votar por él en 2016, pero que no son tan entusiastas acerca de los candidatos republicanos convencionales.

Publicidad

Pero Trump también parece haber sufrido una genuina erosión entre las mujeres blancas de clase trabajadora, en gran parte debido a su intento de derogar la Ley del Cuidado de Salud Asequible y un sentimiento entre muchos de que la mejora de la economía nacional no les ha brindado una mayor seguridad. Si esa grieta en la armadura de Trump persiste hasta 2020, podría proporcionar el avance más importante para los demócratas en las elecciones de medio término.

OPINIÓN: ¿Cómo se moverá el tablero electoral para Trump?

3. En un partido cuyo liderazgo nacional es claramente más antiguo y más blanco que su base de votantes más joven y multirracial, los demócratas pueden transformar su lista de funcionarios electos con una variedad de líderes jóvenes y diversos.

Publicidad

Han elegido a la mayor cantidad de mujeres como candidatas en las elecciones de Cámara de Representantes, al Senado y a gubernaturas; eligieron una amplia gama de jóvenes veteranos de seguridad nacional con talento (un número sorprendente de mujeres también) en las carreras a la Cámara de Representantes; seleccionaron a nominados afroamericanos para gobernador en tres estados, nominados latinos en otros tres, así como nativos americanos en Idaho; y nominaron a varios candidatos abiertamente homosexuales, bisexuales o transexuales en cargos estatales de alto perfil (incluida Krysten Sinema en la carrera por el Senado de Arizona y a Jared Polis en la competencia por la gubernatura de Colorado).

No es difícil reunir una lista de candidatos de la Cámara de Representantes demócrata que podrían graduarse muy rápidamente para futuras nominaciones al Senado si ganan el próximo mes: Mikie Sherrill en Nueva Jersey, Conor Lamb en Pennsylvania, Jason Crow en Colorado, Dan McCready en Carolina del Norte, Amy McGrath en Kentucky y Colin Allred en Texas, entre ellos. Alexandria Ocasio-Cortez llegará al Congreso desde la Ciudad de Nueva York como una figura nacional instantánea entre los progresistas. Si el retador al Senado de Texas, Beto O'Rourke, gana o incluso se recupera de su actual caída electoral para terminar cerca del republicano Ted Cruz, podría convertirse rápidamente en un serio candidato a la presidencia.

“La clase [demócrata] de 2018... traerá un número extraordinario de expertos en seguridad nacional al Congreso en un momento en que Estados Unidos necesita reinventar su papel en el mundo”, dijo Simon Rosenberg, fundador de NDN, un grupo de investigación y defensa demócrata. “Apuesto a que el próximo 'John McCain', un orgulloso y apasionado patriota, provendrá de esta clase y será un demócrata”.

Publicidad

Lee: California lidera la "rebelión" climática contra Trump

4. El partido ha construido una poderosa base nacional de recaudación de fondos entre pequeños donantes.

La visión de una recaudación de fondos masiva en línea entre pequeños contribuyentes perseguida en las elecciones presidenciales por Howard Dean, Barack Obama y Bernie Sanders ha explotado de una oportunidad de nicho a una opción por defecto para los candidatos demócratas este año.

Publicidad

Con la insaciable antipatía de la base demócrata hacia Trump proporcionando el combustible, la recaudación masiva de fondos por parte de los donantes está brindando al partido ventajas financieras que no hace mucho habrían sido inimaginables, especialmente ahora que los demócratas no controlan ninguna de las palancas de poder de Washington.

El ejemplo más notorio de esta revolución es O'Rourke, quien recaudó 38 millones de dólares en el tercer trimestre de este año. Pero lo más impresionante puede ser la amplitud de este río financiero: el Comité de Campaña del Congreso Demócrata dice que, en ese tercer trimestre, 30 candidatos demócratas a la Cámara de Representantes recaudaron al menos 2 millones de dólares, mientras que otros 30 recaudaron al menos 1 millón de dólares. Esos números no tienen precedentes y sugieren que el candidato presidencial demócrata en 2020 tendrá todo el dinero que pueda gastar.

Lo que es desalentador para los demócratas en 2018:

Publicidad

1. Las provocaciones de Trump por sí solas muestran pocos signos de mejorar los patrones de participación inferiores entre los latinos y los millennials, dos electorados demócratas.

En las encuestas, ambos grupos expresan una oposición preponderante a la postura de Trump sobre temas culturales y raciales. Pero la mayoría de las encuestas sugieren que su participación el próximo mes caerá en picado en comparación con 2016, tal como suele ocurrir en las elecciones de mitad de periodo. Para agravar el problema, cuando la participación latina se hunde, los restantes en el grupo de votantes tienden a ser de más edad y más republicanos.

Publicidad

OPINIÓN: El golpe suave contra Trump, un golpe contra la democracia de EU

Los demócratas recibieron noticias alentadoras de la encuesta del domingo de ABC/Washington Post, que encontró niveles mucho más altos de participación juvenil que casi cualquier otra encuesta reciente. Pero ese resultado parece un valor atípico en comparación con la mayoría de las otras encuestas. E incluso si los jóvenes participan en números un poco más altos, su porción de la votación podría disminuir si no mantienen el ritmo del interés a mediano plazo mayor al habitual que se observa entre otros grupos de votantes.

