Síguenos en nuestras redes sociales:

Publicidad

Nuestras Historias

El informe de Mueller tiene 300 páginas. Solo conocemos 101 palabras

En la sociedad estadounidense, acostumbrada a tener demasiada información, los secretos alimentan la creación de teorías conspirativas.
Duda.
Duda. Mueller no determinó si Trump o sus asistentes conspiraron con Rusia

(CNN)- Cuando la gente no puede ver las cosas, las teorías de la conspiración crecen, especialmente con las declaraciones de impuestos de Donald Trump. Trump dejó en claro que no las mostrará al público, así que la gente se pregunta qué podría estar ocultando.

Se supone que el Departamento de Justicia de Estados Unidos revisará el informe de Mueller para presentarlo de alguna forma ante el Congreso. Las supresiones, los cortes y las ediciones solo acrecentarán la frustración y suscitarán más teorías de la conspiración.

El pueblo estadounidense está acostumbrado a tener demasiada información, así que es difícil procesar la secrecía que impide que el informe de Mueller salga a la luz, especialmente por la gravedad de las cuestiones que Mueller investigó, tales como la interferencia extranjera en las elecciones, la posible colusión del equipo de campaña y la obstrucción de la justicia.

Lee: Cancelar el 'Obamacare', un nuevo dolor de cabeza para Donald Trump

Mueller dedicó dos años y montones de abogados e investigadores; hasta ahora, el público solo ha visto 74 palabras del reporte completo. Son 89 si incluimos la única nota al pie en el resumen de Barr y 101 si contamos el título. Esas son las palabras y las frases entre comillas del resumen de cuatro páginas que el secretario de Justicia, William Barr, entregó al Congreso.

No se puede exagerar la importancia de la llamativa afirmación de que Mueller no comprobó la colusión, cosa que favorece a Trump. Mueller no recomendó que se encausara a Trump ni recomendó entablar acciones nuevas contra asesores de la Casa Blanca o de la campaña, aunque, obviamente, el equipo de Mueller ya condenó a varios de los asociados de Trump, mientras otros esperan juicio o siguen bajo investigación a través de los canales usuales del Departamento de Justicia.

Publicidad

Lee: Tras celebrar la victoria por el informe de Mueller, Trump abre un nuevo frente

El fiscal especial soltó el tema de la obstrucción de la justicia, pero no sabemos exactamente a quién le pasó la bola, si al Congreso, por ejemplo, o a la opinión pública. Sólo sabemos que el secretario de Justicia la recogió y se echó a correr con ella.

Qué sí sabemos

Hasta las citas que se publicaron como parte del resumen de Barr dejan mucho a la imaginación.

Leamos por ejemplo esta cita principal que deja en claro que Mueller no determinó si Trump o sus asistentes conspiraron con Rusia:

"[L]a investigación no determinó que los miembros de la campaña de Trump hayan conspirado o coordinado con el gobierno ruso en sus actividades de interferencia en las elecciones".

Esos corchetes indican que la l minúscula se puso en mayúsculas, lo que indica que la frase tiene una parte inicial. ¿Esa parte indica qué se determinó en la investigación? ¿Dice si los funcionarios de la campaña de Trump tuvieron contacto con los rusos y si se beneficiaron de los actos de Rusia? ¿Indica si los rusos recibieron información a través de los comentarios públicos de Trump?

Recomendamos: Todo lo que debes saber sobre la investigación de la trama rusa y Trump

En realidad no importa porque sabemos que todo eso es cierto. Sin embargo, esto demuestra qué fácil es caer en el torbellino de las dudas cuando lo único que tenemos son trozos de la verdad.

Ninguna de las citas del informe de Mueller en el resumen de Barr son oraciones completas: "…pese a que este informe no concluye que el presidente cometió un delito, tampoco lo exonera"; "…las pruebas no determinan que el presidente haya estado involucrado en algún delito subyacente a la interferencia de Rusia en las elecciones".

Ay, si tan solo supiéramos qué hay al principio de esas oraciones.

Las citas de Mueller no son lo único que suscita dudas intrigantes. Estas son algunas de las palabras de Barr sobre el informe de Mueller. De acuerdo con Barr, la segunda parte del informe "aborda varias acciones del presidente que, en su mayoría, han sido objeto de informes públicos que el fiscal especial investigó porque podrían tener que ver con las sospechas de obstrucción de la justicia".

Lee: ¿Tiembla Trump? Mueller cierra su investigación sobre las elecciones de EU

"En su mayoría" no es lo mismo que "todo". ¿Qué actos del presidente fueron los que Mueller investigó que no han sido objeto de informes públicos?

Se deja tanto entre las líneas de lo que hoy sabemos que es un informe de más de 300 páginas que Mueller entregó al Departamento de Justicia.

Barr dijo que actualmente está revisando lo que Mueller entregó para eliminar la información reservada o la que no puede publicarse por provenir de la investigación de un jurado de acusación.

Claro que, en teoría, Trump podría ordenar que toda la información reservada quede abierta al público. Trump ha dicho que no tiene ningún problema con la publicación del informe, mismo que no ha visto.

Lee: Moscú se regodea con el resultado de la investigación de Mueller

"Depende del secretario de Justicia, pero no me molestaría para nada", dijo el lunes, 25 de marzo.

Los informes previos que se publicaron

¿Qué tal si de la investigación que el FBI hizo de Hillary Clinton solo supiéramos que no la iban a procesar y no conociéramos las conclusiones de James Comey sobre que había sido imprudente con la información reservada? ¿Qué tal si el secretario de Justicia de Bill Clinton hubiera podido emitir una circular de cuatro páginas en vez de emitir su informe completo? Esa es la cuestión sobre la que Mónica Lewinsky reflexionó en Twitter esta semana. Su vida ciertamente habría sido diferente. El informe de Starr se puede encontrar fácilmente en internet e incluso como libro de 498 páginas.

El único fiscal especial que ha operado bajo pautas del Departamento de Justicia similares a las que Mueller siguió fue Jack Danforth, quien en 1999 investigó las acusaciones de encubrimiento por el letal enfrentamiento federal en el complejo de Branch Davidian, cerca de Waco, Texas, en 1993. Danforth publicó íntegramente sus hallazgos en internet, pero lo hizo con la venia de la entonces secretaria de Justicia, Janet Reno.

El informe de la comisión investigadora del 11-S fue otra de las obras gubernamentales que se publicó para que todos la leyeran, aunque la porción final con supresiones (28 páginas) desembocó en años de teorías de la conspiración hasta que se publicó la mayor parte en 2016.

No todos los informes gubernamentales salen a la luz. El informe del fiscal especial del Watergate, Leon Jaworski, se publicó 44 años después de que lo entregara al Congreso. No es que fuera importante para el caso, porque las cintas secretas que el fiscal especial requirió se dieron a conocer desde hacía mucho.

Al menos esta parte de la investigación de Mueller se ha dejado la vista de todos: cinco personas sentenciadas a prisión, una persona condenada en juicio, siete personas que se declararon culpables, 37 personas y entidades acusadas y 199 causas penales en total.

¿Tienes poco tiempo?
Infórmate en menos de cinco minutos de lo más importante del día.

¡Falta un paso! Ve a tu email y confirma tu suscripción (recuerda revisar también en spam)

Hubo un error. Por favor intenta más tarde.

Publicidad
Publicidad