Para 2020, los millennials superarán significativamente a los baby boomers como proporción de los votantes elegibles, pero en función de su trayectoria de participación continuarán por detrás de ellos entre los votantes reales. Ese sería un enorme costo de oportunidad para los demócratas, dado que Trump obtiene calificaciones consistentemente bajas con esa generación (aparte de los blancos más jóvenes que no son universitarios).

Publicidad

2. Los residentes de clase media en el sur todavía parecen ser mucho más resistentes a los demócratas que en otros lugares.

“Los electorados allí son definitivamente más conservadores”, dice el encuestador demócrata Geoff Garin. “Un votante suburbano de Texas no es lo mismo que un votante suburbano de Nueva York o un votante suburbano de Denver”.

Una amplia gama de encuestas recientes apoyan esa evaluación. En Texas, O'Rourke ha mostrado avances claros entre los votantes blancos con educación universitaria en comparación con los candidatos demócratas de todo el estado, pero en encuestas recientes se ha estancado en alrededor del 40%, insuficiente para ganar.

Publicidad

Las encuestas del New York Times/Siena College han encontrado que los candidatos demócratas a la Cámara de Representantes se rezagan entre los blancos con estudios universitarios en unos 20 puntos en dos distritos suburbanos de Carolina del Norte y en unos 15 puntos en dos distritos suburbanos de Texas. Stacey Abrams, la candidata a gobernadora demócrata afroamericana en Georgia, también ha mostrado poco progreso entre esos votantes.

La gran excepción es Andrew Gillum, el candidato a gobernador afroamericano en Florida, que ha avanzado competitivamente con esos votantes en varias encuestas. Pero la mayor parte de Florida se parece más al Norte en sus afinidades culturales; la tendencia más general es que la ambivalencia sobre Trump todavía no parece estar alejando del Partido Republicano a una masa crítica de habitantes de los suburbios del sur, muchos de ellos cristianos culturalmente conservadores.

3. Trump aún no ha inclinado decisivamente el suroeste hacia los demócratas.

Publicidad

Como he escrito antes, los demócratas plazo necesitarán profundizar en el suroeste en el largo plazo para compensar lo que probablemente será una lenta erosión en las Grandes Llanuras y tal vez también en los estados del Medio Oeste dominados por los votantes blancos mayores y obreros que ahora favorecen sistemáticamente el Partido Republicano (incluso si los demócratas recortan esos márgenes este año en el Medio Oeste). Muchos demócratas esperaban, y los republicanos temían, que Trump pudiera alejar a los estados del suroeste a través de su agenda antiinmigrante y la sospecha contra el libre comercio que funciona mejor en el Medio Oeste industrial que en los estados occidentales con menos manufactura y mayores vínculos con México y otros mercados globales.

Pero los estados clave del suroeste, aunque competitivos, siguen siendo batallas difíciles para los demócratas. Los demócratas son favorecidos en las campañas a gobernador en Colorado y Nuevo México (más estrechamente).

Pero se enfrentan a una competencia candente en la gubernatura de Nevada y una probable derrota aplastante contra el gobernador del Partido Republicano de Texas, Greg Abbot.

Publicidad

En Arizona y Nevada, los demócratas están teniendo dificultades en las carreras hacia el Senado con más frecuencia que lo que muchos en el partido deseaban, o incluso esperaban. Mientras tanto, las últimas encuestas han mostrado a Cruz cómodamente por delante de O'Rourke, a pesar de las enormes multitudes y la recaudación de fondos de los demócratas.

Aparte de la carrera de gobernadores de Texas, los demócratas aún podrían rescatar cualquiera de estas batallas. Pero su dificultad refleja el impacto combinado de los signos desalentadores (1) y (2) justo arriba: no hay suficiente participación (o margen) de los latinos e insuficientes avances entre los votantes suburbanos de clase media. Texas ofrece una variación en esa ecuación que se inclina aún más hacia el Partido Republicano, en gran parte debido al punto (4):

4. Fuera de algunos pocos estados clave del Medio Oeste, los blancos no universitarios en la mayoría de los lugares todavía están recurriendo en masa a Trump y a los republicanos.

Publicidad

Esa inclinación es más evidente en el sur: en la última encuesta de Quinnipiac University Texas, Cruz no solo obtuvo un increíble porcentaje de 86% de hombres blancos no universitarios, sino también casi tres cuartos de mujeres blancas de clase obrera.

En las encuestas del New York Times/Siena, los nominados republicanos ganaron alrededor de tres quintas partes o más de esos votantes en los cuatro distritos suburbanos de Carolina del Norte y Texas que han encuestado. Con una visión más amplia, la encuesta del Washington Post/Schar encontró que los republicanos lideran entre los blancos no universitarios con dos dígitos en los 69 distritos de la Cámara de representantes en disputa que encuestaron.

NOTICIAS DEL DÍA
Dos envíos de lunes a viernes con las noticias más importantes.

has quedado suscrito al newsletter.

Publicidad
Publicidad